Martes, 17 de julio de 2018. Última actualización: Hoy

LANZAMIENTO DE GRAN RESERVA POÉTICA

El lunes 9 julio, 2018 a las 1:41 pm
LANZAMIENTO DE GRAN RESERVA POÉTICA

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy

LANZAMIENTO DE GRAN RESERVA POÉTICA
EN PLENILUNIO CALI

LANZAMIENTO DE GRAN RESERVA POÉTICA

Facsímil de la imagen de la portada del Poemario

Anoche (sábado) cuando la Luna estaba en su cenit, volteó a otear para abajo a la Biblioteca Pública La María, en el Barrio San Antonio de Cali. Allí se celebraba la reunión No. 160 y el Lanzamiento del libro que ostenta el título de: “Plenilunio, Gran Reserva, 15 años en Barrica”.

La gran sala de la Biblioteca estaba colmada. No había lugar para más asistentes. Poetas de todos los grupos que funcionan en la ciudad estaban presentes, solidarios con esta efemérides tan especial de la Fundación Plenilunio. Los integrantes del Consejo Editorial se habían impuesto el encargo de publicar un poemario que hiciera honor al trabajo de este Grupo que lleva el nombre de la época de la Luna a comienzo de mes: PleniLunio.

Como se ve en la ilustración, en la portada sobre un lado de una barrica donde se guarda vino generoso y noble, aparece: “Gran Reserva, 15 años en Barrica”. Es el nombre del poemario que luce en su interior los poemas que para esta edición memorable los ocho integrantes del Consejo presentaron.

Allí están y de allí bebieron los autores y quienes asistieron oyeron los poemas trabajados para conmemorar la fecha. Uno por uno leyeron Milton Fabián Solano Zamudio, el fundador de Plenilunio, Carlos Gerardo Orjuela Betancourt, Luis Esteban Patiño Cruz, María Elena León García, Eduardo Luna Hurtado, Natalia Cruz González, Andrés Arango Velasco y el suscrito. Es vino puro y de sabor a tierra, a amor, a humor, a fiesta y desafío.

El tiempo ha ido transcurriendo lento. Muchas sesiones y en varias sedes se fue celebrando cada primer sábado de mes la consabida reunión que llegó ayer a 160. La Poesía se fue decantando con la crítica y los talleres – a modo de Fidias -, que no esculpía para ojos humanos sino para los dioses. El trabajo incesante, la criba y el cincel se sienten en los cientos de reuniones. La voz y el tono de maestros han estado al pié de los aspirantes a poetas cuidando este patrimonio inmaterial que va apareciendo. Quince años dicen que pasó el estado de la niñez y empieza el período de producción fecunda.

A lo largo de estos años han pasado varios centenares de aprendices o novicios. Ya han comenzado a verse los frutos. Algunos han seguido la escondida senda y otros ya han emigrado y se han colocado en las altas esferas. Han persistido buscando la calidad, el timbre y el eco que sale fácil de un buen poema.

Cuántos jóvenes medrosos llegaron a las puertas de Plenilunio a solicitar la oportunidad de ser oídos… y recibieron el estímulo y sometieron su trabajo al cedazo y al cincel. Hoy merced a la escritura diaria, la lectura de los clásicos y la cercanía a los maestros encontramos en recitales citadinos, nacionales e internacionales a aquellos principiantes medrosos hoy triunfantes.

08-07-18                                          5:05 p.m.

*********************************

Otras publicaciones de este autor: https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/opinion/leopoldo-de-quevedo-y-monroy/

También te puede interesar