ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Domingo, 5 de diciembre de 2021. Última actualización: Hoy

La tutela de Uribe

El jueves 11 noviembre, 2021 a las 10:46 am
La tutela de Uribe
Imagen de referencia, tomada de: http://www.vanguardia.com

La tutela de Uribe.

Felipe Solarte Nates

Marcando la pauta a seguir cuando aforados como los congresistas renuncian a su fuero para evadir la rigurosa investigación de la Corte Suprema de Justicia, en apretada decisión, 5 a 4, la Corte Constitucional negó la tutela presentada por la defensa del ex-senador Álvaro Uribe Vélez.

La tutela pretendía sacarlo de la jurisdicción de la Juez que estudia la preclusión solicitada por el fiscal Jaimes, y en especial, anular toda la investigación e interrogatorios que previamente había recopilado la Corte Suprema, después que abrió la investigación contra el ex presidente, por “fraude procesal y soborno a testigos”, intentando sindicar al senador Iván Cepeda de incriminarlo recurriendo a testigos falsos y devolviéndosele la acusación, pues en su indagación, la Corte encontró fuertes indicios, que Uribe, con testigos falsos, la mayoría reclutados entre presidiarios, como el secuestrador del suegro de Pastrana, Pardo Hasche, en la Oficina de Envigado, y con abogansters como Cadena, era el que inducia al fraude procesal y soborno de testigos.

A la expectativa de ser juzgados por la fiscalía de bolsillo y salir mejor librados, estaban congresistas como: Eduardo, Pulgar, Álvaro Prada y Richard Aguilar, quienes en vano renunciaron a sus curules, pues los interrogatorios y la investigación adelantada por la Corte Suprema fueron aceptadas como equivalentes a la indagatoria y no podrán ser descartadas por la Fiscalía para empezar de cero.

La decisión de la Corte y la apelable del juez que ordenó al gobierno respetar la ley de garantías, son una señal de que no todo está perdido y que la precaria democracia que tenemos podrá sobrevivir, a no ser que den un golpe militar, respaldado por oficiales y grupos armados a la sombra, que desde hace años son incondicionales de Uribe y han puesto a su servicio la inteligencia militar para que persiga y espíe a periodistas, congresistas, jueces, rivales políticos y hasta a sus socios que se atrevan a discrepar del omnipotente jefe.

Sin duda que los desequilibrios al contrapeso de poderes que produjo la manipulada reelección de Uribe y su fracasado tercer período, determinó que en cerca de 20 años, (ocho gobernando presencialmente y ocho a la sombra, menos 4 años del segundo período de Santos cuando adelantó el acuerdo de paz), además de instituciones como la policía política del DAS, (que acabó cuando se les fue la mano y se lo entregaron a los paramilitares), la Procuraduría, Fiscalía, Contraloría, Defensoría del Pueblo, etc, el uribismo apuntaba a tomarse las Cortes para establecer la dictadura perfecta con barniz democrático, al estilo de Bordaberry, en el Uruguay de los años 80, y la de Turbay Ayala, del Estatuto de Seguridad reforzando el Estado de Sitio permanente.

Trump, en la democracia más antigua del mundo capitalista, además de dominar la Corte Suprema, ya había intentado perpetuarse en el poder, cuando desconoció su derrota en las urnas, desesperadamente influyó en los Estados gobernados por republicanos para que falsearan los resultados electorales, fracasó en su intento de convencer a su copartidario el vicepresidente Pence para que no legalizara el triunfo de Biden, y, al verse perdido, azuzó a la turba de analfabetos funcionales a los que a través de las redes y medios de comunicación a su servicio les había llenado el cacumen de miasmas de noticias falsas para que asaltaran el Capitolio.

El excapitán del ejército de la dictadura brasileña, Bolsonaro, además de ubicar a lo Maduro, a jerarcas militares en varios ministerios y empresas estatales, siguiendo a su maestro Trump, después de ignorar el Covid, desde ya riega la bola de que le van a hacer fraude buscando desconocer la posible derrota que sufrirá en las próximas elecciones para perpetuarse y evadir las investigaciones que se le vienen por abusos de poder y el enriquecimiento ilícito de sus hijos y camarilla que lo acompaña.

Uribe fue pionero en utilizar los métodos, las noticias falsas y las redes sociales que después llevaron a Trump y Bolsonaro a la presidencia y por eso el gobierno del títere de Duque tomó partido por la reelección de Trump, y al perder, se les retrasó la agenda de perpetuar a la Internacional de ultraderecha, y, en Colombia, consumar el dominio de las Cortes Suprema y Constitucional, en las que gracias al tráfico de influencias e intercambio de altos cargos con Fiscalía, Procuraduría y Contraloría, en su camino para instaurar la dictadura perfecta con careta democrática, ya habían logrado ubicar a varios magistrados compañeros de estudio de Duque y proclives a Uribe, sin embargo perdieron 5 a 4.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?