ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Titulares de hoy:    

Adiós a Diego: El Rey visita a Dios     ~    

Atención del Dengue en el Cauca     ~    

Con ayuda de la Personería, hombre se recuperó de la drogadicción     ~    

Cristovisión: el canal preferido en más de 5 millones de hogares     ~    

La vida es un gran supermercado     ~    

Nuevo Centro de Acondicionamiento Físico para personas con discapacidad en Caloto     ~    

Lanzamiento de “La Diosa en mi” en el norte del Cauca     ~    

Firmado convenio de transformación del Hospital San José en universitario     ~    

“Nadie debe morir cuando estamos a punto de ganar la batalla”: Ospina     ~    

Anuncian recursos para la reactivación económica del Cauca     ~    

Más de 400 pasaportes fueron expedidos en jornada especial en el norte del Cauca     ~    

La Vuelta a Colombia la ganó un hijo de Tuta     ~    

En tan solo 11 meses, cumplimos la meta de 4 años para apoyar el emprendiendo en Popayán     ~    

Muertos por coronavirus subieron a 35.677     ~    

ELECCIONES PRESIDENCIALES DEL 2022     ~    

¿Qué sabes sobre la Diabetes Mellitus Tipo 2?     ~    

Elías Larrahondo Carabalí, nominado como Afrocolombiano del Año Sector Público     ~    

Granja solar en Santander de Quilichao será referente nacional     ~    

Componente Especial para el Pacífico Caucano se consolida     ~    

CRC continúa entrega de estufas ecoeficientes a familias vulnerables     ~    

Miércoles, 25 de noviembre de 2020. Última actualización: Hoy

La tragedia de Omaira Sánchez, inexplicable e inaceptable 35 años después

El martes 17 noviembre, 2020 a las 7:53 pm
La tragedia de Omaira Sánchez, inexplicable e inaceptable 35 años después

La tragedia de Omaira Sánchez, inexplicable e inaceptable 35 años después

La tragedia de Omaira Sánchez, inexplicable e inaceptable 35 años después

Hace 10 años 33 mineros chilenos quedaron atrapados a unos 720 metros de profundidad por el derrumbe en la mina San José en Chile. Las posibilidades de rescatarlos con vida eran remotas. Pero para socorrerlos se movilizó el mundo, hasta la Nasa intervino y no se escatimaron ningún tipo de esfuerzos ni logística de todo orden. Después de 70 días, fueron rescatados todos sanos y salvos, en una operación que fue seguida por más de mil millones de personas en todo el mundo.

Esto nos recuerda que el 16 de noviembre se cumplieron 35 años de la muerte de la niña símbolo de la tragedia de Armero, que también quedó atrapada entre escombros. La pequeña Omayra Sánchez no contó con esa solidaridad, con esa fortuna, más bien es la muestra de la indolencia de políticos y de los estamentos de poder; y seguramente de buena parte de la ciudadanía que no ejerció un suficiente clamor y control social. Faltó un liderazgo que movilizara al mundo.

Omayra con 13 años, quedó atascada entre los restos de su casa en la tragedia de Armero en noviembre de 1985, y estaba sobre los cadáveres de su padre, tía y hermano. Los informes de aquella época, escuetamente apuntan: “La única moto-bomba disponible estaba lejos del sitio, por lo que solo podían dejarla morir”. Es increíble que se haya llegado a esa conclusión facilista existiendo tantas moto-bombas en el país y en el mundo aun por aquellos tiempos.

Omayra se mostró fuerte hasta el último momento de su vida, según los socorristas y periodistas que la rodearon. Durante los tres días de agonía, estuvo pensando solamente en volver al colegio y en sus exámenes. El fotógrafo Frank Fournier, hizo una foto de Omayra que dio la vuelta al mundo. La fotografía se publicó meses después de que la chica falleciera, debido a una gangrena gaseosa.

Imaginemos que el caso de Omayra hubiese sucedido en Chile (o en otro país similar o algo más desarrollado). Los mejores buzos del mundo con tecnología de punta, apoyados por la Nasa le habrían liberado sus piernas. Al menos 10 moto-bombas procedentes hasta de países lejanos como Japón, Canadá, Australia, la China y Europa, se habrían empleado para succionar el agua y el lodo que la ahogaban. Miles de ciudadanos acudían a sacar agua y escombros con sus propias manos, mientras el presidente movilizaba al mundo y hacía vigilia hasta no verla libre. Fue en ese mismo año en que Chile sufrió un grave terremoto grado 9 en la escala de Mercali. Pero inexplicable lo ocurrido con la humilde niña en Colombia.

Un periodista que la acompañó y habló con ella, relata en una angustiosa crónica del momento: “Pero Omayra Sánchez aún está viva y es posible que hoy sábado aún esté viva y según los socorristas que la desenterraron hasta el pecho se puede salvar si se consigue una simple motobomba para succionar el charco que se formó a su alrededor cuando lograron apartar la plancha de cemento que la tenía aprisionada. ¡Una simple motobomba! Desde las diez de la mañana los socorristas se la estaban pidiendo a los pilotos, pero allí en aquel caos infernal de los escombros de Armero, nadie fue capaz de llevar en todo el día una simple motobomba”.

“Hijuep.. vida, no puede ser que esta niña se vaya a morir porque en este país no sean capaces de haberle traído en 2 días una motobomba. Omayra se quedó allí sola, ahora ayudada por un neumático para que no se hundiera en el charco. Sola en la noche que venía, sola entre tantos muertos, sola sobre los escombros de su ciudad, sola abandonada por hombres, por Jesús y por Marx… por todos abandonada”. Ante la impotencia del país y del mundo, murió el 16 de noviembre de 1985. Hoy es el símbolo de la tragedia de Armero.

Es de reconocer el enorme éxito que en su momento tuvo la impecable operación San Lorenzo (hoy convertida en película) que rescató a 33 personas sepultadas a 700 metros bajo tierra. Pero aún nos da rabia que no se haya podido (o querido) hacer mayor cosa por salvar a Omayra, cuya situación era menos compleja que la de los accidentados mineros. El mundo entero aun exige explicaciones, de por qué no se pudo salvar su vida.

Así como hoy buscamos suficientes explicaciones para esclarecer asesinatos como los de Galán, Garzón y Gómez Hurtado, la muerte de la niña debería ser un asunto de estado, más aún cuando es el símbolo de una de las peores tragedias del país. ¿No debería hacerse un juicio histórico por la indolencia y la posible irresponsabilidad, frente al valor de la vida de una humilde niña como Omayra Sánchez que tal vez inútilmente dejamos morir? 

Pero Omayra no hacía parte de la élite colombiana, del poder, de los más ricos. Apenas era una humilde niña.

Apostilla: La foto de Omayra hecha por Frank Fournier, es hoy una de las 15 imágenes más conmovedoras de toda la historia. 

**************

Otras publicaciones de este autor en Proclama del Cauca y Valle: Aquí

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta