Martes, 22 de octubre de 2019. Última actualización: Hoy

La Torre de Babel electoral

El viernes 20 septiembre, 2019 a las 10:13 am
Imagen tomada de https://bit.ly/2msfEJu

La Torre de Babel electoral

La Torre de Babel electoral

Uno de los episodios bíblicos que más me ha llamado la atención en la cultura en general por sus contextos importantes en todos los sentidos, llámense políticos, sociales, económicos y lingüísticos, es sin lugar a dudas el referente a la construcción de la llamada Torre de Babel por los habitantes del valle de Senaar en Babilonia (mediante una base de unos 100 metros, de lado, cuyos restos han sido encontrados en dicha región), narrada en el Antiguo Testamento,  siendo considerada según los estudiosos y expertos en la materia como el origen de las diversas lenguas o idiomas que en el mundo existen hasta el sol de hoy.

Según el referido episodio, el hombre con su orgullo y prepotencia de siempre, quiso igualarse a Dios y construyó una torre tan alta que fuera capaz de tocar las nubes e incluso el mismo firmamento. Lógicamente, ante tal desafío inmenso, Dios lo castigó con la profusión de lenguas, dando origen así a la confusión total del género humano y al conjunto de los idiomas como ya hemos comentado. En sentido figurado, se le da ese nombre de Torre de Babel o simplemente Babel al lugar o situación donde existe una gran confusión.

Precisamente esa confusión estilo Babel, es la que ahora existe por la saturación exagerada de propaganda electoral, de todos los tamaños y colores, que tienen invadida a nuestro querido Santander de Quilichao (y por ende a toda Colombia), ya sea en las esquinas, en las paredes, en los cruces de las calles, en las ventanas traseras de los taxis, en los postes, en los troncos de los árboles, en fin, en cualquier espacio disponible, en una falla alarmante y preocupante de contaminación visual, casi igual o intolerable que las demás clases de contaminaciones que existen: acústica, olfativa, atmosférica, lumínica, puntual, difusa, química, biológica, electromagnética, térmica, radiactiva, física, etc.

Desde ese punto de vista visual, nuestros dirigentes políticos están dando un mal ejemplo, por no contribuir con el medio ambiente que tanto se pregona hoy en día, al usar en forma desproporcionada esa manera de invitar a sus posibles electores para las próximas elecciones del 27 de octubre de 2019, dentro de 39 días, es decir, se extralimitan en el aspecto publicitario, en una especie de prepotencia y de orgullo, al dilapidar muchos recursos financieros con tal de opacar al rival (entre más grande sea el pasacalle mejor, entre más vallas tenga mucho mejor, parecen ser las consignas). Recordemos a propósito al gran publicista Angel Becassino a propósito de los tres momentos de las campañas políticas: 1) Posicionamiento del candidato 2) Dar a conocer sus propuestas 3) Explicar por qué es mejor que el rival. Los dos primeros momentos son normales, pero en el tercero aparece el fantasma del derroche y de la Torre de Babel Electoral, ya comentada. 

Recomiendo a nuestros políticos y al público en general, la lectura atenta de la columna titulada Don Dinero En Las Campañas, con el subtítulo Se necesita aplicar las normas, del excelente columnista y ex procurador general de la Nación Alfonso Gómez Méndez (sección opinión de El Tiempo, miércoles 18 de septiembre 2019). Alguien por allí podría decir: bueno esculantro pero no tanto. Mejor dicho: buenas son las propagandas políticas, pero no tantas.     

Para leer más columnas de opinión del autor aquí.

También te puede interesar
Deja Una Respuesta