ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 28 de julio de 2021. Última actualización: Hoy

La tenacidad de los colombianos es admirable. Ante un reto se le miden a lo que sea. No le tienen miedo a equivocarse y actúan ante la filosofía de “si no me la sé me la invento”: Kenji Yokoi

El miércoles 6 noviembre, 2013 a las 4:13 pm

Kenji 6

Una afirmación de Kenji Yokoi que a muchos ha sorprendido es aquella según la cual «los colombianos somos más inteligentes que los japoneses», casi contraria a lo que el mundo entero acepta: la mente de los japoneses funciona en dimensiones superiores en las ramas de la ciencia, la educación y la tecnología. Entonces, pensar que nosotros superamos los niveles de inteligencia de los nipones, es algo que llama mucho la atención y merece un análisis.

Kenji 1

La supuesta paradoja fue esclarecida por Kenji Orito Yokoi Díaz, en Santander de Quilichao este miércoles 6 de octubre, cuando, invitado por el Programa para Afrodescendientes e Indígenas de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID, se presentó en el auditorio de Comfacauca, ante más de 200 líderes afrodescendientes e indígenas.

La disertación, que él no admite como ‘conferencia’, fue orientada para ratificar ante los jóvenes seleccionados gracias a su desempeño en procesos organizativos, que “Colombia no es un país pobre, sino de mentalidad pobre”, proponiendo creer más en nosotros mismos.

Kenji Yokoi ha emocionado a más de uno al hablar de las riquezas de nuestra tierra, principalmente en una magistral conferencia, titulada ‘Mitos y Verdades sobre Colombia y Japón’, que se transformó en uno de los videos más vistos por los colombianos en la web y que le mereció ser galardonado por la Cámara Junior de Colombia como uno de los 10 jóvenes más destacados del 2010.

Kenji 3

Kenji Yokoi sigue en Bogotá recorriendo las calles de su infancia, en San Francisco, Ciudad Bolívar, con una idea fija en su cabeza: mostrarles a jóvenes orientales, y a sus vecinos de barrio, la riqueza de su sector como una gran razón para seguir viviendo, a través de un plan de turismo dirigido, de cursos, conferencias y servicio social. Y ya lleva diez años en esto, con una fundación llamada ‘Turismo con Propósito’, una alternativa para generar mentalidad y cultura del sector en el que se vive. La idea es crear un cambio de mentalidad a través del intercambio cultural, la prevención, la búsqueda de identidad con una visión de liderazgo.

Kenji Yokoi, de 34 años de edad, es hijo de padre japonés, Yokoi Toru, y madre colombiana doña Martha Díaz, que viven en Yokohama, criado en Ciudad Bolívar (en el sur de Bogotá), vivió en Japón de los 10 a los 24 años; a su regreso puso andar la fundación Turismo con Propósito, a través de la cual ha traído varios japoneses a Colombia para intercambiar vivencias, formas de pensar y abrazos. Está casado con una paisa, Aleisy Toro Giraldo, y tiene dos hijos: Kenji David y Keigo Daniel.

“Yo nací en Bogotá, Ciudad Bolívar. Yo soy de Ciudad Bolívar. Lo que pasa es que crecí en Panamá y en Costa Rica por la empresa en que trabajaba mi padre. Él es ingeniero de la NEC y ahora está con todo el tema satelital. Sin embargo, a los diez años, por el secuestro de un japonés que hubo aquí, sacaron a los funcionarios, y a raíz de eso fue que yo me voy a Japón. Pero en mi infancia siempre hubo muchas marcas de la vida en Ciudad Bolívar. Y marcas muy positivas”.

He aquí algunas de sus frases:

Kenji 2

Uno se amaña en Colombia y “amañar” es una palabra que no he logrado traducir.

La tenacidad de los colombianos es admirable. Ante un reto se le miden a lo que sea. No le tienen miedo a equivocarse y actúan ante la filosofía de “si no me la sé me la invento”.

Tenemos que convencernos de que no hace falta una guerra para ver un nuevo amanecer.

Para que el mundo cambie la imagen negativa que tiene Colombia, tenemos que empezar por cambiar la manera como nos vemos los propios colombianos. Tenemos que reconocer, ante todo, que somos gente trabajadora, gente linda.

En el exterior, yo presento a Colombia como un paraíso de sonrisas, de besos y abrazos.

Tenemos que declararle la guerra a la corrupción desde nuestros hogares.

Estoy seguro de que mis cinco compañeros de colegio que se suicidaron en Japón no lo habrían hecho si hubieran conocido Colombia. Yo también había empezado a deprimirme, pero me salvaron las vacaciones en las que venía a este país.

Jamás olvido ésta lección de mi padre: “La disciplina tarde o temprano vence a la inteligencia”.

Cuando conocemos a los japonenes, comprobamos que no son tan geniales como creíamos. Y cuando ellos nos conocen se darán cuenta de que no somos tan malos como nos pintaban.

Catorce años en Japón lo hicieron comparar estilos de vida, el de allá con el de acá.

Ellos (130 millones de personas) viven en un país pequeño, no tienen oro, petróleo, esmeraldas, café, flores. No tienen nada y todo lo valoran. Viven algo así como la epidemia de lo correcto, de la disciplina. “Saquemos al japonés de la rutina y metámoslo en esta locura de improvisación latina”, dice Kenji para significar que la riqueza más grande que tiene Colombia son las personas y el calor y el talento humano, donde está la clave para superar las dificultades. El colombiano sí es inteligente: lo que no sabe se lo inventa, pero no es disciplinado.

Kenji 4

Proclama del Cauca lo abordó en el auditorio de Comfacauca antes de iniciar la conferencia, porque cuando terminó, fue asediado por todos los jóvenes que se sintieron tocados por su palabra y sus reflexiones humanas y solidarias; hacían cola para tomarse la foto con él, luego de que entregó sus mensajes sobre empresarismo, positivismo, pobreza y actitud humana, y les demostró que es posible hacer un proyecto de vida exitoso desde que se tenga un propósito. Es decir, para este conferencista los jóvenes tienen el deber y la obligación de encontrar un propósito para su vida, pues la gran mayoría de ellos parece no tener un rumbo y se la pasan dando tumbos en medio de su existencia. En consecuencia son la pobreza y la miseria lastres sociales que se deben combatir con todas las herramientas que nos brinda la sociedad actual.

Kenji 5

Yokoi Kenji invitó a los jóvenes a recuperar el timón de su destino y a vivir con plenitud y calidez pues la pérdida de identidad en ellos es notable y genera muchos vicios sociales, al dialogar en forma directa con ellos se dio cuenta que les hace falta autenticidad, pensamientos propios y carácter; lo que se traduce, en un ciclo tonto e interminable, en más pobreza y mayor dependencia emocional y existencial: “comenzamos a dictar todas estas charlas de capacitación sobre dominio del carácter, un NO rotundo a la violencia, a las dependencias, un NO rotundo a la manipulación, sea de índole religiosa o política. Un NO rotundo a la falta de identidad, a tirar papeles al suelo, a agredir a las personas, todos estos temas son los que estamos trabajando en nuestro sector” sostuvo el conferencista.

Mauricio Castillo

Otro aspecto que marcó la conferencia con un tono de informalidad y talento de otro tipo fue la presencia del cantante y actor Mauricio Castillo ‘Manyoma’ reconocido artista afrocolombiano quien motivó a los asistentes para continuar con sus procesos de formación y promover en ellos el liderazgo en sus regiones.

Las siguientes, algunas declaraciones exclusivas de Kenji Orito Yokoi Díaz, para Proclama del Cauca:

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?