ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 3 de diciembre de 2022. Última actualización: Hoy

LA SOLEDAD INFANTIL

El lunes 6 julio, 2015 a las 5:06 pm

CREPITACIONES 2015

Increíble, pero cierto. En medio de tanta supuesta modernidad y postmodernidad, de tantos inventos e innovaciones tecnológicas que nos atosigan, de tantos “ismos” que en vez de aclarar nuestras ideas, nos embolatan y confunden, de tanta pedagogía a la novena potencia, los comportamientos humanos por excelencia de nuestra sociedad, de nuestros niños y niñas, están quedando dramáticamente solos ante la indiferencia pacata y dormida de una sociedad injusta e hipócrita.

Da pena pensarlo y escribirlo, pero así es. Abrumados por tantos “tratados” sobre los niños, nos olvidamos de lo más importante, el trato humano hacia ellos, brindarles el afecto y cariño que se merecen, por ejemplo, un toquecito mágico representado en un saludo cordial de manos, un simple “hola” y una sonrisa afable hacia ellos o incluso hasta un suave y amable toque en sus cabecitas y espalda, hablando con ellos y estableciendo un canal de empatía y comunicación tan necesaria e importante.

Ahora bien. El anterior escenario descrito, es el ideal, el que debiera practicarse siempre con amor y dedicación hacia nuestros niños, de parte de padres de familia, educadora y familiar en general. Pero, ¿Cuál es la angustiante realidad que hoy en día padecen muchos de nuestros niños, motivada por la desintegración familiar y la violencia al interior de algunas familias? Simplemente la terrible soledad ante la ausencia de uno o ambas partes, formándose en ellos un ambiente personal de tristeza, animadversión y rabia infinita por la cuestión, falta de afecto y amor que necesitan para poder seguir adelante en el camino de la vida.

Soledad infantil

Para demostrar lo anterior traigo a colación dos casos de la vida real, con base en mi experiencia educativa y que me movieron a escribir esta columna, el primer caso es el de un niño de nueve años quien en mi clase siempre se portaba mal, no hacía los talleres, no escribía nada y siempre era conflictivo. Averiguando su historia, descubrí que sus padres estaban separados, el  papá trabajaba todo el día, estaba al cuidado de un tío trabajador y por la tarde se quedaba solo en la casa frente a un televisor como si esa “caja de Pandora” fueran sus padres (siendo una triste y espantosa realidad).

El otro caso es el de otro niño muy inteligente, con once años de edad pero demasiado conflictivo e hiperactivo. Al igual que en el anterior caso, sus padres estaban separados pero el papá se hace el mago para inventarle actividades que maten esa soledad por la ausencia de los padres.

Y ya para terminar, algo paradójico e interesante: en el artículo 44 de nuestra Constitución Nacional del 91, están consagrados algunos derechos fundamentales de nuestros niños, entre los cuales están: “tener una familia y no ser separado de ella, con su cuidado y amor”. Interesante ¿verdad?

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?