Lunes, 18 de diciembre de 2017. Última actualización: Hoy

¡La promesa que Iragorri no cumplió!

El martes 10 octubre, 2017 a las 11:15 am

 

muerte de la comunicadora indígena del Resguardo de ‘Kokonuco’, Efigenia Vásquez Trujillo de 31 años de edad

Efigenia Vásquez Trujillo perdió la lucha por mantenerse viva en un quirófano del HUSJ de Popayán, después de recibir dos disparos de arma de fuego en medio de una confrontación entre indígenas y ESMAD por la ocupación de un predio en Puracé. Policía metropolitana dice no utilizar armas para esos procedimientos y comuneros del resguardo de ‘Kokonuco’ los señalan como responsables. Las muertes van a continuar…

Fabrit Cruz / Proclama del Cauca

Por Fabrit Cruz / Opinión Popayán

La letra de una canción que inmortalizó Ana y Jaime, parece ser el guion de la muerte de la comunicadora indígena del Resguardo de ‘Kokonuco’, Efigenia Vásquez Trujillo de 31 años de edad. Esta vez, no fue ‘Ricardo’ sino Efigenia quien perdió la vida, “haciendo bien sus quehaceres”. Y no fue un disparo sino dos los que “cortaron el viento con sed de sangre emboscada” y ella, madre de tres hijos, “doblo el cuerpo, sin terminar su palabra”.

La misma palabra que ella enseñaba en su comunidad resaltando que el comunicador no era ese que se sentaba a programar música detrás de un escritorio sino el que salía a su territorio, para entender, comprender e informar los procesos, pensamiento y cultura.

Minutos después de lo ocurrido, Darío Totte Yace, ex gobernador del Resguardo Indígena de ‘Kokonuco’, no dudó en señalar a los uniformados del ESMAD por esa pérdida humana. “La comunidad, en plena asamblea, tomó la decisión de abrir una ‘chamba’, a la entrada de Las Termales, ‘Agua Tibia’. El ESMAD, que estaba dentro del predio, comenzó a disparar y echar gases, pasadas las seis de la tarde (domingo 08 de octubre) y hoy tenemos como resultado, una mujer indígena muerta a bala”, indicó. Leer (http://bit.ly/2wJ0HCV).

Entre tanto, el Coronel Pompy Arubal Pinzón Barón, comandante de Policía Metropolitana, dijo a Proclama del Cauca, que El ESMAD “no tiene armamento, ni largo ni corto para estos procedimientos”. Y agregó que, “en estos casos se utilizan armas no convencionales, armas no letales que permiten que no haya daño a la integridad de las personas”. Este caso -repudiable desde todo punto de vista- ahora deberá ser esclarecido por la Fiscalía.

A su turno, los indígenas, quienes llevan más de cinco años, en la “lucha” y “recuperación” de ese territorio, como denominan estos procedimientos, mostraron, como prueba, ante medios de comunicación, los cascarones de las balas de fusil, después del enfrentamiento en el que participaron cerca de dos mil comuneros.

Por otra parte, el coronel Pinzón Barón, dijo que pasadas las cinco de la tarde del mismo domingo, el grupo de policías presentes en el territorio de ‘Kokocuno’, fueron hostigados desde lo alto de las montañas “con disparos de arma de fuego”, dejando un uniformado herido.

Al final, 60 afectados del Resguardo indígena y tres comuneros más con heridas graves fueron remitidos al Hospital Universitario San José, uno de ellos era Efigenia, quien recibió un impacto de arma de fuego en el pecho, (área precordial) y otro en una pierna, según el reporte de Arnulfo Orobio, coordinador de Urgencias del HUSJ.

Aurelio Iragorri, ministro de Agricultura y Guillermo Rivera, actual ministro del Interior, llegaron a ‘Kokonuco’

Y así, puedo registrar un lleva y trae, sin parar. Sin embargo, ¿es responsable de esta muerte, el Gobierno Nacional? En Julio de este año, el caucano Aurelio Iragorri, ministro de Agricultura y Guillermo Rivera, actual ministro del Interior, llegaron a ‘Kokonuco’ y junto a los aborígenes, tomaron chicha y anunciaron que habría un proyecto para comprar el terreno y ampliar el Resguardo. Eso, se quedó en palabras.

Incluso, Viviana Ipia, vicegobernadora del Resguardo, manifestó que esperaron hasta el 23 de septiembre, la presentación de dicho proyecto y al ver que no hubo resultados, se fueron a una asamblea, que definió la acción que ya se conoce.

En esa visita, después de un diálogo con Guillermo Rivera, supe que no avanzaría la compra del terreno. El Ministro del Interior dijo que estaban pidiendo una cifra muy elevada por el centro recreativo. Es decir, no se podía llegar a una negociación. En ese sentido, si se recrimina la labor de estos funcionarios entonces dirán que han tenido toda la disposición, pero, ha sido imposible y bueno, que el Gobierno siempre ha mostrado voluntad.

“Y, podría enumerar lo que hemos hecho y hablar de cifras”, como me respondió alguna vez Iragorri, sacando pecho de los “avances” en resolución de conflictos en el departamento. Muchos los ganó sin duda, en cambio, éste…

Por la misma época quise hacer el ejercicio de establecer cuánto era el valor del predio. El intento fue fallido. Claro, nadie dará una cifra, es cuestión de seguridad… Sin embargo, Diego Angulo, actual dueño del centro recreacional resaltó para entonces, el monto económico que ha perdido con cada nuevo bloqueo; la decena de empleos que deja de brindar y el daño a la imagen de unas Termales, que “ha luchado por años” para consolidar como proyecto empresarial en el Cauca.

Si recibamos su testimonio tiene razón. A la vez, está el argumento de los indígenas que reclaman un predio que es suyo, dicen ellos, ancestralmente y que el Gobierno está en la obligación de entregar.

Aurelio Iragorri, ministro de Agricultura y Guillermo Rivera, actual ministro del Interior, llegaron a ‘Kokonuco’

Por su lado, el gobierno departamental envió un comunicado donde informa que desde el mismo momento en que se presentaron los hechos, hacen presencia en el lugar, en compañía de funcionarios de la Defensoría del Pueblo. Una forma de ser garantes de los derechos de las personas allí involucradas. No hay más, no pueden hacer más. Aquí hace falta voluntad política. ¿De quién?, de todos y especialmente del Gobierno Nacional.

Si el señor Angulo no vende estará condenado a sufrir pérdidas económicas siempre. Si los indígenas continúan (y lo harán) tratando de invadir, habrá más muertes. Al tiempo, habrá reacción de la Policía Nacional que como dice su comandante, “es su labor” porque están cumpliendo una sentencia del Consejo de Estado. Y así, vuelve y juega, la cadena…

Presidente Juan Manuel Santos haga honor al Nobel, si sus ministros no pudieron, venga usted al Cauca y solucione este conflicto. De lo contrario, seguiremos, lamentablemente, anunciando pérdidas humanas, de lado y lado.

A esta hora, pasadas las nueve de la noche del lunes 09 de octubre, el cuerpo sin vida de Efigenia; la madre, la comunicadora y radialista, la amiga, la indígena, es velado en la ciudad de Popayán. Pronto enterrarán el cuerpo, pero su semilla, como la canción de Ana y Jaime, “son semillas también nuestras al igual que la madre tierra”, me dijo un allegado y agregó que “así que la recuperación debe continuar”.