ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 12 de noviembre de 2019. Última actualización: Hoy

¡La principal razón de muerte en El Tambo ya no son las balas!

El martes 19 diciembre, 2017 a las 3:37 pm

 

El programa ‘Dinamizadores de Paz’ que hace presencia en 15 municipios, cumple una tarea especial en localidades como El Tambo: reconstruir el tejido social. Huber Augusto Erazo Muñoz, dinamizador de Paz de esa municipalidad, explicó detalles.

El Tambo es un municipio que se levanta de las montañas del Macizo Colombiano y donde su comunidad se había acostumbrado a convivir en medio de la confrontación, las minas antipersona y la muerte.

“Hubo episodios muy tristes. Una vez, la guerrilla le hizo 11 ataques al municipio en apenas 22 días. Es decir, se cebaron con atentados día por medio durante tres semanas”, expone un artículo de prensa del 2007.

Huber Augusto Erazo Muñoz

Huber Augusto Erazo Muñoz

Por eso, después de 50 años de lo mismo, que se lograra un acuerdo con las Farc fue algo trascendental para su comunidad piensa Huber Augusto Erazo Muñoz, líder social de esa región y ex personero municipal, hace diez años.

“El desarme de las Farc fue un hecho histórico así a mucha gente esa noticia ni le va ni le viene. Es que acabar con 50 años de guerra fue algo impensable”, y añade que “es preferible ver a la guerrilla echando verbo y no echando plomo, eso es bueno”.

Subraya que pertenece a una generación que se acostumbró al conflicto, algo que no le desea a nadie.

Incluso, sostiene que su discurso era agresivo. En su labor de personero salía tan aturdido de la oficina que terminaba desahogándose con el fotógrafo del parque, que para entonces se había convertido en su “psicólogo” de cabecera.

De 56 años de vida Huber Augusto lleva 40 radicado en el pueblo reconocido por su clima cálido, sus productos agrícolas y el delicioso chontaduro. Llegó muy joven y se enamoró a primera vista porque “a pesar del conflicto que vivíamos siempre ha sido un buen vividero”.

Actualmente es dinamizador de paz de esa localidad, una iniciativa que apoyan diferentes sectores del Estado, entre ellos, la Gobernación del Cauca.

¡La principal razón de muerte en El Tambo ya no son las balas!

Huber Augusto Erazo Muñoz, dinamizador de Paz en talleres de resoluciòn de conflicto (de chaqueta negra de cuero)

Como dinamizador impulsa capacitaciones y talleres para conocer el sistema de verdad, justicia y reparación de las víctimas; la justicia especial de paz y, además, realiza talleres entre los comités de convivencia de las Juntas de Acción Comunal para la tramitación pacífica de conflictos.

Igualmente, trabaja con grupos focales en territorios afectados por la violencia que produjo el conflicto e impulsa una iniciativa de comunicación para la paz y aprovechamiento del tiempo libre con jóvenes de esa región.

“Hemos venido propiciando conversaciones colectivas entre las comunidades que nos permitan llegar a soluciones colectivas. Una propuesta es que se dé un giro a esa visión de contraguerrilla de la Policía y que sea más rural, con un trabajo a favor y de apoyo a la comunidad y no del Estado”, afirma.

La labor que cumple el ex personero municipal en El Tambo, se replica en otras localidades como Buenos Aires, Suarez, Miranda, Corinto, Caldono, Cajibío El Tambo, Timbiquí, Almaguer, Bolívar, Argelia y Patía, donde también hay dinamizadores de paz.

Su responsabilidad es clara: ser enlace entre las comunidades, la Gobernación y la Alcaldía, y exponer muchas veces el sentimiento del pueblo ante las autoridades.

La más sentida es la ausencia de seguridad y justicia en la zona rural del municipio.

Y aunque en El Tambo hay una mejor percepción de tranquilad, “en la cordillera y la costa pacífica hay nuevos fenómenos de violencia que están generando violación a los derechos humanos”, afirma el dinamizador.

Así mismo, en Playa Rica, un corregimiento de 5 mil habitantes que no tiene carretera de acceso. “Son dos horas hasta donde llega el carro y dos horas más bajando. El flete de la mula cuesta 70 mil pesos. Hay necesidades que se deben cubrir”.

Sin embargo, no todo es un malo, desde el 2015 que se ejecuta esa iniciativa de dinamizadores de paz en ese territorio, ya hay resultados.

“Hace dos años la primera causa de muerte ya no es el homicidio, hace 20 años lo era. Ahora la principal razón de muerte es por causa de enfermedades del corazón”.

Huber Augusto Erazo Muñoz siente que aún hay trabajo por hacer y por eso piensa dedicar su resto de vida a lograr un sueño: “Nuestra generación nos tocó asumir la presión de la guerra, las nuevas generaciones tengan otra vida, que no vivan que interiorizar la guerra”.

Deja Una Respuesta