ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 20 de octubre de 2021. Última actualización: Hoy

La primera Vuelta será decisiva

El martes 4 febrero, 2014 a las 3:51 pm

candidatosPor: Felipe Solarte Nates.

Con la nominación de Marta Lucía Ramírez, como candidata del Partido Conservador que oficialmente se desliga del gobierno de la Unidad Nacional de Santos, el panorama de la primera vuelta para la elección presidencial del 25 de mayo, se vislumbra más reñido, alejando la posibilidad de la reelección inmediata y creando expectativas sobre qué partido o coalición pasará a la segunda vuelta.

La unión entre Progresistas y Partido Verde los había ubicado en mejor posición para enfrentar a su inmediato rival Óscar Iván Zuluaga, del Centro Democrático del expresidente Uribe, con poca acogida y decreciente puntuación en las encuestas.

Pero la reunión previa a la convención conservadora, entre los exmandatarios Uribe y Pastrana, allanó el camino para la unión de los dos partidos que representan. La expectativa es sobre si los 15 senadores y numerosos representantes azules que estuvieron en contra de retirarse de la coalición del gobierno convencerán a sus seguidores de votar por Santos, o acatarán las directrices de la jefatura conservadora de votar por M.L. Ramírez; y sí la unión entre godos y el centro Democrático se hará antes de la primera vuelta, para tener mayores posibilidades de derrotar a la Alianza Verde, que hasta el momento cuenta con gran favoritismo.

En la Alianza Verde, la posición acerca de la candidatura presidencial está en el congelador.

Al decidirse Antonio Navarro, encabezar lista al Senado por la Alianza Verde, el camino pareció allanado al exalcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa.

ENRIQUE PE+æALOSA

Sin embargo su nombre genera inquietud y desconfianza, entre dirigentes de los Progresistas, que entre otros integran Petro y Navarro, expulsados del Polo Democrático después de divergencias internas, con líderes provenientes del Moir y otros movimientos, más alineados con el marxismo ortodoxo y a los que critican por ignorar las primeras denuncias sobre corrupción hechas por Petro, y por ser ‘alcahuetas’ con Samuel Moreno Rojas, su hermano Iván y demás socios del ‘Carrusel de la Contratación’, quienes junto a concejales, funcionarios de la administración distrital y contratistas particulares, pertenecientes a Partidos como la “U”, Conservador, Cambio Radical y Liberal, se repartieron cerca de 1.000 millones de dólares.

En reciente visita a Popayán del exconstituyente Navarrro, al preguntársele sí estarían dispuestos a respaldar a Peñalosa, quien puntea en las encuestas sobre los precandidatos Sudarsky, del P.V. y Camilo Romero, con “proyecto personal”, según Navarro, respondió que después de las elecciones de marzo se pronunciará, resaltando que los Progresistas no han presentado precandidatos.

La desconfianza con Peñalosa de los Progresistas y dirigentes de su propio Partido Verde, radica en su origen Liberal, y que en las elecciones para la Alcaldía de Bogotá, recibió respaldo público de Uribe, que en vez de favorecerlo lo perjudicó, según algunos observadores y es más conocido como técnico que como político con raigambre popular.

A su favor el mismo Peñalosa y sus defensores plantean que perfectamente habría podido representar a cualquier partido que lo tentó, incluidos el Liberal y el Centro Democrático, pero él prefirió permanecer en el Verde, aceptando reglas del juego como elección del precandidato según número de votos y las encuestas.

El discurso de Peñalosa, en lugar de hacer énfasis en la ideología política de izquierda que ha caracterizado a los Progresistas, se centra en impulsar un gobierno técnicamente eficiente, sin burocracia, ni despilfarro del presupuesto en contratos sin control y con programas sociales y proyectos que beneficien a sectores más pobres de la población, con obras de calidad, como las ejecutadas en Bogotá, incluyendo el Transmilenio, ciclovías, grandes parques, colegios y bibliotecas, en sectores populares, como Ciudad Bolívar y rescatando el espacio público para los peatones, con grandes aceras arborizadas. Para el campo, Peñalosa propone concentrar la población campesina dispersa en sus fincas en poblados, a los que puedan garantizarles servicios públicos de acueducto, alcantarillado, electricidad e internet y educación, salud y seguridad.

“Necesitamos un gobierno revolucionario en obras eficientes y no en discursos”, dicen sus defensores, que también consideran que un gobierno nacional presidido por Peñalosa, alejaría el temor que abrigan quienes temen que al llegar la izquierda al poder, implementen cambios acelerados en la propiedad privada y en la economía, que llevarían al país a situaciones como las de Venezuela y Argentina, con gran inflación, desestimulo a la inversión y en la primera escasez de productos básicos.

Peñalosa buscando limar asperezas rechazó la drástica sanción del Procurador contra Petro y quiere que termine su mandato.

Algunos observadores afirman que ante la inminente unión de la derecha, entre el partido Conservador y el Centro Democrático, los Progresistas de la Alianza Verde harán contactos con dirigentes del Polo Democrático y la UP para explorar la posibilidad de unirse antes de la primera vuelta presidencial, alrededor de un candidato diferente a Peñalosa, que podría estar entre Clara López, Aida Abella o un gallo tapado.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?