ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 21 de febrero de 2024. Última actualización: Hoy

La pólvora divierte, pero mata

El sábado 9 diciembre, 2023 a las 10:30 am
La pólvora divierte, pero mata
La pólvora divierte, pero mata
Foto: Alcaldía de Cali

La pólvora divierte, pero mata.

Por: Jesús Alberto Aguilar Guerrero.

Son ingentes los esfuerzos que realizan las autoridades gubernamentales en Colombia en cuanto a la fabricación, expendio y uso de la pólvora en festividades navideñas, que perjudican a muchas familias cuando se generan personas quemadas, se provocan incendios, y en muchas ocasiones se escapan las mascotas que no soportan el ruido estridente del detonar de la pólvora. El espectáculo puede ser vistoso, bonito, para algunos, pero no están al alcance de saber que dimensiones genera pues el humo acarrea grandes males para el medio ambiente y para la salud de personas y animales.

Los reportes que comprenden la temporada del 01 al 31 de diciembre de 2023, según el Instituto Nacional de Salud, sobrepasa los 100 quemados, un 25% más en comparación con el mismo periodo en 2022, donde se reportaron 60 casos.

 Las celebraciones de fin de año en nuestro país están marcadas lamentablemente por los quemados a causa de la pólvora; esta “tradición”, que por años se ha tratado de acabar conlleva a un alto riesgo especialmente con menores de edad, que utilizan luces de bengala (chispitas), totes, los voladores, quema niguas, torpedos, papas y los juegos pirotécnicos causan quemaduras más comunes en niños.

Estas afectaciones con pólvora pueden ser leves, moderadas o graves, algunas se pueden tratar en casa con primeros auxilios, pero las graves requieren atención medica inmediata; en los casos más graves, las quemaduras pueden causar lesiones permanentes, como pérdidas de piel, cicatrices y algunas extremidades del cuerpo.

Varios organismos del estado, han lanzado diferentes campañas y llamados a los padres de familia a proteger a los menores durante la noche de velitas, novenas navideñas, festividades del 24, 28 y 31 de diciembre, proponiendo actividades alternativas y lúdicas en lugar de la quema de pólvora; tratando de concientizar a las personas que en estas fechas especiales compartamos en familia, desarrollando actividades suplentes como juegos de roles, cantos, bailes, contar historias, entonar canticos navideños, organizar chirimías, sainetes y explicar de fondo todos los riesgos a nivel de la salud, de los proyectos de vida, el exponernos a usar y manipular pólvora.

Estos llamados que realizan los entes oficiales que fungen la labor de velar y proteger la integridad de las personas apuntan a todos los habitantes del territorio nacional para que, en festividades decembrinas, adelantemos como sociedad las acciones necesarias para que ningún niño, niña y adolescente resulte lesionado por el uso de la pólvora; dejando este manejo a personas idóneas y no contribuir a la compra ilegal de elementos explosivos de distintas composiciones, que al ser manipulados por inexpertos, como es sabido, han generado tragedias  familiares durante años. Evitemos a toda costa manipular este elemento peligroso ya que produce este tipo de quemaduras:

Lesión de primer grado: Este tipo de lesión leve afecta únicamente la capa mas externa de la piel, conocida como epidermis. Puede manifestarse mediante enrojecimiento y causar sensación de dolor.

Lesión de segundo grado: esta categoría de lesión afecta tanto la epidermis como la capa siguiente de la piel, denominada dermis. Provoca hinchazón y resultar en un aspecto de la piel que varia entre rojo, blanco o con manchas. La presencia de ampollas es posible y el dolor asociado puede ser agudo. En casos de lesiones de segundo grado mas profundas, existe la posibilidad de que queden cicatrices.

Lesión de tercer grado: esta forma de lesión alcanza la capa de grasa ubicada bajo la piel. Las áreas afectadas pueden adquirir tonalidades negras, marrones o blancas, y la piel puede presentar una textura coriácea. Las lesiones de tercer grado tienen el potencial de destruir los nervios, resultando en la perdida de sensibilidad. Amigos lectores, hasta aquí esta voz de prevención.

NO A LA POLVORA, NO AUMENTEMOS EL INDICE DE QUEMADOS.

**************************
Lee otros artículos del au
tor aquí:

Jesús Alberto Aguilar Guerrero
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?