ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 21 de noviembre de 2019. Última actualización: Hoy

“LA PAZ POR ENCIMA DE LOS PARTIDOS”

El martes 20 mayo, 2014 a las 5:54 pm
Javier Enrique Dorado Medina web

Lic. Javier Enrique Dorado Medina

Las elecciones presidenciales del próximo domingo 25 de mayo de 2014, tienen un contexto y un significado fuera de serie, dentro del proceso histórico y político de los últimos tiempos en Colombia, porque ese día no solamente se produce el tradicional cambio de aspirante a ocupar el llamado Solio de Bolívar, o el primer puesto de la Nación, o simplemente el cambio de presidente del único país del mundo que lleva con orgullo el apellido del que se considera el gran descubridor de América, Cristóbal Colón (Colón… Colombia), sino que también esas elecciones se producen en medio de unos diálogos firmes de paz en La Habana, que van caminando muy bien, a puerto seguro, con un candidato-presidente, Juan Manuel Santos, con 3 candidatos aspirantes, Clara López, Martha Lucía Ramírez, Enrique Peñalosa y con un escándalo vergonzoso imposible de ocultar, protagonizado por el candidato del Centro Democrático, Oscar Iván Zuluaga.

Ahora bien, si nos ponemos la mano en el corazón como buenos colombianos, si de veras sentimos que tenemos una patria a la cual le debemos todo lo que somos, debemos darle a ella lo mejor que se merece, por encima de cualquier partido, ideología, convicción o creencia, y ese regalo que ella se merece es la paz. Somos la generación de colombianos que hemos nacido y crecido con el estigma de la violencia y la guerra, como si estuviéramos viviendo una pesadilla eterna, o estuviéramos pagando una penitencia a punta de dolor, sufrimientos y sangre. Como decía una señora entrevistada en el programa Urna de Cristal, a propósito de los acuerdos de La Habana: “Toda la vida esperando la paz, ¿hasta cuándo la paz?, ¿cuándo llegará la paz?

Ese anhelo tantos años represado en la mentalidad de los colombianos, debiera ser la consigna de la totalidad de  los candidatos a la Presidencia, por encima de los partidos y solamente uno de ellos, el candidato-presidente, Juan Manuel Santos, recogió esa bandera, durante su primer mandato, y la está llevando a buen puerto, por encima de la incredulidad de algunos, el odio de otros, las zancadillas de algunos pocos, y la ira recalcitrante de uno de ellos, agazapado en las sombras. Como bien lo expresó muy bien hace años Otto Morales Benitez: “Los enemigos de la paz, están agazapados dentro y fuera del gobierno”.

Por lo anterior, la propuesta de Santos en torno a la paz, es la más viable y posible. “Fin de la guerra y construcción del posconflicto”, la de Clara es razonable: “Cese de fuego bilateral y más mujeres en la mesa”, la de Peñalosa, es atractiva: “Ratificar equipo y que la paz sea política de Estado”, la de Martha Ramírez es dudosa: “Que Farc dejen de reclutar y cuatro meses de proceso”, la del cuestionado Oscar Iván es la continuación de la guerra y la violencia: “Congelamiento de diálogos y condiciones a Farc”.

Como nos damos cuenta, la propuesta de Santos en torno a la paz, se convierte en el camino a seguir, pues ya está andando y por eso debemos apoyarla. Si en el contexto internacional hay apoyo irrestricto, ¿por qué los colombianos, quienes hemos sufrido en carne propia los embates de la guerra, no hacemos frente común con la paz de Santos y lo apoyamos con nuestro voto? En esta ocasión, todos tenemos voz y voto POR LA PAZ DE COLOMBIA Y DE NUESTROS HIJOS.

*********************************************

Otros artículos de este autor: http://bit.ly/PO5Qns

Deja Una Respuesta