Jueves, 9 de febrero de 2023. Última actualización: Hoy

Sí a la paz, pero no así, ratifican los campesinos caucanos.

El sábado 8 abril, 2017 a las 11:48 am
  • Por Alfonso J. Luna Geller

    “La coca ha solucionado necesidades primarias de comunidades aisladas, que correspondían al Estado, sin embargo, estamos prestos al diálogo con el Gobierno Nacional”.

  • “El cultivo de coca es una cultura ancestral. Lo podríamos sustituir por otros proyectos productivos autónomos pero exigimos la legalización … Nos declaramos en asamblea permanente hasta cuando el Estado decida dialogar con nosotros…”
  • “No se trata de estigmatizar, pero hoy los cultivos ilícitos están llegando a las 14.000 hectáreas y con 10.000 familias caucanas que dependen de ellos, sobre las cuales se centrará la atención del Gobierno en el largo plazo”: Alejandra Miller, gobernadora (e).
  • “La coca es una de las vías más fuertes para el incremento de la violencia en los territorios”: Miller Restrepo.
  • «La paz es la garantía plena de nuestros derechos en su integralidad»: Miguel Fernández, dirigente campesino del sur del Cauca.

Ayer viernes, mientras en Popayán todo se alistaba, desde la pintura blanca de paredes y puentes, las graderías en el parque Caldas para que el público pueda ver cómodamente las procesiones de Semana Santa, mientras se resolvía favorablemente la polémica procesión de Lunes Santo y se armaban los pasos para los días siguientes; cuando se daban los últimos retoques al programa del festival de música clásica y religiosa, y se aderezaba todo para la inauguración de la feria empresarial y artesanal, Expocauca 2017, mientras se presentaba en el Centro de Convenciones Casa de la Moneda el informe sobre las inversiones de los recursos de las regalías que llegaron al departamento en el 2016; entretanto, en el Club Popayán el gerente de Colombia Mayor presidía el lanzamiento del Libro “Una vejez más digna para un país en paz” y sesionaba el consejo departamental de gestión del riesgo de desastres, irrumpió en el parque Caldas, luego de un recorrido por las principales calles de la ciudad, una multitudinaria marcha de campesinos y afros del sur y occidente del Cauca que protestaba por la erradicación forzada de cultivos ilícitos, en cumplimiento de un acuerdo final de paz, que las comunidades sí aceptan, pero no así.

Autoridades uniformadas de la Policía y del Ejército, que controlaban recolectas para ayudar a los damnificados de Mocoa, los vieron desfilar con pancartas y consignas de protesta, marchaban bravos pero casi silenciosos y convencidos de que les asiste la razón en sus peticiones. Los payasenes, todos, temían que a alguien le diera por lanzar una bolsa de pintura contra las blancas paredes, para dañar la armonía previa a la semana mayor. No. Hicieron el recorrido pacíficamente, saludando a los turistas recién llegados a la ciudad, que disparaban sus cámaras fotográficas en todas las direcciones. Se concentraron en torno al puente El Humilladero, a donde tuvo que ir a atenderlos la gobernadora encargada, economista Alejandra Miller Restrepo.

Alejandra Miller Restrepo

Proclama del Cauca dialogó con Miguel Fernández, y con otros dirigentes de la marcha de protesta por la erradicación forzada de las matas de coca, que en el Cauca cubren más de 9.00 hectáreas y habló con la secretaria de gobierno Miller Restrepo, quien, serena, por el conocimiento que tiene del contexto, pero valiente, hacía frente a la tensa situación.

Miguel Fernández

Los campesinos, llegados de Argelia, El Tambo, Bolívar, Mercaderes, Rosas, Almaguer, La Sierra, La Vega, Timbío, Sotará, López de Micay y del mismo Popayán, protestaban por la erradicación forzada de la coca sin tener en cuenta el cumplimiento de los acuerdos de paz en lo referente a la sustitución de cultivos, exigiendo además, una indemnización por el abandono del Estado sobre estas comunidades, que tuvieron que dedicarse a los cultivos ilícitos como única fuente de supervivencia en sus regiones. Exigían condiciones dignas para el desarrollo rural integral y que el enfoque territorial en la implementación de los acuerdos pactados con las FARC sean concertados con las comunidades.

La gobernadora encargada, Miller Restrepo, al responder, de primera de mano las exigencias que se hicieron públicas, reconoció que “la coca es una de las vías más fuertes para el incremento de la violencia en los territorios”. Y añadió que por eso se han agudizado los índices de homicidios y otras violaciones a los derechos humanos en las regiones de la coca.

“Hay desconfianza en las comunidades, y en el Estado, eso lo sabemos, pero hoy es el momento de construir la paz y dar un voto de confianza… Esperamos que hoy avancemos en otras cosas que son fundamentales para garantizar la sustitución, pero hay que tener claro que ningún producto agrícola le compite a los precios de la coca… el reto que tenemos es que participemos en la implementación de los acuerdos de paz… y para eso tienen que prepararse ustedes y nosotros… porque al lado de la coca también llegarán nuevamente los fusiles… y muchas gracias por haber respetado las tradiciones de Popayán…”, ratificó la secretaria de gobierno del Cauca.

Mientras tanto, en otros sectores de la Ciudad Blanca se preparaba todo para que a partir de este domingo 9 de abril, se realizaran las muestras artesanales y gastronómicas de la Fundación Universitaria de Popayán, se hiciera la inauguración de la exposición del escultor colombiano Nicolás Cárdenas en el salón Foyer del teatro municipal, Guillermo Valencia, como también la primera carrera atlética de 10 kilómetros Semana Santa, un evento deportivo que organiza el gobierno municipal a través de la secretaría del deporte y la cultura.

En fin, Popayán, seguirá siendo el centro de atracción política, turística, y cultural del país colombiano.

 

 Audios que contienen las peticiones de las comunidades al Gobierno Nacional y la intervención de Alejandra Miller, gobernadora encargada del Cauca:

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?