Lunes, 23 de mayo de 2022. Última actualización: Hoy

LA NUEVA CRUZADA DE URIBE

El jueves 20 julio, 2017 a las 10:55 am

Intentando comprender la historia reciente…

Alvaro Uribe Velez

Fernando Dorado G. / Popayán, 20 de julio de 2017

(De cómo el «uribismo» se va convirtiendo en un «neo-proto-fascismo»).

Cuando Uribe apareció siempre identificó como su enemiga a lo que él llamó la «oligarquía bogotana» (los Samper, Santos, López, etc.) y la acusó de ser connivente, cómplice y «floja» frente a la insurgencia armada.

Después, cuando Uribe derrotó a toda la clase política tradicional (2002), esa oligarquía se le plegó a sus gobiernos (con contadas excepciones de algunos «galanistas») y se alían con él para intentar derrotar a las guerrillas marxistas.

En ese proceso Uribe «olvida» muchas de sus propuestas contra la corrupción y la politiquería. Sale a relucir el narco-paramilitar que había ocultado desde la Gobernación de Antioquia y se muestra como la cabeza política de la mafia.

En 2009 los gringos no avalan su tercera reelección y le dan la orden a la oligarquía colombiana de hacer a un lado a Uribe e iniciar un proceso de paz con las guerrillas porque no están dispuestos a financiar más la lucha contra-insurgente y, además, ya han despejado amplios territorios rurales para sus inversiones.

Así, Santos surge como el reemplazo de Uribe, lo «traiciona», y éste, para sobrevivir políticamente y oponerse al «proceso de paz», se va rodeando de sectores conservadores, clericales, antiguos y nuevos terratenientes, y toda clase de lumpen y gente descompuesta (gente renegada, avivatos, etc.).

Hoy, cuando la lucha contra la guerrilla y contra el «castro-chavismo» no tiene la fuerza que se requiere, Uribe lanza su última estrategia que consiste en volver a plantear la lucha contra la «oligarquía bogotana» pero ahora lo hace desde las toldas de las sectas cristianas de «Tradición, familia y propiedad».

La pelea mediática que lanzó contra el periodista Daniel Samper Pizano tiene ese contenido ideológico. Es su apuesta para estimular y explotar las fibras más reaccionarias y conservadoras (religiosas y moralistas) que están presentes en nuestro pueblo, usando el miedo y la descalificación de los «diferentes».

Hasta ahora ha logrado el objetivo. Todo el establecimiento, los periodistas y algunos despistados han caído en su trampa. Intentará identificar a todos los que no están con él como los enemigos de la «patria», aliados del «castro-chavismo», y usará la calumnia, la sospecha y la mentira para fortalecer un neo-proto-fascismo que es su última carta para sobrevivir políticamente.

Los libre-pensadores, liberales, comunistas, progresistas, ateos, homosexuales, los «diferentes», serán objeto de su ataque, en donde los «cristianos» de todas las iglesias serán su punta de apoyo y tratará de dividir al país en torno a los temas que ya utilizó para ganar en el plebiscito del 2 de octubre pasado (aborto, matrimonio homosexual, legalización de la marihuana y drogas, educación religiosa, etc., etc.).

La «alianza anti-corrupción» no puede desviar su camino. Al lado de su principal bandera hay que posicionar temas como la recuperación del aparato productivo, la generación de empleo digno, la defensa del medio ambiente, salud y educación, y para ello se necesita unidad y claridad.

Frente a la estrategia «uribista» se requiere mucha creatividad y cierta frescura irreverente. Hay que ridiculizar inteligentemente a Uribe, sacarlo de su terreno moralista, descontrolarlo con humor y alegría, no caer en sus trampas mediáticas.

Todo en él es pose, apariencia, provocación, astucia y malicia. Y tiene asesores, dinero y experiencia para hacerlo. ¡Pilas!

E-mail: ferdorado@gmail.com / Twitter: @ferdorado

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?