Sábado, 26 de noviembre de 2022. Última actualización: Hoy

LA MÚSICA -II-

El miércoles 22 agosto, 2018 a las 10:18 am
LA MÚSICA -II-

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy

LA MÚSICA -II-

La música no está en las notas del pentagrama o en los tubos de metal o madera ni en las cornetas o las gordas tubas. Ni siquiera en la mente de quienes idearon la Novena Sinfonía o Cascanueces. El aire la lleva en sus venas, la selva en su ambiente, el universo en todo el redondel y llega a las estrellas. Nuestro oído es sordo o ya se acostumbró a ella. Porque el ser humano no puede vivir sin ser llamado por ese gnomo invisible pero audible de las notas vagarosas.

El Universo es posible por la música que produce cuando gira sobre su eje. La oyen los polos, los mares, los abismos, los montes y se baña cantando en los riachuelos y los ríos. Es como su conciencia o su respiración. El Universo, organismo vivo, da a luz el Sol, la Luna, los Vientos que fecundan las semillas iniciales. Esa música despierta cuando el semen se activa y el cigoto madura. Y hace posible la felicidad de existir de cuanto vive.

La música recita sus notas sin necesidad de un instrumento. Las lleva el viento en su pico y aparece sobre la plantas cuando reciben el polen dador de su potencia creadora. Las notas del Universo a toda hora están sonando. Se mueve al ritmo de ellas y con su rápido pero insensible vuelo en redondo, recrea en su recorrido a todas las criaturas que habitan sus espacios.

El Universo es un motor en movimiento. No ruge ni truena, ni asusta cuando gira. Produce unos sonidos virginales, originarios, que salen de su seno como de un motor del que brotan sonidos de criaturas recién nacidas. Es un motor que gira sobre su centro y en él y de él nacen todas las «cosas» o criaturas. De su movimiento infinito se desprenden como partículas, origen de cada serie de los seres que habitan el Mundo. Y al nacer o desprenderse del vientre originario nacen de cada miríada de seres, unos sonidos que se convierten en una música celeste.

Tal música llena el ámbito por donde rueda la bola del Universo mundo. Y el mundo se envuelve en su misma capa vitelina que es el  sonido y sale de él cuando gira para sostenerse erguido. Todo el día, cada hora, minuto y segundo hay música en su rodar dando vueltas. ¿De un coloso como el Universo, cómo será su canto, su melos y su sonido? Parecería que sería un grito peor que El Grito de Munch: Con una bocota abierta y un profundo gemido, como leona en el momento del parto.

Pero no. El sonido del Universo, su música es apenas musitada en el oído del aire. Apenas si tiene tiempo en su carrera loca de recoger la melos en su veloz tránsito. Pero la música se ha producido y no deja de sonar por los confines del Ártico y Tierra de Fuego. Todo el orbe ha quedado enmusicado.

20-08-18                                                            10:07 a.m.  

**************************************

Otras publicaciones de este autor en: https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/opinion/leopoldo-de-quevedo-y-monroy/

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?