Jueves, 1 de diciembre de 2022. Última actualización: Hoy

La “mala leche” del periodista

El lunes 30 mayo, 2016 a las 6:00 pm

Fue una coincidencia haber asistido la semana pasada al Club Los Andes con la intención lograda de cubrir un evento convocado por el concesionario Nuevo Cauca, que tiene a su cargo la rehabilitación y mejoramiento de la calzada Santander de Quilichao – Popayán, y la construcción de la segunda calzada (Ver http://bit.ly/1TTnTWY).

Fue una coincidencia, decía, porque el día anterior había publicado una crónica titulada “Payaneses tendrían que pagar 120 mil millones por peaje urbano fracasado” que hace referencia al pleito que mantiene desde hace unos 20 años el clan de los Solarte Solarte con el Municipio de Popayán y que no ha tenido solución todavía. Se espera que un tribunal de arbitramiento sea el que decida.

El acto de presentación del proyecto fue presidido por el gobernador del Cauca y el ingeniero Libardo Sandoval Pacheco, director de las obras que hacen parte de lo que han llamado la “Segunda Ola de Cuarta Generación de Concesiones”, cuyo concesionario, Nuevo Cauca, preciso, también pertenece al clan de los Solarte Solarte.

Al gobernador lo acompañaban algunos de sus secretarios y asesores, entre ellos, Jimena, sectretaria de Planeación, consultora, contratista del Estado y comunicadora social, hermana de Luis Fernando, quien era alcalde de Popayán cuando, a principios de los años noventa firmó el contrato de concesión a los Solarte con la intención frustrada de ponerle a Popayán el primer peaje urbano de América Latina.

La directora de la Red de Solidaridad Social en Bogotá durante el gobierno de Andrés Pastrana, también secretaria de Planeación del gobernador Chaux Mosquera y candidata malograda a la alcaldía de Popayán en las pasadas elecciones, Jimena, al verme se me vino encima, creí, equivocadamente, que a saludarme, pero delante de Oriana, quien la acompañaba, me espetó un sonoro “usted es un periodista de mala leche”. Por su rostro, desencajado a lo Paloma, entendí el mensaje en su verdadera dimensión, aunque ella cree, desatinada, que le salió elegante y protocolario.

Jimena sí había entretejido todas las casualidades, y por eso me esperaba. No le había gustado que yo informara sobre el contrato en el que uno de los protagonistas era su hermano, ni quería que se supiera sobre las consecuencias que caerán sobre todos los payaneses; irónicamente, me recordó que ella dizque también es periodista. Medio aturdido sólo atiné a responderle ¿mala leche, yo?

Pensé, como lo deduce cualquiera que lea que los ‘patojos’ tendrían que pagar como 120 mil millones por el peaje urbano fracasado (http://bit.ly/1Wu3ytl), que el ‘mala leche’ podría ser quien el 24 de diciembre de 1993 le regalaba de Navidad a Popayán un peaje urbano, o el del clan Solarte que tiene enredado al Municipio de Popayán, o el del juzgado que falló en primera instancia, o el del tribunal administrativo que sentenció en segunda instancia en contra de la administración pública, o el Consejo de Estado, o la Corte que también dio sus dictámenes, o los alcaldes de Popayán en los últimos 20 años, todos involucrados en semejante jaleo, para bien, o para mal. No; para la supuesta periodista, el ‘mala leche’ no era ninguno de los anteriores, resultó ser el periodista que consignó la noticia que debía conocerse en Popayán, y en toda Colombia.

A pesar de ella, seguiremos informando, eso sí, sin pedir permiso a quienes se creen que por tener un poquito de poder pueden pisotear a los demás.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?