ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 3 de marzo de 2021. Última actualización: Hoy

LA LÍNEA Y LA PAZ: DOS SUEÑOS POSIBLES

El jueves 10 septiembre, 2020 a las 2:35 pm
LA LÍNEA Y LA PAZ: DOS SUEÑOS POSIBLES

LA LÍNEA Y LA PAZ: DOS SUEÑOS POSIBLES

LA LÍNEA Y LA PAZ: DOS SUEÑOS POSIBLES

CREPITACIONES 2020

Sin duda alguna, el pasado jueves 4 de septiembre de 2020, pasará a la historia de Colombia en la era de la ingeniería nacional como la fecha clara y precisa en que por fin vio a la luz el famoso túnel unidireccional de La Línea en plena Cordillera Central, entre Calarcá (Quindío) y Cajamarca (Tolima), el más largo de Latinoamérica y el más extenso, con 8, 6 kilómetros de largo, y que según sus antecedentes fue planeado en 1902, hace 118 años, por una idea de esas que en un principio las llaman “locas” de parte del ingeniero Luciano Battle, explorando los valles del Huila y del Tolima, sobre la urgente necesidad de atravesar esa cordillera, para unir el occidente y el centro de Colombia.

A simple vista, observando el diagrama esquemático y espectacular de La Línea, junto con el trazado del túnel principal, y los tres complementarios, comprendemos que es una obra colosal y que fue una proeza de ingeniería realizada por 6.050 obreros e ingenieros, cuyos nombres aparecen en el llamado Monumento de los Héroes, ubicado en el peaje del Quindío, durante 11 años de trabajo interrumpido, desde 2009.

Ante la majestuosidad de La Línea y las obras realizadas, se me ocurrió hacer un parangón entre la misma y el proceso de paz y el Acuerdo Final de La Habana, encontrando algunas similitudes importantes y dignas de comentar. En primer lugar, la inmensa forma triangular de la montaña en sí misma, con su vértice superior a 3.250 metros de altura, era como ese anhelo de hallar la paz, de parte de los colombianos de bien, después de 52 años de guerra con las FARC, la guerrilla más antigua de América, y que produjo tanto dolor, costos humanos, lágrimas y sufrimientos de toda clase, siendo una utopía al comienzo, una misión imposible, pero se concretó finalmente luego de diálogos intensos que se iniciaron en Oslo (Noruega) y finalizaron en La Habana (Cuba), al igual que ese sueño de atravesar la gran cordillera, que comenzó con esa idea loca de hacerlo, hace más de un siglo.

Siguiendo con el parangón entre los dos sueños y utopías que han marcado a Colombia, oficialmente en el año 2014, hace 16 años comenzaron las primera excavaciones lentamente metro a metro, con mucha paciencia y trabajo tenaz, solucionando muchas dificultades de todo tipo, hasta geológicas como la famosa falla de Soledad, muy inestable, que lograron contener técnicamente. De la misma manera, a la par, el proceso de paz, comenzó en el 2012, siguió durante 4 años más, clausurando los diálogos en agosto de 2016, firmándose en Cartagena el 26 de septiembre del mismo año. Luego siguió el episodio triste del plebiscito, orquestado por Uribe y sus áulicos, que intentaron dañar lo conseguido (a la manera de la falla geológica de La Soledad), pero se impuso la razón y muchos sectores políticos amantes de la paz, lograron el acuerdo final del Teatro Colón, el 24 de noviembre de 2016.

En conclusión, el Acuerdo Final de La Habana y el túnel de La Línea, son dos ejemplos colombianos muy patentes que indican que los sueños son posibles, a costa de esfuerzos y sacrificios y pensando siempre en grande, por un país distinto, que valga la pena.

**********************

Otras publicaciones de este autor

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?