ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 11 de diciembre de 2019. Última actualización: Hoy

La izquierda contaminada

El domingo 8 junio, 2014 a las 6:51 pm
Gloria Cuartas

Gloria Cuartas Montoya 

Activista por la Paz, ex Alcaldesa de Apartadó, Ganadora Premio Mundial de Derechos Humanos, Trabajadora social

Yo hago parte de la izquierda contaminada.

Sí, tengo que decirlo, no soy la misma mujer que llegó al municipio de Apartado y vivió la guerra y la vive, Apartadó cambió mi vida. Me contaminó el corazón sentir el dolor y la incertidumbre de la gente en medio de la muerte selectiva que determinó quién podía quedarse en una región y quién no.

Me contaminó los oídos escuchar el llanto de las mujeres buscando a sus maridos y sus hijos en las bananeras, en las orillas de los ríos y en el río. Me persigue el llanto de los perros que permanecían al lado del cuerpo de los hombres y mujeres que los habían cuidado. Nunca más las noches fueron diáfanas ni tranquilas porque en medio de la oscuridad la muerte avanzaba imponiendo lógicas de poder sobre los cuerpos de las mujeres. Nunca más pude estar tranquila porque supe que el poder militar convivió y convive con el ejército paramilitar cuidador de los bienes de unos pocos.

Soy de la izquierda contaminada que ha visto a niños y niñas perder el sueño y la utopía porque los municipios privilegian la inversión en la llamada » seguridad armada» y ocupa segundo lugar la inversión en salud, educación, vivienda.

Soy de la izquierda contaminada que hace todos los esfuerzos por entender que las insurgencias han creado territorialidades de poder que se enfrentan al poder hegemónico del Estado y han generado otras formas de habitar los territorios.

Soy de la izquierda contaminada que entiende que el modelo económico y el desarrollo del Estado que privatizando lo público ha logrado romper las organizaciones sociales en ese afán de sobrevivir.

Soy de la izquierda contaminada que cree que los Estados Unidos tiene la obligación de respetar nuestros asuntos internos y no seguir utilizando nuestro territorio como campo de batalla contra nosotros y América Latina.

Soy de la izquierda contaminada que ve en Santos el cumplimiento de una agenda internacional que le obliga pactar acuerdos de paz.

Soy de la izquierda contaminada que NO acepta el uribismo como alternativa porque sabemos que su plan de muerte y su metodología de negociar sin ceder es ya agenda probada de exterminio.

Ya no soy la misma, por eso quiero un proceso de paz que permita a mi vida de mujer volver a creer y tranquilizar mi corazón, un proceso que nos ayude a fortalecer un frente amplio donde logremos superar el modelo económico excluyente que ha profundizado la guerra imponiendo sus intereses.

Si no nos toca la paz, por lo menos empujamos para que pueda ser, considero que alivio mi alma este 15 de junio diciéndole a Uribe que no estoy dispuesta a seguir viviendo en medio de la guerra, que sus prácticas totalitarias de exterminio me asustan, que yo sé de su capacidad de imponer la crueldad.

Soy de la izquierda contaminada que quiere y merece vivir en paz.

También te puede interesar
Deja Una Respuesta