Lunes, 5 de diciembre de 2022. Última actualización: Hoy

LA INTOLERANCIA, UN VENENO

El viernes 24 mayo, 2013 a las 9:15 am
Tatiana-Ramirez

Por: Tatiana Ramírez

“La intolerancia empieza en casa, en ese mismo instante cuando las personas se faltan al respeto no solo de manera física, sino de manera verbal, incluso irrespetando sus pensamientos solo porque son diferentes, lo que no significa que todo este mal, es válido pensar de otra manera.”

Hablar a espaldas de alguien, criticar, chismosear, chantajear, provocar agresión, tener comportamientos obsesivos, evadir la mirada, son ejemplos de ira pasiva. La intolerancia se ha convertido en un veneno que extingue nuestro propio ser, nuestra existencia, ejemplo de ello es la ira agresiva que se puede desencadenar, simplemente porque dos personas discuten sus diferentes ideologías, a tal punto que una simple conversación termina siendo un campo de batalla.

La indiferencia, la poca sensibilidad de algunas personas, hacen cometer actos frívolos, como el hecho de negarse a ceder una silla a un anciano, una mujer embarazada o a alguien que lo necesite, recibiendo entonces insultos o agresiones de cualquier tipo, que pueden conllevar a la muerte por la falta de tolerancia y de civismo. Los expertos mencionan que la intolerancia es reflejo de la ira que a pesar de ser una emoción primordial, natural y de producir una acción correctiva, cuando no es contralada afecta negativamente la calidad de vida personal o social.

En la actualidad resulta temeroso para muchos salir a las calles, ir a una discoteca, donde simplemente por mirar mal a alguien ya te están apuntando con un arma. Cada vez son más los niños o adolescentes con problemas de matoneo y lo viven silenciosamente. Es que la ira se transforma en locura y solo cuando despiertas, te das cuenta de los actos trágicos que se han cometido bajo un simple efecto emocional que aparentaba ser inofensivo.

Solo cuando una persona aprende a ser tolerante, convierte un acto que pudo terminar de manera fatal en una acción positiva, así se desencadena una serie de acciones ciudadanas en las personas que aprendieron la lección. Aún podemos aprender a ser tolerantes y hacer de la ira una emoción segura en los días siguientes a nuestra existencia.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?