ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 22 de octubre de 2019. Última actualización: Hoy

La información del DANE y su relación con el desarrollo

El lunes 22 julio, 2019 a las 11:50 am
Imagen: Dane

La información del DANE y su relación con el desarrollo

La información del DANE y su relación con el desarrollo

Lo expuesto por el DANE, según el cual muy cerca de la mitad de la población del Cauca vive con menos de 230.000 pesos mensuales, no es asunto nuevo, es dolencia anacrónica, producida por los desequilibrios estructurales que se han señalado hace tiempo, pero que poco se ha hecho para superar.

No ha sido esta problemática agenda de la política con visión objetiva, razón por la cual en estas regiones crece la oposición a los partidos tradicionales, porque se percibe su ausencia en estos temas.

No analizar con la debida atención los anuncios preventivos, como actitud de responsabilidad, llevara a toda la población a sufrir inseguridad, desconfianza, mal vivir y desde luego violencia.

Se debe encontrar las causas por las cuales un territorio con tan nombrados factores que se deberían tener como elementos para ser una zona prospera, por el contrario, soporte los peores indicadores de pobreza y de miseria, sin señales de tan siquiera subir una escala en el proceso de desarrollo.

En donde se envolató su historia, su geografía, su cultura, su diversidad, su universidad, si todo parece perderse en la peor encrucijada de todos los tiempos, la desesperanza obliga un examen a fondo, sin las falsas posturas de que por el respeto, se oculten razones y responsabilidades.

Corresponde partir de una realidad, el sistema gira bajo la premisa del libre comercio y la empresa privada, en donde la competencia debe dar el equilibrio, y desde luego como está establecido en el mundo, bajo condiciones normatizadas para permitir la vinculación de muchas personas a sus procesos y a sus beneficios, poco cierto en el Cauca.

En este territorio, las deficiencias de las estructuras económicas, entendidas como las condiciones sobre las cuales se mueve la producción, específicamente la agropecuaria; en su mayoría generan pobreza por la mala distribución de la tierra y por el uso inadecuado de los suelos, ocasionando baja productividad.

Ligeramente en muchos casos se pretende señalar a las tierras dedicadas a la agroindustria y a las de los resguardos indígenas como de poca eficiencia, ambas son productivas bajo diferentes concepciones, las primeras tienen alta generación de puestos de trabajo y las segundas bajo otra visión agroecológica, producen y mantienen la relación con la naturaleza, como en la práctica se da con el bosque y con el agua.

Grave la “minifundización” en el espacio rural, que no permite obtener ingresos mínimos para satisfacer las necesidades básicas, aun con cultivos de expectativa como lo era el café, ahora amenazado por el comercio y la producción mundial, en poder de los monopolios de la globalización y de los capitales financieros en la Bolsa de Nueva York.

Cómo hacer equidad si mientras el promedio de la finca cafetera campesina está en menos de una hectárea, la multinacional irlandesa Smurfit Kappa utiliza más de 26.000 hectáreas de la meseta, casi urbanas, para plantar bosques comerciales de largos periodos de aprovechamiento, de ínfima generación de puestos de trabajo, y de nula irrigación de riqueza, por cuanto aquí no adelanta valor agregado más allá de afectar la vía Panamericana.

El Valle del Patía sin la estructura adecuada para hacer agroindustria y lograr productividad y reorganización social, con el Macizo Colombiano arriba, no tener suministro de agua, explica los datos del DANE.

La Bota Caucana no tiene ni siquiera levantamiento cartográfico para adelantar los mapas catastrales, menos infraestructura, vergüenza debe dar, los llanos inmensos de Descanse, son una despensa alimentaria perdida, seguramente porque allá no hay votos.

La Costa del Pacifico, en otros tiempos lugar de las minas de oro de tantas riquezas, de bosques y de peces, girando en el desespero de sus gentes mientras aquí no se modifica la idea de que el progreso para esta región no es la vía terrestre, sino las formas locales de producción y desarrollo.

Lo grave del tema es que se está a pocos meses de una nueva elección de gobiernos locales, y poco o nada se ha dicho de estos asuntos tan delicados, porque de una manera o de otra son la fatiga que se explota para condicionar a los electores, bajo el atractivo de la promesa o de la emoción lánguida de los partidos tradicionales.

La producción agropecuaria, como base de la dinámica de la economía en el Cauca, debe tener toda la atención, sembrar nuevos cultivos, hay también desde luego, muchas tierras sin uso, sin cultivo, cuantas hectáreas en algunos casos, bajo el disimulo de unas pocas vacas, que pastan para que engorde el valor de la tierra.

*************************************

Otras publicaciones de este autor: CLIC AQUÍ

Deja Una Respuesta