Domingo, 20 de octubre de 2019. Última actualización: Hoy

La ganadería en el norte del Cauca

El lunes 15 abril, 2019 a las 2:25 pm

Por Alejandro Guzmán Maldonado

Cuando nos referimos a la calidad de la producción ganadera debemos tener en cuenta que la producción de leche y carne orgánica es a pequeña escala mientras que la producción ganadera a gran escala no lo es. El exponencial aumento de la población mundial exige alta productividad de los alimentos y por lo general esta alta productividad esta asociada a tecnologías que no son completamente limpias u orgánicas. La producción orgánica esta destinada a pequeños y exclusivos mercados.

Las políticas públicas en el contexto colombiano parecen privilegiar más la producción ganadera a gran escala. En este sentido Colombia se asemeja más a la historia agraria Inglesa dónde se apoyó la gran agricultura comercial y se diferencia del caso Francés dónde se apoyó la pequeña agricultura familiar.

Son modelos con diferentes tecnologías de producción agropecuaria. Dado que toda elección implica renunciar a algo el caso inglés escogió un mayor crecimiento económico del sector agrícola en detrimento de la calidad de sus alimentos y el caso francés escogió una mejor calidad de sus alimentos en detrimento del crecimiento económico agrícola.

El caso de la ganadería de doble propósito en el valle del rio Cauca sirve de ejemplo para explicar la disyuntiva que acabamos de plantear y que se podría establecer entre diferentes modelos de crecimiento del desarrollo agrícola y sus implicaciones para la calidad de la carne y la leche.  

En la historia rural y ganadera del norte del cauca encontramos un mestizaje del hato ganadero. A lo largo del tiempo se ha formado y producido un tipo de ganado criollo que lentamente ha ido adaptándose a las condiciones agroecológicas de la región. La adaptación del ganado criollo se observa en la progresiva resistencia a las enfermedades tropicales. Este fenómeno natural que se desarrolla lentamente en el tiempo produce carne y leche más orgánica y de mejor calidad a la que podrían producir razas puras como Brahmán o Simental. El ganado criollo al ser más resistente requiere de menos medicamentos que las razas puras que contaminan la carne y la leche. Adicionalmente la estructura de costos y de ingresos es diferente entre las dos razas: el ganado criollo es menos costoso en insumos y menos productivo en carne y leche en comparación al ganado puro. Finalmente, es en las ganaderías de pequeña y mediana escala donde más frecuentemente encontramos ganado criollo.

Propongo aumentar la rentabilidad de la producción de carne y leche vía precios al productor así muchos economistas crean que esto pueda generar inflación o pueda distorsionar la eficiencia y el esquema de incentivos. En primer lugar, la rentabilidad ganadera de las ganaderías criollas tradicionales se encuentra en un mínimo global (teniendo en cuenta las brechas tecnológicas y de productividad) que no permite el ahorro y la inversión para un cambio técnico a través de la introducción de innovaciones como las razas puras. En segundo lugar, para lograr adaptabilidad al mercado y al medio ambiente hay que trabajar con los agricultores que tienen una mentalidad tradicional – la mayoría – para que no rechacen el crecimiento económico para que no sean marginados por el mercado. Y tercero, lograr contratos con los compradores de leche para que haya menos riesgos y más estabilidad de ingresos.

Lo anterior debe hacerse en un ambiente liberal sin incursionar en agremiaciones que generen  monopolios o que restrinjan las posibilidades de innovación.  Se trata de desarrollar una economía sostenible ambiental, social y económicamente en la región del norte del cauca. Este tipo de economía debe tener equilibrios financieros de los agricultores junto con equilibrios en la diversidad ambiental y productiva. Pensar en políticas públicas que promuevan este tipo de modelos mixtos en economías con desarrollos desequilibrados puede propiciar economías externas e inducir decisiones que generen mayor bienestar. 

Para leer otras columnas del autor aquí

Deja Una Respuesta