Lunes, 6 de abril de 2020. Última actualización: Hoy

La Fundación Santa Luisa de Marillac cree en la inclusión

El miércoles 19 febrero, 2020 a las 9:46 am

Redacción: Yaritza Cassiani

Hace más de dos décadas, en el municipio de Puerto Tejada, Cauca, existe una institución dedicada a la educación de personas con discapacidad, la cual nació por iniciativa de las damas de la sociedad de San Vicente y hermanas de la caridad.

Durante su apostolado en esta localidad las voluntarias “hallaron un gran número de personas escondidas, amarradas y excluidas por su condición”.

Ante este panorama el grupo unió esfuerzos para ofrecerles alimentación, terapias, recreación e incluirlos en la sociedad, se ingeniaron el plan padrino y poco a poco la labor creció hasta convertirse en la Fundación Santa Luisa de Marillac.

Cuenta Sor Dora Isabel Soto Salazar, quien forma parte de la fundación, como han evolucionado con el pasar del tiempo: “al principio nos sosteníamos con el bingo anual, venta de alimentos y otras actividades; en el 2016 pasamos a ser operador del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar ICBF, actualmente diferentes organismos nacionales e internacionales nos ayudaron con la infraestructura, lo que nos permite tener unas instalaciones confortables y brindar un buen servicio”.

Para Sandra Cristina Delgado, directora del centro, cada espacio fue diseñado desde la inclusión pensando en las necesidades de los jóvenes; tienen el aula de sistemas, un taller de panadería que busca enseñarles un oficio para que perciban ingresos económicos y puedan desenvolverse en  la vida.

También hay un salón de juegos y una sala de estimulación cognitiva donde practican la lectura comprensiva a través de imágenes, pero el área más novedosa que cautiva la atención de quien ingrese es el aula de motivación multisensorial.

Este es una zona terapéutica, con aromas, peluches y figuras proyectadas en las paredes a través de una gama de luces, aunque cualquier niño puede hacer uso de ella, se utiliza para aquellos  que tienen una discapacidad a nivel comportamental

Más de 150 chicos son atendidos en la fundación Santa Luisa de Marillac, 74 con discapacidad y el resto son infantes del sector que se encuentran en condiciones de vulnerabilidad.

Para las religiosas es importante que los niños con discapacidad ingresen a la escuela: “La fundación Santa Luisa de Marillac cree y le apuesta a la inclusión educativa, porque entendemos que la escuela es lo más parecido al mundo para nuestros chicos. Hay compañeritos que los acogen, que los apoyan, pero también hay otros que los rechazan, les dan la espalda, que los ignoran y ese es el mundo tristemente para nuestros muchachos”. 

“En Colombia son muy difícil los procesos de inclusión, pues hay una gran distancia entre lo que dice la ley y entre lo que realmente se vive”, agregó Dora.

Uno de los logros más valiosos de la fundación, que demuestra las capacidades y habilidades de los jóvenes que la conforman es la orquesta musical, está a amenizado varias reuniones de diversa índole: “La orquesta es una maravillosa puesta en escena que nos invita a abrir los ojos y el corazón para analizar lo que una persona con discapacidad puede hacer” indicó Dora.

Para el 2020 son dos los retos de la fundación, el primero capacitar a los jóvenes en panadería y el otro es que la orquesta conquiste nuevos escenarios, para que a través de estas actividades sus integrantes perciban un ingreso fortaleciendo así los procesos de inclusión.

También te puede interesar
Deja Una Respuesta