ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 25 de mayo de 2022. Última actualización: Hoy

LA ESCRITURA SOBREVIVE

El miércoles 5 enero, 2022 a las 3:48 pm
LA ESCRITURA SOBREVIVE

LA ESCRITURA SOBREVIVE
Antología de columnistas / Reflexiones de nuestro tiempo
(I)

Donaldo Mendoza

El año 2021 terminó con la presentación de este libro, el 30 de diciembre. El solo verbo «sobrevive» describe lo que pasó con el periodismo en año y medio de rigurosa pandemia; sin aviso previo, el periódico impreso dio un giro de 180 grados hacia el periódico virtual. Los periódicos de todo el mundo se vieron a gatas para sostener económicamente sus plantas de personal, adaptarse a las volandas a nuevas tecnologías y ganar también nuevas audiencias. En suma, El Nuevo Liberal sobrevive.

La idea de aventurarse a editar un libro desde esa experiencia fue luminosa, por las connotaciones históricas del momento. El director de El Nuevo Liberal, Danilo Reinaldo Vivas Ramos, interpreta esta crucial coyuntura en la presentación que hace de este volumen de más de 400 páginas. En efecto, hoy más que nunca se hace necesario “formar ciudadanía” para tiempos difíciles, a partir de ‘la palabra escrita’ como vehículo de comunicación humana, llamada a “sobrevivir y a expresarse con mayor fuerza”, para no ser inferior a calamidades, por más duras que sean.

El libro reúne textos de 38 columnistas y dos caricaturistas. Además de un homenaje a tres asiduos colaboradores del periódico que ya no están con nosotros: Jorge Muñoz Fernández y Jorge Muñoz Fernández. El diseño y diagramación estuvo a cargo de Antonio María Alarcón Reyna. Laurentino Tello fue responsable de la redacción, y Alexánder Paloma de las fotografías. Gracias a El Nuevo Liberal y a La Imprenta del Cauca S.A., (2021), este libro llegará a las manos del lector.

Cada columnista colaboró con cinco artículos, seleccionados por ellos. Cinco escritos que en su autonomía son como mini libros dentro de la antología. En consecuencia, hacer la reseña del libro obliga a referirse a esos «minilibros», siguiendo la fórmula de seleccionar un artículo por autor; para ello opté por textos que transpiraran una atmósfera atemporal; es decir, cuyo legado se mantiene vigente más allá del momento en que fueron escritos: trascienden «el periódico de ayer», oprimido por los cinco interrogantes (¿Quién? ¿Qué? ¿Dónde? ¿Cuándo? y ¿Por qué?) que sustentan una noticia.  

En orden alfabético, el volumen se abre con el líder social y político WALTER ALDANA QUICENO. En esa condición, Aldana envía una “Carta a los actores armados en el Cauca”. Armado solo de la palabra, Walter Aldana hace de mediador del campesino, del obrero citadino y de los pueblos afros e indígenas, a fin de que estos tengan la vida digna que merecen, ensombrecida hoy por un “estado centralista”. LUCY AMPARO BASTIDAS PASSOS observa detrás de su lente de arquitecta. Se duele del estado actual “del recinto ferial” en que se ha convertido el Parque de Caldas, frente a la mirada ciega de mandatarios y legisladores locales. Ironiza con la «Ciudad blanca», que en la sala de la casa huele mal y es contaminada con ventas en andenes, congestión y ruido. CARLOS ELÍAS CAÑAR SARRIA, desde su condición de abogado y docente nos da cátedra en “Latinoamérica y la democracia”. Va a los orígenes mismos de la democracia para demostrar la falacia en que la han convertido en esta parte del mundo, y establece una tesis inequívoca: “La democracia se concibe indisolublemente ligada a la igualdad y a la libertad… El poder procede del pueblo y en su beneficio debe recaer su acción”. La abogada CLARA INÉS CHAVES ROMERO, en su escrito “La fábula colombo-venezolana” quita el antifaz de las maltrechas relaciones entre los dos países hermanos que hoy se niegan mutuamente– para dejar a la vista la mezquindad de la política: sufrimiento y escasez del lado venezolano, y del lado colombiano el incumplimiento en la implementación del Acuerdo de Paz.

El ingeniero civil, HUGO ALDEMAR COSME VARGAS, nos convoca: “Todos somos Popayán”. Lo suyo es un clamor por el estado actual de orfandad de la ciudad, un “¡nostálgico pozo de olvido!” La ciudad, en otro tiempo “llamada a representar un gran papel en la historia de América”, se muestra hoy en un estado lamentable. Un vacío histórico que podría allanarse si se promueven verdaderos líderes cívicos. GISELLE DELGADO TEJADA fabula desde su condición de escritora. A través de su escrito “Las marranadas”, Giselle alegoriza en dos animales a una «ciudad desbaratada»: el famélico caballo que arrastra en la carretilla a un rozagante marrano que va camino al sacrificio. Son destinos análogos: la ciudad duerme y se despierta “sin Dios ni Ley”. HORACIO DORADO GÓMEZ, funge como el más veterano de los columnistas de este diario payanés: “hace 25 años escribe”. Como contador público de profesión, Horacio lleva la contabilidad de personajes representativos de Popayán. De Josefina Muñoz Martínez, «reconocida como doña Chepa», nos dice, en “La Dama de la gastronomía”, cuando aún vivía: “Tiene una dulzura y una sensibilidad fuera de lo común”. Y de sus sensitivos manjares destaca: panqués, tortas, volovanes y aplanchados. NICOLÁS ESCOBAR BEJARANO, se presenta como ‘estudiante de pregrado en Derecho y Comunicación Social’. Desde una óptica racionalista se pregunta: “¿Qué hay después de la muerte?” Y sin visos de duda, responde: «Todo lo que se ve antes de morir son alucinaciones visuales, que se dan por el propio proceso de muerte neuronal. No hay luz al final del túnel, no hay otra vida, no hay consuelo».

FRANCISCO ESCOBAR DELGADO. Un insigne matemático que de la Costa nos trajo su saber. Por donde camina lo sigue un aura de números. Su estilo en la escritura es la didáctica; y en su artículo “La naturaleza, Dios y la Matemática”, enseña que: «…el universo está hecho matemáticamente, y quien lo hizo es un gran físico y matemático …y todo lo hizo Dios, con movimiento y con leyes, que son leyes también de la Naturaleza». GRACE PATRICIA GALLEGO SUÁREZ, dice que las letras le llegaron “como un regalo de los dioses”. Y desde esa dimensión presenta a “Elvio Cáceres: el poeta de la calle”. Y se extasía en sus versos: «cuanto más juego, más tierno, cuanto más tierno más sencillo, fui peón por largo tiempo de mi llanto, fui lanza suicida de mi canto, caballero en la derrota de mi risa, soy torre equilibrada en mi existencia, ¡y rey que ama a su dama!». JESÚS HELÍ GIRALDO GIRALDO. Ingeniero civil. Vidente del actual estado de cosas, sentencia: “Colombia necesita muchos líderes”. El líder es un ser carismático por excelencia. Su santo laico es Diógenes, dado que «Liderar es iluminar el camino». Y no solo Colombia, «el mundo necesita líderes que señalen el camino a seguir, que eleven el espíritu de quien camina a su lado».

**************************

Otras publicaciones de este autor en Proclama del Cauca y Valle:

Donaldo Mendoza
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?