Martes, 19 de octubre de 2021. Última actualización: Hoy

LA DIFICIL TAREA DE SER ARTISTA

El sábado 30 agosto, 2014 a las 1:51 pm
Tatiana Ramírez Sandoval

Por: Tatiana Ramírez Sandoval

Cuando hablamos de un artista, lo primero que llega a nuestra mente es un músico, caricaturista, bailarín, entre otros, la lista sería interminable si siguiéramos mencionándolos, lo cierto es que hay mucha diferencia entre ellos, de alguna manera cada uno hace todo lo que este a su alcance para sobrevivir en una sociedad donde el arte es subvalorado.

Las plazas cada vez están más llenas de artistas haciendo diferentes actividades. Los caricaturistas se ganan la vida haciendo retratos humorísticos a los transeúntes por costos reducidos porque muy pocas personas están dispuestas a pagar lo que vale en realidad su trabajo.

La música tiene la facilidad de cambiar fácilmente el estado de ánimo sin importar que vayas en un tren, en el metro, en un colectivo o que lo esperes en alguna de sus estaciones, mientras un músico interpreta con su propio estilo, una melodía de Beethoven o una cumbia típica de su país. Si su trabajo es valorado, una moneda o un billete terminará siendo depositado en el estuche de su guitarra o en un sombrero.

Pero dónde quedan las ideas mágicas que tienen los artesanos para sus creaciones, quienes se pasan viajando, aprendiendo de otras culturas, para ganarse la vida vendiendo pulseras, atrapasueños, collares, etc., aun sabiendo que en ciertos lugares que visitan, algunas veces tendrán que vender muy barato sus diseños, porque en ese momento no tienen nada para comer.

Otros sin embargo, como los diseñadores, publicistas, comunicadores, prefieren convertir en realidad sus ideas, comienzan un emprendimiento que muchas veces no saben hasta dónde los llevará, es que eso de tener que aguantar a un jefe que se siente a su lado para decirle haga esto o lo otro, no es para todo el mundo.

La vida de un artista no es simplemente eso, es tener valentía para afrontar situaciones difíciles, es saber manejar la fama con humildad, es aprender a ignorar a los egocéntricos que cuelgan su diploma en la pared y que son felices porque creen que ser profesional les da más poder que a un artista empírico. Yo soy artista pero mi trabajo también vale.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?