ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 26 de noviembre de 2020. Última actualización: Hoy

LA DERROTA DE DONALD TRUMP

El domingo 8 noviembre, 2020 a las 11:31 pm
LA DERROTA DE DONALD TRUMP
Imagen tomada de: https://www.semana.com/

LA DERROTA DE DONALD TRUMP

Néstor Raúl Charrupí Jiménez

Nunca antes en la breve historia del imperio norteamericano, se había visto un presidente con las características de Trump: atrabiliario, pantallero, misógamo, racista, medio mentiroso; todo lo cual seguramente usual en la procedencia habitual de sus negocios privados, pues se trata de un mundo cerradamente capitalista, como el de los Estados Unidos.

Este señor llegó a la Presidencia sin utilizar las buenas maneras, habituales en los políticos de carrera, vapuleando a su antojo a su oponente, una mujer como Hilary Clinton quien se había caracterizado por la sindéresis y prudencia, incluso hasta para manejar públicamente las infidelidades de su marido.

Creíamos que toda esta actitud respecto de Hilary no era más que un histrionismo para llegar a ser presidente, pero nos equivocamos; en efecto, llegó y con semejante cargo en sus sienes, el de presidente de los Estados Unidos.

Exacerbó al máximo sus proverbiales histrionismos, amenazando y “cañando” a quien se le vino en gana, incluso hasta humillando presidentes, como lo hizo en cierta ocasión con un leal incondicional, además medio servil, como Iván Duque.

Se retiró de acuerdos multilaterales como los del medio ambiente; despreció las recomendaciones médicas para un ambiente sano, folclorizó la pandemia del coronavirus a costa de 250.000 muertos; recomendó tomar insólitamente desinfectantes como vademécum para curar ese mal; se retiró abruptamente de la Organización Mundial de la Salud; trató de criminales a su contrincante Biden y a la prensa; jugó con Maduro a la guerra; culpó a los chinos de la pandemia, aunque, simultáneamente dice el hoy presidente Biden que tenía negocios con ellos; no pagó impuestos; estimuló el subyacente espíritu conservador, que repentinamente aflora en los latinos pobres, que se van a vivir a USA.

Aduciendo el manido cuentico político de la exportación del “castro-chavismo”, con el que se incurriría dizque votando por el “socialista” Biden; con esa engañifa ganó en La Florida, en fin, este personaje persuadió a la colonia latina de ese Estado, diciéndoles lo que siempre habían querido oír y, además, se lo creyeron.

Previendo incluso su previsible derrota, no solo por sus no focalizadas estridencias, sino por ese particularísimo manejo de la cosa pública, como si fuese su empresa privada.

Perdió las elecciones, ahora aduce que no ha perdido, sino que le han hecho trampa. Desde luego, sobreestimándose, pues no le quedan sino dos meses en la Presidencia, pero ya, como dicen los mismos gringos, bajo el síndrome del “pato renco o cojo”.

En fin, ganó Biden. América Latina no debe esperar mayor cosa de este nuevo presidente, pues éste pertenece a la misma esfera capitalista, claro un tanto más civilizada, pero al menos, sí se aspira que vuelvan los buenos modales, que nos entendamos con el Derecho de Gentes y que en el caso de Colombia, no se siga estimulando ese vergonzoso vasallaje por unos dólares, a que nos han sometido, obvio con nuestra perversa connivencia, como lo ha hecho Iván Duque y un poco de funcionarios públicos del actual gobierno, que sin ton ni son, se fueron hasta esas tierras, a hacerle campaña política de oficio a Donald Trump, aunque ahora se hagan los de las “gafas”. Y perdieron.

*******************************

Otras publicaciones de este autor en Proclama del Cauca y Valle:

Néstor Raúl Charrupí J.
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta