ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 16 de diciembre de 2017. Última actualización: Hoy

LA COSTUMBRE DE VOTAR

El domingo 16 julio, 2017 a las 7:23 pm

Desde niños oímos de boca de nuestros padres y lo vimos aplicado en los días de elecciones. “Votar es un deber sagrado”. Y se fue grabando en nuestro yo social y cultural. Crecimos y llegamos al día en que cumplida la edad para votar salíamos como borregos a votar. Yo lo hice en las elecciones para Carlos Lleras Restrepo en 1970. … Y lo he seguido haciendo mientras he estado en el territorio nacional. Pero me cansé de ser engañado.

Uno no vota aquí en Colombia, por lo menos, “para que las cosas vayan mejor”. Porque el candidato es muy honesto y va a conducir la economía y la “cosa pública” por el mejor camino. No. Aquí la política está viciada desde hace muchas décadas y siglos. Todo está sesgado, hay telones de fondo que lo tapan. Hay intereses creados, por anticipado, lo dijo el nobel Jacinto Benavente en una obra de teatro.

Detrás del candidato sonriente están los telones del amiguismo, de la trampa, los intereses compartidos, la vaca desmembrada y cortada al gusto. Ya la partija está cuadrada y repartida. No hay tal cultura ciudadana, no hay tal voto sagrado. El voto está cargado, está comprometido. Para unos con tamal y 30 mil pesos en la mano y para otros menos vendidos, con el cuento chino de que está de por medio el interés nacional. “Salvar a la Patria”, “cumplir con un deber sagrado” son las frases de antes y el día de elecciones. Las dicen los candidatos y las gritan sus amigotes en las salas y plazas.  

¿Quién inventaría ese eslogan de que el voto es cosa de Dios, que es deber de la nación, que es cuestión de honor? ¿Y, quién pondría en los labios de los candidatos esa sonrisa funambulesca, esa cara de santo, esas frases lisonjeras y dónde quedarán guardadas sus fatídicas intenciones? Porque todo está arreglado, pactado. La partija está bajo la mesa y los votantes pasan por encima de ella.

¿Quién representa ahora, en este momento, la mejor opción? ¿Quién será el mejor? -Preguntaba esta mañana un señor mayor a su compañero con quien caminaba alrededor del parque en la Ciudad del Sol. Y su compañero más mayor le respondió: “Eso ya está arreglado”. Que Si Fajardo o Lleras, pues será el que será. Pero la partija ya está repartida.

Aquí no habrá cambios, fue la sentencia final en este intercambio de opiniones entre paso y paso. Ahh, la sabiduría popular. La política es así. Cruel y deshumanizada. Todo es promesa fallida, mirar para el otro lado y hacerse el sordo. Que la educación, que la pobreza es nuestra vocación, que los de abajo cada vez están peor. Que la sociedad global, que los compromisos con las Farc, que la Paz ya llegó. La TV, la prensa y la Radio lo pregonan. Es tiempo de reír y soñar, es tiempo de aplaudir y de votar. Y así será… Todo está bien.

14-07-17                                              8:05 a.m.