Sábado, 18 de septiembre de 2021. Última actualización: Hoy

LA CORRUPCIÓN NUESTRA DE CADA DÍA

El martes 13 septiembre, 2016 a las 1:10 pm
Omar Orlando Tovar Troches

Por: Omar Orlando Tovar Troches ottroz69@gmail.com

Al momento de escribir estas líneas, luego de efectuar mi ya desacostumbrado, tour por el parque de las Palomas Caídas del Municipio norte caucano de Santander de Quilichao, y entre los dimes y diretes concernientes al próximo debate electoral o plebiscitario respecto al Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto Armado y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, mire con asombro, ubicadas en el costado sur del parque, unas carpas inflables, las cuales según fui informado estaban allí con motivo de la visita de funcionarios venidos desde la capital, para atender a las víctimas del conflicto armado.

Obstaculizando la movilidad que tan celosamente cuida y promueve la actual Secretaría de Tránsito de este municipio, estaban las carpas dummies y las filas de personas que pretendían ingresar a ellas. Mi primera curiosidad se fue transformando en una especie de regocijo, puesto que allí, infladitos de azul y con todos los letreros de la institucionalidad colombiana, se erigían imponentes, estos símbolos concernientes al proceso de paz, para mandar a callar a cuanto desinformado o desinformador recalcitrante, pretendiera seguir insistiendo en la mentira según la cual, el actual proceso de acuerdo entre la guerrilla y el gobierno nacional no sirve.

Vi las caras de muchas personas que se acercaban para saber cómo iba su proceso, o si aún se podía inscribir o qué papel les hacía falta, como en la canción de J. Luis Guerra: “Eran las cinco de la mañana /un seminarista, un obrero /con mil papeles de solvencia /que no les dan para ser sinceros”, todos y todas juiciosamente esperando y buscando la visa para este otro sueño.

Al acercarme y mirar con un poco más de detalle, vi caras conocidas desde hace mucho tiempo, algunas de ellas pertenecientes a personas establecidas económicamente, con pensión una que otra, con vivienda, una que otra o con trabajo, una que otra, exigiendo con voz imperativa; la obligación del Estado de resarcir su “extrema desventura” de no tener más de lo que ya gozan, haciendo fila y buscando visa para este otro sueño.

Confieso que la curiosidad, que se volvió regocijo y esperanza, súbitamente se volvió amargura, rabia e indignación al comprobar, una vez más, hasta dónde ha llegado la corrupción en Colombia, que ya no es inherente a los funcionarios públicos o privados, que no es solo atribuible al clientelismo endémico de estas tierras, esta otra corrupción tiene que ver más con esa herencia de la cultura “traqueta” del atajo y todo vale, está relacionada con esas consignas mal entendidas y peor aplicadas de las nuevas religiones del “coaching ”y la auto superación, las nuevas herramientas del capitalismo extremo, que pregonan la competencia despiadada y el individualismo extremo en pos del ser proactivo y exitoso que pasa por encima de los demás, sin remordimiento alguno.

Una sombra vestida de pesimismo me cubrió, al contemplar la triste escena de paisanos y paisanas medianamente acomodados, tratando de sacar provecho de las circunstancias y de las oportunidades, en desmedro de las víctimas reales de esta histórica tragedia nacional que no cuentan con amigotes en la institucionalidad del Estado Colombiano, que los apunten en las listas de los elegidos para recibir esta otra visa de la visibilización y la reivindicación.

Tan deprimente espectáculo social me recordó, por enésima vez, una verdad de a puño, dictada por un indio zapoteca que llegó a ser presidente de Méjico: “El respeto al derecho ajeno es la paz” y que la corrupción nuestra de cada día; es el verdadero mal contra el que tenemos que unirnos y luchar, empezando por nuestra casa y nuestros corazones.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?