Miércoles, 20 de octubre de 2021. Última actualización: Hoy

LA CONVERGENCIA PARLAMENTARIA DEL CAUCA

El miércoles 29 octubre, 2014 a las 5:46 pm
Fernando Dorado

Por Fernando Dorado G. 

Popayán, 29 de octubre de 2014

Desde hace unos meses – después de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del 15 de junio – en el Cauca presenciamos un fenómeno sui géneris, que por lo menos en este departamento no tiene antecedentes.

Bancada parlamentaria cauca

Cinco parlamentarios, el senador Luis Fernando Velasco del partido liberal, y los representantes a la Cámara de Representantes John Jairo Cárdenas de la “U”, Oscar Ospina de la Alianza Verde, y los liberales Crisanto Pizo y Carlos Julio Bonilla, han conformado una convergencia política para actuar en forma concertada frente al gobierno nacional y a la misma sociedad caucana.

Lo interesante de la iniciativa consiste en que los integrantes de la bancada parlamentaria  se han puesto de acuerdo no sólo para hacer gestión unificada ante el gobierno nacional sino que están construyendo puntos de acuerdo programáticos frente a los problemas que vive la región. El tema de la Paz, las inversiones estatales que exige el departamento, los conflictos territoriales e inter-étnicos, la expedición de los decretos autonómicos y la necesidad de unificar a todos los sectores sociales de cara a la llamada fase de “post-conflicto”, hacen parte de esa agenda política.

La pasada semana se reunieron en el auditorio de la Cámara de Comercio con representantes de los gremios empresariales, los dirigentes del movimiento indígena y de las organizaciones campesinas más representativas, para dialogar sobre la forma como el gobierno está aprobando los denominados “decretos autonómicos”, a fin de recoger las inquietudes que existen sobre el contenido y las consecuencias de los mismos e impedir que esa situación pueda desencadenar en mayores confrontaciones y conflictos entre campesinos mestizos, afros, pequeños empresarios y la población indígena que tiene pretensiones de mayor expansión sobre territorios considerados “ancestrales”.

Hasta tiempos recientes se había impuesto la dinámica de aparentar grandes peleas y disputas entre las cabezas visibles de cada partido político a fin de mantener polarizada a la población, especialmente a sus seguidores y simpatizantes. Mientras eso se hacía en la región, en Bogotá concertaban toda clase de pactos burocráticos a favor de uno u otro “cacique” político. Ahora, con ocasión de la elección de Juan Manuel Santos y la lucha por la terminación consensuada y política del conflicto armado, se ha dado este paso que en verdad es trascendental si logra mantenerse y ampliarse.

El conjunto de la sociedad caucana, los gremios y organizaciones sociales, la intelectualidad y el resto de líderes políticos de las regiones y municipios debemos valorar este esfuerzo. Hay que aplaudirlo, apoyarlo y rodear a los parlamentarios para conformar un verdadero movimiento social y político que unifique a todos los sectores para defender los intereses de los caucanos, especialmente de los pequeños y medianos productores, de los trabajadores y de los empresarios que en verdad estén interesados en un desarrollo integral y sostenido que beneficie a las mayorías.

Además, hay que reconocer que en esta ocasión los congresistas caucanos hacen un esfuerzo destacado para sobresalir en su labor parlamentaria. El senador Chávez es hoy una de las cabezas visibles del liberalismo y “suena” como candidato para ser el presidente del Congreso el próximo año. John Jairo Cárdenas es el coordinador de ponentes del Plan Nacional de Desarrollo y del Presupuesto del año 2015 y en esa labor lo acompaña Carlos Julio Bonilla desde la Comisión Tercera de la Cámara. Crisanto Pizo se destaca en todo evento por exigir la “industrialización de nuestras materias primas” y Oscar Ospina, en coordinación con el gobernador Ortega también juega su papel dentro de la bancada verde.

Es evidente que la sola bancada parlamentaria no puede garantizar mayores resultados en términos de inversión nacional por parte del gobierno para el Cauca. Ello se explica por la incidencia de varios factores. Por un lado, los recursos económicos con que cuenta el Estado son restringidos. Podríamos decir que son escasos e insuficientes para atender las enormes y urgentes necesidades que tiene la región. Así el gobierno hable de que proyecta grandes inversiones, la realidad es muy distinta. El sólo hecho de que se haya mantenido el impuesto del 4 x mil, se apruebe una nueva reforma tributaria y se piense en aumentar el impuesto del IVA, significa que los ingresos del Estado son – si no exiguos – bastante limitados. Además, la descolgada de los precios internacionales del petróleo y de otras materias primas con ocasión del “amago” de crisis internacional, va a golpear fuertemente los ingresos fiscales de la nación en los próximos años.

Pero además, la puja por el presupuesto nacional es desigual. Otras bancadas de regiones que tienen gran peso económico y político en el país, hacen su trabajo y se ponen de acuerdo para priorizar proyectos y necesidades. Es una competencia real, y a veces desleal, para nuestros parlamentarios. Pero lo fundamental es que los verdaderos grupos de presión – las todopoderosas empresas transnacionales y grandes grupos económicos del país – pujan por un modelo de desarrollo que privilegia la mega-minería a cielo abierto, impulsan la economía de enclave a favor de proyectos de agro-exportación y agrocombustibles, propugnan por los grandes proyectos energéticos que en nuestro caso no han sido concertados con las comunidades (hidroeléctrica de Patía y Julumito), sólo presionan por la adecuación de las carreteras nacionales y troncales mientras dejan de lado las vías terciarias que son vitales para la economía campesino-agraria y popular que – no hay que negarlo -, es la que actualmente sostiene y le da oxígeno al departamento y a sus gentes.

Por ello es muy importante rodear a la bancada parlamentaria y acordar un plan de acción. Se debe aclarar con ellos la visión de desarrollo que tienen en mente y organizar un gran movimiento cívico-ciudadano y popular que haga valer ante el país el importante y determinante aporte que hicieron los caucanos en la elección del presidente Santos. ¡Que la unidad de los caucanos prime por encima de intereses menores!

Que los apetitos electorales que ya se cocinan para acceder al gobierno regional y a las administraciones municipales en las elecciones del año entrante (2015), no vayan a frustrar este valioso esfuerzo que hacen los actuales parlamentarios caucanos. ¡Hay que apoyar esa iniciativa!

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?