ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 2 de diciembre de 2021. Última actualización: Hoy

La conquista moderna en las selvas colombianas

El miércoles 27 octubre, 2021 a las 10:50 am
La conquista moderna en las selvas colombianas
Foto: juanpablogutierrez.com

La conquista moderna en las selvas colombianas.

Felipe Solarte Nates

El mirar la historia lineal en el tiempo y considerando erróneamente que los humanos vamos en un perfeccionamiento continuo: “de lo inferior a lo superior, de la barbarie a la civilización, del piso de tierra al de cemento”, contribuye a justificar la versión de las conquistas narradas por los ganadores, como hitos “salvadores” y sucesos que ocurrieron en el pasado y que ya son “historia patria”.

España fue amalgama de conquistas y cruces de muchos pueblos (celtiberos, francos, godos, ostrogodos, cartagineses, romanos, judíos sefardíes, árabes, etc.) que a lo largo de los siglos entrelazaron sus caminos y lucharon por asentarse en lo que hoy es el mapa del moderno país, que no es homogéneo, como nos lo demuestran las diferencias existentes entre catalanes, castellanos, vascos, gallegos, andaluces, etc, algunos reivindicando con ardentía su autonomía administrativa, política y su propia lengua y tradiciones, en medio de la oleada de inmigrantes de Latinoamérica y África que “les devuelven el favor de hace 500 años” y aunque rechazados por las “madrastras patrias”, buscan escapar de tiranías y la falta de oportunidades en sus países.

El “Descubrimiento de América” nos vinculó a la llamada “civilización occidental y cristiana”, gracias a la catequesis a punta de cruz y espada adelantada entre frailes, escribanos, y la tropa de soldados veteranos de la guerra contra los moros, unidos a los ambiciosos ex presidiarios que el 12 de octubre en Guanahaní, (El Salvador) sólo vieron el oro que brillaba en los pechos, orejas y narices de los indígenas que amablemente los acogieron con alimentos y regalos cuando llegaron andrajosos y hambreados: con las excusa de “convertir los salvajes al catolicismo” de la Inquisición, que en 1492, el mismo año del “Descubrimiento”, acababa de expulsar por “infieles” a los árabes y judíos de España, los únicos que trabajaban en oficios productivos.

Al considerarse los portaestandartes de “la civilización superior y de la religión verdadera” justificaron masacres y despojos que cometieron soñando en convertirse en “hidalgos, adelantados y caballeros”, ociosos, con siervos indígenas para que explotaran las minas, trabajaran la tierra y les sirvieran en sus casas, y, después de “hacer su América”, regresar a España a comprar escudos de armas y títulos nobiliarios con el oro, la plata y piedras preciosas arrebatadas a los nativos.

El creer que la conquista es sólo del pasado disfraza la que a diario cometen en regiones apartadas contra comunidades indígenas que desde antes de la Conquista aprendieron a convivir con las selvas de la Amazonía y del Pacífico, adonde también llegaron comunidades negras huyendo de la esclavitud y buscando la libertad en palenques construidos a orillas de los ríos y en la costa.

En la prensa colombiana quedó reseñado el juicio que en la década del 60 le hicieron a un grupo de colonos, que periódicamente y armados emprendían las famosas “guahibiadas”, o cacerías de indígenas de los llanos orientales y la Orinoquia, a quienes cuando no los cazaban como a chigüiros, les ofrecían alimentos envenenados para exterminarlos y cercar las tierras que habitaban desde antes de la llegada de los españoles.

Con esos antecedentes no es gratuita la imagen de los empobrecidos indígenas emberas chocoanos pidiendo plata acompañados de sus desnutridos hijos, después de las guerras por apoderarse de sus territorios emprendida por diversos grupos armados que inicialmente explotan el narcotráfico y la minería ilegal, mientras detrás van las multinacionales mineras con títulos otorgados al por mayor por los gobiernos de Uribe y Santos, junto a los promotores de grandes hidroeléctricas estilo Hidroituango, los sembradores de palma aceitera, banano, los ganaderos y demás empresarios que con sus cohortes de notarios, abogados y funcionarios públicos comprados, empiezan a “legalizar propiedades” y a consumar el despojo en beneficio de las elites de pirañas que en gobiernos como este se reparten el país privilegiando a los consentidos del patrón de patrones afincado en las 1.500 hectáreas del Ubérrimo.

Ahora, que el 12 de octubre nos recordó el desembarco de Colón y sus secuaces y el origen del racismo implantado para imponer la dominación, no debemos olvidar que la conquista y la barbarie continúan… potenciadas con armas modernas empuñadas por diversos grupos violentos, a veces escudados en ideologías, en factores económicos esgrimidos por grandes grupos industriales y financieros al servicio de angurrientos de todo nivel y estirpe, que a nombre de implantar “la civilización y el progreso”, con la complicidad de políticos y empresarios que también se benefician del despojo, al mejor estilo de 1492, continúan masacrando a indígenas, afros, campesinos y a quienes en las ciudades reclaman el derecho a una vida digna para arrasar las selvas y alambrarlas, acelerando el cambio climático, mientras para despistar, alrededor de las ciudades, siembran arbolitos para aparentar que están protegiendo la naturaleza.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?