ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 1 de abril de 2020. Última actualización: Hoy

La caucana Francia Márquez continúa defendiendo los derechos humanos en Colombia

El lunes 14 septiembre, 2015 a las 10:46 am
Francia Elena Márquez - Cauca

Fotografías: Diakonia Latinoamérica.

Francia Márquez se convirtió en la defensora del año por su convicción en la defensa de la dignidad de las personas, por encima de cualquier amenaza o muerte.

Francia Márquez Mina, dirigente del consejo comunitario afro de La Toma, reconocida por haber sido una de las lideresas que junto a más de 70 mujeres marcharon a finales del año pasado desde el municipio de Suárez, Cauca, hasta la Plaza de Bolívar en Bogotá, en la llamada ‘Movilización de las Mujeres Negras por el Cuidado de la Vida y de los Territorios Ancestrales’ y que se ‘tomó’ la casa de La Giralda del Ministerio del Interior, para denunciar el impacto ambiental que padecen sus comunidades por cuenta de la minería, motivo fue declarada “objetivo militar” por los grupos armados ilegales que operan en la región, y que por ello hoy sigue huyendo con sus dos hijos, siendo una familia más de las que a diario son desplazadas por la violencia.

En meses anteriores Francia había decidido denunciar a través de Proclama del Cauca, la angustia y el desamparo de su comunidad frente a la guerra sistemática que siempre ha golpeado al norte del Cauca, con la esperanza de ser escuchada y sensibilizar a todos los actores sociales y políticos de Colombia, responsables de garantizar la vigencia de los derechos humanos.

Francia Márquez, que ya había denunciado al Gobierno por omisión frente a la minería y la ilegalidad, y que el pasado 15 de diciembre estuvo en La Habana como integrante del último de los cinco grupos de víctimas que expusieron sus puntos de vista ante los negociadores de los acuerdos para el fin del conflicto, dijo que el despojo territorial causado por la minería ilegal, y legal, pues el mismo Estado ha otorgado títulos a empresas foráneas, hizo que las comunidades que históricamente han habitado la zona fueran declaradas perturbadores de mala fe.

“Apoyamos el proceso de paz porque quién más que nosotros, que hemos tenido helicópteros bombardeándonos encima de nuestras casas; quién más que nosotros, que hemos perdido compañeros que han caído en minas antipersonas; quién más que nosotros, que hemos sido desterrados de nuestros propios territorios…”, argumentó Márquez Mina, justificando su apoyo para el éxito del fin del conflicto, se quejó también de que “los medios de comunicación no dicen que al interior de las comunidades también hay gente que está perdiendo la vida en este conflicto entre distintos actores” y ratificó que “no hemos parido hijos para la guerra para un sistema esclavista, racista y excluyente que sigue operando hasta hoy”.

Defender los derechos humanos, una tarea de todos

En Colombia, según Somos Defensores, en 2015 han sido asesinados 69 defensores de derechos humanos en todo el territorio nacional. Sin embargo, la violencia no ha logrado silenciar a las personas que día a día trabajan en pro de sus comunidades y por la construcción de un país más justo y en paz.

Hace cuatro años la organización Diakonia, reconociendo el esfuerzo de estas personas creó el Premio a la defensa de los Derechos Humanos. Los ganadores fueron anunciados el pasado miércoles, 9 de septiembre, en el Centro de Memoria Paz y Reconciliación con motivo de la conmemoración del día nacional de los Derechos Humanos en Colombia.

El premio reconoció a cinco ganadores en tres categorías: defensor del año, proceso colectivo para organizaciones de base y organizaciones no gubernamentales; y premio a toda una vida para personas individuales y para organizaciones. En total, este año hubo 52 nominados. Gimena Sánchez, jurado por Estados Unidos, dijo que en todos los años que lleva trabajando en Colombia ninguna tarea le había parecido más difícil que escoger tan solo cinco ganadores entre tantas iniciativas.

Francia Márquez - Defensora del Año - DD.HH - Cauca

Los 14 jurados, entre los cuales estuvo Martha Nubia Bello, de la dirección del Museo Nacional de la Memoria del Centro de Memoria Histórica, escogieron finalmente a los cinco ganadores:

Por la categoría Defensor del año fue seleccionada Francia Elena Márquez, líder afro en el municipio de Buenos Aires, Cauca, en donde lideró la Marcha de los Turbantes por la titulación colectiva de sus tierras. Este año, además, debido a la tensa situación que se vive en el norte del departamento, Francia Elena publicó una carta que expresa el sentir de ella, como mujer afrodescendiente respecto al conflicto en su región.

Por la categoría Proceso colectivo fueron premiadas, por un lado la organización Mujeres Caminando por la Verdad, un grupo de mujeres de la comuna 13 de Medellín que fueron víctimas de la Operación Orión en esa zona de la capital de Antioquia. Por otro lado, fue galardonada también la ong Corporación Social para la Asesoría y Capacitación Comunitaria (Cos-Pacc). La organización fue fundada por campesinos de Casanare víctimas de distintas violaciones a los derechos humanos en esa región.

Finalmente, por la categoría de Toda una vida, fue reconocido el trabajo y el esfuerzo que, durante más de treinta años, ha realizado Fabiola Lalinde tras la desaparición de su hijo mayor a manos del Ejército. En esta misma categoría ganó la Asociación Campesina Integral del Atrato (Cocomacia), que ha trabajado por la recuperación de tierras por parte de comunidades del Medio Atrato entre el Chocó y Antioquia.

En la ceremonia cada uno de los ganadores expresó su gratitud por el reconocimiento otorgado pero, además, hizo énfasis en el trabajo que aún queda por hacer, tanto a nivel nacional, como en cada una de sus comunidades y regiones. El trabajo de los defensores de los derechos humanos, viéndose a la luz de las cifras recogidas por Somos Defensores, bien podría ser considerada como una de las labores más peligrosas para realizar en Colombia; una tarea de héroes.

Según ellos, el apoyo que reciben llega en mayor parte de organizaciones internacionales. A pesar de la acogida que tienen dentro de su comunidad, saben que están en un peligro constante. Sienten que sus iniciativas no solo no han sido reconocidas a nivel nacional, sino que en ocasiones sienten que han sido estigmatizados. Es un deber de todos los colombianos empezar a conocer las diferentes iniciativas para que, como dijo Guillermo Fernández, representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, “ser defensor de derechos humanos deje de ser una tarea de héroes y empiece a ser una tarea de todos”.

*****************************************

Con información del Centro Nacional de Memoria Histórica.

Deja Una Respuesta