ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Viernes, 24 de septiembre de 2021. Última actualización: Hoy

LA CARTA A GARCÍA

El domingo 30 marzo, 2014 a las 3:10 pm
Marco Antonio V.

Por: Marco Antonio Valencia
Twitter: @valenciacalle

Cuando a García lo eligieron con la misión de representar al Cauca ante el gobierno nacional asumió su papel con seriedad; y a pulso, con los días, logró que su voz no solo fuera oída, sino que sus ideas y conceptos jurídicos fueran respetados y acatados. Nada raro de una persona que se formó intelectualmente en el Seminario Conciliar y luego en la Universidad del Cauca de Popayán, cuna de grandes personajes del pensamiento y la jurisprudencia.

Lograr respeto en el mundo académico, y más aún en el mundo político no es gratis, porque no basta con tener inteligencia, experiencia y ganas… se necesita, además de lo anterior, mucha disciplina y actitud. Y durante dieciocho años, García demostró ser una persona ordenada y capaz de ejercer la misión encomendada por voto popular.

La política, es una moneda de dos caras: a veces grata, la mayor de las veces ingrata, y García ha vivido ambos lados de esa moneda con entereza. Es pausado y ponderado para hablar, no gradúa enemigos, no insulta, no grita y piensa dos veces para comprometer su palabra. Su secreto: ejercer un liderazgo con cabeza fría frente a los enredos y malabarismos de un partido político mayoritario en el Cauca. Su don: escuchar con paciencia, deliberar con bisturí, trabajar y estudiar sin descanso. Su filosofía: la del partido liberal. Su agenda: ayudar a la gente que lo elegía con su voto. Su misión como congresista: deliberar leyes para el beneficio de la gente, obtener recursos para el departamento, defender los intereses de la región y de todos los colombianos.

Como de todos los políticos, la gente esperaba de él, que como Dios mismo, resolviera todos los problemas de la región y le consiguiera un empleo o un contrato a cada familia que lo ayudó a elegirse. Y claro, lo culpan de la indiferencia del gobierno nacional para con el departamento y los desatinos y barbaridades del Congreso de la República, pero García nunca fue protagonista de escándalos ni su ética fue cuestionada jamás, a pesar de ser un ser humano con defectos, contradicciones y fallas, como todos. Hizo lo que tenía que hacer con sacrificios humanos y familiares, con críticas y enemigos gratuitos, a pesar la incomprensión y la dificultad.

A García la gente lo eligió concejal de Coconuco primero, luego fue gobernador del Cauca, después Representante a la Cámara y terminó siendo Senador de la República. Le tocó manejar un directorio político donde se dice coloquialmente “hay más caciques que indios” y las peleas internas son desgarradoras por la fuerza de la ambición y la indisciplina de algunos. En las últimas elecciones para Congreso, perdió su curul, pero la gratitud de la gente sigue. Y tanto le reconocen su fidelidad al liberalismo y su liderazgo regional, que muchos lo quieren como candidato a la gobernación para las próximas elecciones.

En su trayectoria como congresista intervino en la aprobación de leyes en favor de las víctimas, la redistribución de regalías, los discapacitados, la pensión familiar, el presupuesto nacional, vivienda, atención integral a drogadictos, igualdad entre hombres y mujeres, protección a los cesantes, reforma tributaria, familias en acción, el marco jurídico para la paz, la re-estructuración del ICETEX y la Fiscalía, el Plan Nacional de Desarrollo, entre otras.

Fiel a los lineamientos del Partido Liberal, con pensamiento y línea liberal, García fue el coordinador ponente de varias leyes, entre las que se cuenta una de las últimas Reformas a la Justicia que ha tenido el país, donde se reconoce que por su intervención, se evitó que se privatizaran del todo las cárceles colombianas.

García, cumplió el mandato para el que fue elegido. Gracias a su gestión hoy muchos municipios del Cauca tienen electrificación, acueducto, alcantarillado, saneamiento básico, escenarios deportivos, casas de justicia y vivienda. Las obras están allí, los beneficiados dan su testimonio.

Señor Jesús Ignacio García: GRACIAS.

Pero la misión aún no ha terminado.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?