ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 6 de diciembre de 2022. Última actualización: Hoy

La aventura de vivir en Buenaventura

El miércoles 19 marzo, 2014 a las 7:55 am
Eliecer-Banguero1-300x218

Por: Eliecer Banguero

Los hechos que por estos días marcan el hito noticioso a nivel nacional e internacional en torno al principal puerto de Colombia sobre el Pacífico, que muestran un aparente recrudecimiento del conflicto por el control territorial y las rutas del narcotráfico, no son elementos nuevos para los habitantes del bello y saqueado puerto de mar.

En el mes de octubre de 2011 pudimos vivenciar cómo el recrudecimiento del conflicto golpeaba con más fuerza que las mismas olas del mar a esta población; en esa ocasión se reportó un total de 404 homicidios, veinticinco explosiones que dejaron 19 muertos y averías en 685 propiedades, según informe de COHES; así las cosas, el título que hoy estigmatiza a Buenaventura como el más violento del mundo y prende la alertas de la militarización, son hechos fehacientes de un Estado débil, de un Estado que actúa por el impulso de los medios, y no por las razones que pregonen por el bienestar de sus ciudadanos; pues las organizaciones sociales y el movimiento negro colombiano han venido denunciando estos hechos desde muchas administraciones anteriores.

Ahora bien, referente a la pregunta qué se hacen hoy los medios en torno a ¿quiénes están desmembrando a Buenaventura? Los bonaerenses argumentan que tal desmembramiento ha estado direccionado por la clase política valluna, y los grupos corrompidos paridos por la misma isla, que han visto en los dineros públicos el escape para construir mansiones en Cali y otras ciudades y acaudalar riquezas en nombre de los habitantes de los palafitos en los esteros que dan entrada y salida al Continente, estos junto a los grupos armados ilegales que en nombre del dolor del pueblo, siembran la zozobra en estos territorios, por razones que algunos de manera tenue mencionan, “más que el control por rutas, está la construcción de megaproyectos y así el control del mar”, según sus habitantes son estas posturas las que están generando desplazamiento, desapariciones, asesinatos, extorsiones, pobreza, desempleo, olvido y dolor al puerto.

Así que no se nos haga raro, todas estas prácticas habían sido denunciadas “según las cifras reflejadas en el boletín oficial No. 90, de la Alcaldía de Buenaventura, emitido el 19 de marzo de 2009, podemos comprobar tal como lo afirma el señor José Felix Ocoró Minotta, alcalde de Buenaventura, que la lógica ha cambiado, al asesinarlos no dejan vistosos sus cuerpos sino que se desaparecen sin dejar rastro alguno, tal como lo dice el boletín, disminuyen homicidios pero aumentan desapariciones, lo que verifica la enorme preocupación de su pobladores, ya que cuando se desaparecen lo más seguro es que para borrar evidencias, esas personas sean descuartizadas y luego arrojadas en los esteros”[1].

Desde la raíz del verdadero movimiento negro colombiano, se considera que las acciones a tomar por parte del Gobierno Santos deben ir más allá de la mera intervención militar, que ello debe estar acompañado de verdaderas, concertadas y efectivas políticas públicas, que vergüenza es sinónimo de debilidad, y que por lo tanto la reciente realización de la Cumbre del Pacífico en el Caribe, fue hecho que demostró la vergüenza y la incapacidad del Estado al tener territorios sucumbidos en la miseria y el abandono, y más que eso, al tener dentro de su propia jurisdicción regiones fragmentadas tomadas por la delincuencia, que hoy más que nunca es urgente realizar esa clase de convenciones en esta región, que lo que se debe es legitimar a sus pobladores y darles herramientas y confianza para hacer valer sus derechos y resistan en sus territorios.



[1] www.proclamadelcauca.com/ «Poderes oscuros» enlutan a centenares de familias en el Puerto de Buenaventura.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?