ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 18 de mayo de 2021. Última actualización: Hoy

Josefina Angulo de Garrido

El viernes 30 abril, 2021 a las 10:13 am
Imagen cortesía de: https://bit.ly/3e60QbZ

Josefina Angulo de Garrido

Nelson Paz Anaya

Hace pocos días, hablando con un grupo de ciudadanos preocupados por la situación del departamento, una de las ventanas que se dijo se debía abrir era la de la comunicación con personas representativas, de aceptación, con conocimiento, equilibrio y don de gentes, para poder auscultar los caminos que condujeran hacia estancias en donde se dieran propuestas integradoras para buscar la superación a las dificultades complejas del momento.

Se refirieron varios nombres, militares, sacerdotes, docentes, sindicalistas, empresarios, agricultores, jóvenes, pensionados, artistas, comerciantes, legisladores, administrativos y jueces, profesionales de todas las carreras, y políticos y pensadores de todas las vertientes y partidos, se habló de personas que su sola presencia en esos escenarios fuera convocante, garantía de  continuidad  para los procesos, se dieron varios nombres, todos respetables, cuando se nombró el de Josefina Angulo de Garrido, siendo tan dispares los participantes, su mención tuvo aceptación total.

Con su partida el Cauca pierde en el instante mismo de sus peores momentos, a una de las personas que más le había podido aportar en la búsqueda de fórmulas para la seguridad, medidas para la convivencia, modelos de equidad y actitudes de verticalidad para con  su recio carácter establecer los parámetros de dignidad y de respeto indispensables para el buen puerto de estos propósitos.

Las sociedades copian o son reflejo de la naturaleza, asi como el agua se desliza para encontrar su cauce hacia el mar, también estas buscan en los minutos de desconcierto a personas que tienen el liderazgo y son depositarias de los valores básicos del sentimiento colectivo, y además, porque han demostrado  anteponerlos a  interés individuales en aras de la pluralidad que estabiliza y da paso al futuro; fue así como en muchos momentos se pidió su consejo y fue guía para la superación de impases.

Fue Josefina Angulo de Garrido alcaldesa de la ciudad y gobernadora del Cauca, en el periodo del frente nacional, época en la cual, los partidos tradicionales se repartían en dos el poder del estado, se imponía la división burocrática y presupuestal, por encima de toda consideración; no permitió la gobernadora esta situación y administro con criterio de equilibrio territorial, por encima de los provechos partidistas, dándose así un periodo de ejercicio democrático para el Cauca.

Su posición sencilla, adornada con las virtudes de las personas que disfrutan de sus aptitudes personales, le dio la satisfacción de tener una visión objetiva de los aconteceres aun en los más inciertos momentos, no permitió nunca que las tormentas humanas rompieran las velas de su navegar sereno a pesar del golpe de las olas.

Con su delicada sonrisa, alivió el dolor, tuvo la palabra precisa para rescatar del desconcierto en el acoso de la dificultad, andaba rápido pero siempre dijo que había que dar tiempo al tiempo, sin la premura de la angustia, con la serenidad de la entereza.

Compartió el credo de su Fé religiosa con quienes imposibilitados por la enfermedad no podían acudir al templo, con sagrada espiritualidad llevo a ellos la Santa Eucaristía, como un ritual de solidaridad y esperanza.

La Universidad del Cauca, supo en su momento reconocer su actividad al servicio de Popayán y del departamento, la presencia de un pensamiento definido y un conocimiento profundo que se debía resaltar como patrimonio de todos, su título de “doctor honoris causa”, que contenía el mensaje de reconocimiento al esfuerzo y a la actitud que los habitantes de este territorio saben hacer en el relámpago de la vida y que ella lo lucia como algo natural.

Poco fue el tiempo que la vida permitió para compartir su existencia, sí suficiente para entender el significado de su dimensión intelectual, de su afectividad, de la sutil sencillez y del encanto tibio de la amistad que con Henry Garrido siempre le empapo a su casa para que ella tuviera la gracia apacible del hogar.

La morada de los suegros de quien ha sido por tanto tiempo el amigo de las preocupaciones por esta tierra, la solariega grande que  agrupo a tantos caucanos, permanecerá en la memoria como referente para continuar el camino, brillaran las luciérnagas, volaran los pájaros y saltaran las ardillas como en las tardes del café, de la discusión y de los sueños.

Disculpas a la familia, por romper este sagrado instante de la intimidad y del duelo, paz y gratitud en su tumba.

***********************************************************

Lee otros artículos del autor aquí:

Felipe Solarte N
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?