Miércoles, 30 de septiembre de 2020. Última actualización: Hoy

JORGE MUÑOZ FERNÁNDEZ

El viernes 31 julio, 2020 a las 8:54 pm
JORGE MUÑOZ FERNÁNDEZ

JORGE MUÑOZ FERNÁNDEZ o MATEO MALA HORA

JORGE MUÑOZ FERNÁNDEZ o MATEO MALA HORA

Hace algunos años, cuando en Colombia los políticos aún no se habían untado de narcotráfico, me tocó asistir a la ciudad de Popayán en representación de las Juventudes Liberales del Norte del Cauca a la convención del Partido Liberal, institución que fungía de centro izquierda; es más, las centrales obreras pertenecían a este partido, los indígenas, las negritudes y en él se incubaban movimientos revolucionarios como el de Gaitán, MRL y Galán. La idea de cambio propuesta por el Partido Liberal subyacía en la conciencia de los colombianos; de hecho, a la izquierda del Partido Liberal, solo estaba el Partido Comunista de Gilberto Vieira y las guerrillas.

Recuerdo que el departamento del Cauca era muy significativo en Colombia pues tenía como jefe un recio payanés llamado Víctor Mosquera Chaux, que en paz descanse, montaraz, medio chapado a la antigua pero honesto; digo esto porque el “viejo” Víctor, se ideó una formula política para que al Congreso llegaran todas las regiones alejadas y diferentes del Cauca, en representación del Partido Liberal, que era absolutamente mayoritario. En estas fórmulas políticas de representación estaban los indígenas, las negritudes del norte del Cauca y del Pacífico, lo mismo que los mestizos e indígenas del sur, haciendo de esta amanera una real interacción del departamento.

Me tocó la etapa de Víctor Mosquera envejecido, buscando sucesor, entre Aurelio Iragorri, Humberto Peláez y Guillermo González; ninguno de los cuales llego a la dimensión de Mosquera, puesto que el Partido Liberal a su muerte se “dividió en mil pedazos”, seguramente porque ya estaba apareciendo con fuerza un incipiente narcotráfico en el departamento y en la política caucana. Como también, la pauperización económica del negro nortecaucano y un agresivo crecimiento del monocultivo de la caña de azúcar, con un sutil pero sistemático despojo de tierras, que ha diezmado esa rebeldía y ese discurso contestatario con el que se hicieron famosos en toda Colombia.

Hago esta pequeña remembranza, porque Víctor Mosquera nos reunió a los cuasi adolecentes delegados del partido de la época para decirnos: “como ustedes son de izquierda, les tengo este pollo: JORGE MUÑOZ FERNANDEZ, para secretario del Partido Liberal del Cauca, lo estoy formando, es medio poeta y medio revolucionario, presumo que aquí tiene que terminar de formarse y, ustedes tendrán una voz revolucionaria en el partido…”

Al fallecer su padrino político cayó en la garras fratricidas derechizantes de los políticos payaneses y, sinceramente, le perdí la pista.

Solo ahora, leyendo el muro de Ary Alfredo Bravo, lo vuelvo a localizar, pero con su muerte; desde la lejanía sabía que escribía y, que en lugar de político se había vuelto poeta de tiempo completo; en este instante le ofrezco para allá en la eternidad, un abrazo virtual, pero sincero, no sin antes, acompañar a toda su familia desde el Norte del Cauca, con el debido pésame. QPD a quien en vida se llamó Jorge Muñoz Fernández y, el mismo que se autodescribía como Mateo Malahora.

*************************

Otras publicaciones de este autor:

JORGE MUÑOZ FERNÁNDEZ o MATEO MALA HORA
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta