ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 4 de octubre de 2022. Última actualización: Hoy

Investigación demuestra riesgos de legalizar marihuana recreativa

El jueves 8 septiembre, 2022 a las 5:04 pm
Investigación demuestra riesgos de legalizar marihuana recreativa

Investigación demuestra los riesgos de legalizar la marihuana recreativa.

Fabio Arévalo Rosero

El debate de la legalización de las drogas, parece tener más carácter ideológico, interesado y partidista. La mayoría de sus promotores se sustentan en el valor del negocio, el lucro y en la propia situación de los cultivadores que en su mayoría son campesinos, indígenas o personas vulnerables. Legalizar las drogas los favorecería para mantener su “Statu Quo”. De manera sutil y subliminal los “respaldan”, se busca que sigan igual (de pobres), que no haya descontento accediendo a lo básico, sometidos en una zona de conformismo a través de una labor ilícita e improductiva.

Creen que, legalizando el consumo, los grandes capos ya no serían los principales beneficiarios del negocio y democratizarían las ganancias. Es su principal argumento. Poco o nada les interesa los efectos en la salud pública, que debería ser el meollo del asunto, la prioridad. Hoy la evidencia, la ciencia y la realidad demuestran de forma contundente que las drogas legales como el tabaco y el alcohol matan más que las ilegales. La aceptación social da a las personas licencia y libertad para un consumo arbitrario, el cual se salió de las manos.

Hoy el desgaste e inversión (casi inútil de instituciones públicas y privadas) es para combatirlas, algo absurdo. Allí están las titánicas campañas contra el tabaquismo y apego al alcohol (licores). Todo se salió de madre y estamos pagando enormes consecuencias. En Colombia tenemos más de 30 mil muertes anuales por enfermedades asociadas al tabaquismo. Ni que decir de las costosas tragedias derivadas del consumo de bebidas alcohólicas, de padres de la patria como Merlano y Flórez haciendo bochornosos espectáculos por cuenta de sus borracheras enfermizas.

Lamentablemente el enorme componente político influye en esta tendencia, ya que para los defensores de esta postura prevalece el apoyo a sus seguidores, en donde encuentran un gran nicho de beneficiarios (votos). De forma equivocada se ha vendido la idea de ser una postura progresista. Esto último si así fuera debería enriquecer el desarrollo humano en todas sus dimensiones fortalecer la salud y hacer personas más productivas. La legalización de tóxicos, hace lo contrario; las drogas son decadencia, atraso, enfermedad, daño y muerte.

Una legalización parcial podría funcionar en sociedades culturalmente muy avanzadas. Donde la capacidad de criterio y de definir entre lo bueno y lo malo esté sustentada en fundamentos obrando sobre principios. Pero a pesar de ello sigue siendo un riesgo. Para confirmar qué puede ocurrir con la aceptación legal del consumo de cannabis (mariguana) recreativo, la revista científica “Addiction” publicó una investigación que pretendía demostrar los “Impactos de la legalización del cannabis recreativo en el consumo de cannabis: un estudio de gemelos discordantes longitudinales”. (Ver estudio al final).

Los resultados del estudio son concluyentes. El más relevante demuestra que los habitantes de los estados de EE.UU. que legalizaron el cannabis recreativo lo consumen un 24% más que quienes viven en estados donde no es legal. Esa cuarta parte además en el consumo es significativa, ya que un porcentaje tan alto hace que se incrementen de forma directa las adicciones, los efectos nocivos, enfermedades relacionadas y las muertes. En otras palabras, se convierte en un mayúsculo problema de salud pública.

Los investigadores evaluaron a 3.421 participantes que fueron muestreados por el Centro de Farmacodependencia Antisocial de la Universidad de Colorado y el Centro de Investigación de Gemelos y Familias de Minneapolis sobre su consumo de cannabis en dos momentos diferentes: antes de 2014, cuando era ilegal vender cannabis recreativo, y después de 2014, cuando se legalizó su venta en Colorado.

El estudio incluyó también a 111 parejas de gemelos idénticos, uno de los cuales vivía en un estado que había legalizado el cannabis, el otro en un estado que no. Entre los gemelos idénticos, los investigadores descubrieron que el consumo aumentaba un 20% en los estados que habían legalizado el cannabis recreativo en comparación con los que no lo hicieron. Ello demuestra una mayor precisión en la influencia causal de la legalización del cannabis en su consumo. Corroborado por la autora principal del estudio, Dra Stephanie Zellers, investigadora de la Universidad de Helsinki.

Además, la imposición de políticas favorables al uso recreativo influye en la percepción del consumo de cannabis, «haciendo que se considere más seguro y menos estigmatizado». Ello es una gran motivación a un mayor consumo, con sus riesgos inherentes y efectos colaterales desastrosos. Las estadísticas también podrían ayudar a los investigadores a entender cómo afecta el consumo recreativo a la tasa de adicción al cannabis.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC), alrededor del 30% de las personas que consumen marihuana en este país padecen trastorno de adicción a la marihuana, que es una enfermedad muy grave. El consumo frecuente o prolongado de cannabis se asocia a problemas de salud como la bronquitis crónica y la esquizofrenia, confirma la Dra. Nora Volkow, directora del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de los Institutos Nacionales de Salud NIH. Aumenta la esquizofrenia vinculada al consumo problemático de marihuana.

Y con respecto al uso terapeútico, según un estudio publicado en la revista Annals of Internal Medicine, las personas sólo experimentaron un alivio del dolor entre leve y moderado con los productos de cannabis de venta con receta y no obtuvieron ningún beneficio con los medicamentos de venta libre que contenían cannabis. Punto a tener en cuenta frente a unas supuestas propiedades terapéuticas, que al parecer se han inflado para ponderar un negocio.

Esta investigación demuestra que un país desarrollado como EEUU la legalización del consumo de la marihuana recreativa se convirtió en un problema más de orden social y sanitario. La experiencia del país del Norte daría una orientación con evidencia científica, frente a la legalización de drogas en países culturalmente rezagados como Colombia.

Conclusiones de la investigación

Las conclusiones que se deducen de esta investigación y otras similares, son las siguientes:

1. Legalizar el uso recreativo de cannabis (marihuana), incrementa el consumo notoriamente, en torno de un 24%, lo cual es significativo e impactante.

2. Al no vetar el uso se agudiza el “trastorno por adicción”, una grave enfermedad, según el CDC.

3. Los efectos negativos en la salud pública se incrementan, causando severos daños en el bienestar y en la economía de un país

4. El uso aprobado de cannabis da una falsa percepción de inocuidad, “haciendo que se considere más seguro y menos estigmatizado”. Ello induce a un mayor consumo con sus consecuencias.

5. Puede producir gran daño estructural en la sociedad, exigiendo la realización de costosas campañas educativas y publicitarias, que terminarían por resquebrajar un frágil sistema de salud.

6. Los más afectados serían los jóvenes y los niños, muchos caerían de forma por demás irreparable en una adicción temprana. El riesgo de microtráfico entre estudiantes y “jíbaros”, podría dispararse.

7. Ese tipo de legalización podría ser posible, pero aun con riesgos, en sociedades culturalmente muy avanzadas, que no son exactamente ni los EEUU, ni los países latinoamericanos.

8. Al aumentar notoriamente el consumo, se obliga a una mayor producción y tráfico, con mayores riesgos en la competencia por el negocio.

9. La experiencia demuestra que las drogas legales enferman y matan más que las ilegales. Se suma otro frente desgastante y demoledor en la salud pública de un país.

10. Legalizar drogas puede favorecer a productores y cultivadores, pero no significa que el tráfico termine, ni se regule.

11. Hay especulación con el uso terapéutico del cannabis. Científicamente aún no está probada su efectividad y peor aún con productos de venta libre, que en las pruebas documentales no evidencian efectividad (Revista Annals of Internal Medicine).

Por todo esto, para un país como Colombia, no es progresista legalizar drogas para uso recreativo. Al contrario, es retardatario, anacrónico, decadente y enfermizo. Los falsos progresistas quieren nivelar la sociedad por lo más bajo. De allí su afán en la “libertad” y masificación del consumo de drogas psicotrópicas.

Fuente: Publicación de la revista “Adiction”. El estudio completo puede revisarse aquí: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/add.16016

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?