Jueves, 2 de diciembre de 2021. Última actualización: Hoy

Investigación de la FLIP descubre autosabotaje en Mindefensa

El sábado 30 octubre, 2021 a las 11:17 am
Investigación de la FLIP descubre autosabotaje en Mindefensa

Investigación de la FLIP descubre autosabotaje en Mindefensa

Alfonso J Luna Geller
Otros 900 millones de pesos de todos los colombianos, tirados a la basura… para engañar a los mismos contribuyentes.

En la mañana de este viernes 29 de octubre, la Fundación para la Libertad de Prensa, Flip, dio a conocer un “show digital” ideado por la agencia Alotrópico S.A.S., empresa que fue contratada por $900 millones por el Ministerio de Defensa, para para fingir ciberataque en las pasadas jornadas del Paro Nacional, y que fue la estrategia con la que la Fuerza Pública buscó recuperar su “buena imagen” en medio de las constantes movilizaciones en todo el país y los muertos que se registraron.

Con la campaña #ColombiaEsMiVerdad, el ministro de Defensa, Diego Molano, trató de deslegitimar las noticias y opiniones que reprochaban la violencia con que actuaba la Fuerza Pública, y singularizó como enemigos de las autoridades a aquellos medios o cuentas de redes sociales que se encargaban de criticarlos durante el Paro Nacional.

Investigación de la FLIP descubre autosabotaje en Mindefensa

La FLIP reveló que el pasado 6 de mayo, cuando se desarrollaban las jornadas de protesta, el Ministerio de Defensa denunció que había sido víctima de un ciberataque, pero realmente todo se trató de un autosabotaje, todo un ‘show’, para tratar de mejorar su imagen y justificar los ataques a aquellos que los criticaban en las redes sociales.

Según la Flip, los funcionarios de Mindefensa recibieron un guion con el que “todos debían fingir que estaban bajo un ciberataque”. Se ordenaba al locutor decir: “Nos intentan bloquear, pero nosotros seguimos de pie protegiendo a los colombianos”.

De esta manera, el ministro Molano justificó la creación de un PMU (Puesto de Mando Unificado), integrado por instituciones como el Centro Cibernético Policial, el MinTIC, y la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI), desde el que revisaban los perfiles donde se realizaban críticas a las autoridades, catalogándolos como enemigos o, en sus propias palabras, justificando la solicitud de suspensión de estas cuentas por ‘ciberamenazas’ o ‘ciberterrorismo’.

La investigación señala que no se sabe bajo qué criterios ellos están calificando cuáles noticias son falsas y cuáles no, pero lo que sí han determinado es que todas son informaciones que los hacen quedar mal. Y agrega que “el MinDefensa anunció que entre el 28 de abril y el 27 de junio identificó 157 noticias falsas a través de acciones de ciberpatrullaje”.

En su investigación ‘Los jueces de la verdad, el mar de mentiras detrás del ciberpatrullaje del Estado’, la Flip concluye señalando que “las recomendaciones de la CIDH al Estado Colombiano para garantizar la no repetición de acciones de perfilamiento no se están cumpliendo … el ciberpatrullaje es discriminatorio y estigmatizante. El Mindefensa y la fuerza pública han convertido en su enemigo a periodistas, hackers, kpopers y personas críticas del establecimiento”.

Es más, la FLIP precisa que “a finales de abril y comienzos de mayo de este año, durante los días más fuertes de las manifestaciones sociales, el Ministerio de Defensa y las fuerzas militares comenzaron una campaña para atacar a quienes los critican y cuestionan. Para hacer esto, se valieron de videos y publicaciones en redes sociales, pero también de estrategias de ciberpatrullaje y vigilancia en línea. Estas acciones emprendidas por el Ministerio de Defensa y las Fuerzas Militares, en las que se han invertido más de 21 mil horas, no han tenido ningún contrapeso ni control institucional, y se agrandan en medio de mentiras y de opacidad”.

Los detalles de la operación que explica la FLIP

El 6 de mayo, las redes sociales y la página web del Ministerio de Defensa y otras entidades adscritas amanecieron vestidas de negro. El último mensaje que aparecía en sus redes era: “Intento de bloqueo”. Parecía un ciberataque. De las 6 a las 9 de la mañana, ningún funcionario estaba autorizado para atender a periodistas ni medios de comunicación. A las 9, las redes se restablecieron y comenzó la campaña “La verdad en un mar de mentiras #ColombiaEsMiVerdad”. Se publicó un video en el que una voz en off decía “nos intentan bloquear, pero nosotros seguimos de pie”. Luego, el ministro de Defensa, Diego Molano, y los comandantes de todas las fuerzas militares mencionaron algunas noticias que, a su juicio, consideraron falsas y recalcaron el valor de su trabajo en la protección de los colombianos. En el video se omitió, por completo, la aclaración de que nunca hubo un ciberataque real y que todo este espectáculo hacía parte de su estrategia para llamar la atención de la ciudadanía. Esta era una campaña contra las mentiras que inició con una mentira”.

Vigilancia ilegal sistemática

En resumen, en Colombia el Estado utiliza el argumento de la seguridad pública para justificar actividades de ciberpatrullaje, cuya actividad no encuentra base en ninguna norma de carácter legal y respecto de la cual no existe claridad sobre los parámetros de su ejecución, ni cuáles son sus controles y los mecanismos de garantía para las personas. Este accionar implica una actividad de vigilancia tendiente a perfilamientos con un impacto diferenciado en los periodistas y defensores de derechos humanos que, además, genera una peligrosa categorización de información y opiniones críticas que afecta a posturas no oficiales.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?