Lunes, 8 de marzo de 2021. Última actualización: Hoy

INDIGNACIÓN

El miércoles 16 septiembre, 2020 a las 10:30 pm

INDIGNACIÓN

Indignación

   Indignación. Eso es lo que siente cualquier ciudadano decente ante lo que hoy ocurre en el Hospital “Rosario Pumarejo de López”, de Valledupar. Llevado por la crisis, estuvo en esa ciudad el ministro de Salud y Protección Social, Dr. Fernando Ruiz Gómez. De esa visita, se logró que de los once meses que se les debía al personal de salud del hospital, se les cancelara una parte exigua; “ahora, dice el Dr. Julio Peralta, a unos se les debe nueve, a otros ocho; y, a los que menos, seis meses”. Así, con ese flaco arreglo regresó el ministro a Bogotá. No tiene más salida el personal de la salud de este hospital, que volver al paro. Así lo manifiestan los trabajadores: “Médicos, enfermeras y auxiliares, entre otros funcionarios, anunciamos de nuevo una huelga de hambre indefinida”.

   Una situación delicada, que debería encender las alarmas en la Casa de Nariño, dado que el departamento del Cesar tiene una de las más altas cifras de contagiados por Covid 19 en el país; en solo Valledupar, ciudad de poco más de 450 mil habitantes, hasta el 16 de septiembre había 11.663 casos positivos, y 287 personas fallecidas por causa del virus. Y la ciudad y el departamento no salen todavía del confinamiento y los toques de queda, con las gravísimas implicaciones económicas que conlleva, en una región donde ya cundía el desempleo y la pobreza.

   Los trabajadores de la salud de Colombia son nuestros verdaderos héroes, y algunos hasta mártires. Ellos asumen cada día con coraje y estoicismo su deber, exponiendo a cada momento su vida y el bienestar de la familia. Merecen un trato digno. Y la indignación hace que uno se pregunte: ¿Qué país gobierna el presidente Iván Duque? Cómo es posible que a Avianca, una empresa privada, se le vaya a prestar 370 mil dólares, cuando el sistema de salud hace aguas en muchos lugares del país. Y pensar que una fracción de ese dinero público, impuesto de todos los colombianos, alcanzaría para pagarles lo que se les debe a los trabajadores del hospital de Valledupar.

   La grave emergencia en salud y en economía, que sin avisar se nos vino encima con la pandemia, reclama del Presidente gestos de grandeza, para evitar a tiempo que ocurran tragedias como la reciente de Bogotá. Asuma, señor Presidente, el liderazgo necesario a fin de impedir que un barco que se llama Colombia se vaya a pique. Y que Dios nos asista.

****************************

Otras publicaciones de este autor en Proclama del Cauca y Valle:

Donaldo Mendoza
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?