ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Domingo, 7 de marzo de 2021. Última actualización: Hoy

In memorian Zapata Olivella

El martes 4 febrero, 2020 a las 8:35 am
In memorian Zapata Olivella
Imagen cortesía de: https://bit.ly/2RUKMyy
In memorian Zapata Olivella

In memorian Zapata Olivella

“¡Las bodegas! ¡Aquí nació nuestra esperanza y aquí debemos iniciar nuestra rebelión!”Zapata Olivella.

Con la llegada de los pueblos europeos a la América mestiza se dio inicio a la exclusión intelectual y artística en el ámbito literario, religiosos, cultural, social y económico de los pueblos amerindios. Ejercicio se instauró en el imaginario colectivo de los pueblos latinoamericanos y ha sido el proceso a través del cual las propuestas de equidad social han sido decididamente ignoradas.

Sin embargo, las décadas finales del siglo XX fueron testigos de un creciente avance en el campo de los estudios acerca del arte, la cultura y, especialmente, la literatura afro en las Américas. Es en ese contexto de rescate, revisión y expansión del canon literario donde se enmarca la vida y obra de Manuel Zapata Olivella (1920-2004).

En este orden de ideas, el Ministerio de Cultura con Resolución 3222 de 2019 declara el 2020 Año de su Centenario.  

Esta conmemoración tiene como objetivo analizar la resignificación de la categoría de éxodo africano al convertirse en un escenario discursivo donde el autor analiza, transforma y combina los diversos estadios de las experiencias negras, e intenta evidenciar la voluntad de hacer comunidad. Es válido aclarar que su canon apostó por conseguir el fin de la noción ingenua de un sujeto negro esencial y otorgarle el status de agente primordial de la historia y su historia. Objetivos de primordial aplicación en estas épocas tan conmocionadas culturalmente.             

El pensador de Lorica, entendió, como muchos otros escritores de Afroamérica y el Caribe, que era imperativo revaluar y enriquecer el escenario, esencialmente antropológico, limitado a evidenciar los juegos de alteridad, las jerarquías de dominación y la continuidad etnografías del africano en América, en donde había caído la noción de éxodo africano; para esto se valió de herramientas como los procesos discursivos, las lógicas culturales, las tensiones políticas y las diversas conciencias.

Decididamente y sin temor al fracaso y escarnio público abrió caminos, desde muy joven se decidió recorrer los más diversos territorios. Inicio por su Caribe natal y el Pacífico colombiano, luego México y Estados Unidos. De manera dantesca recorre América Central y después de una ardua experiencia bibliográfica arriba a Brasil y con ansias llega al África; su ejercicio de reflexión y catarsis no termina en la tierra del origen. Su curiosidad y expectativas lo obligan visitar la Unión soviética y China. Es decir, un vagamundo en busca del santo grial africano.

En esta dinámica, y fruto de su rica experiencia, el Ministerio de Cultura incita a conocer su vida y obra.  Porque no existe nadie en la literatura colombiana con una visión tan rica en experiencias y aventuras, derrotas y glorias, miedos y alegrías, dudas y certezas, errores y aciertos. En este orden de ideas, dotó su narrativa con los ritos, las formas de hablar, sentir, moverse y pensar, esa cruda realidad que le es negada al pueblo negro.

Nos urge pagar la deuda con la cultura escrita de Manuel, porque su corpus escritural no debe seguir en el terreno interesado y justificado por un cúmulo de especificidades que gravitan en torno a interés etnocéntrico. Porque la esencia de su obra radica en la reivindicación del éxodo como proceso y condición; como proceso se está reinventando constantemente a través del flujo y reflujo de emociones, la migración de saberes y re-imaginación del pensamiento cosmogónico, la producción cultural en todos sus aspectos y el debate etnopolítico a gran escala.

Como condición, que en la academia (escuela/Universidad) de debe ubicar su pensamiento dentro de las jerarquías literarias del conocimiento globalizado. De lo contario, el éxodo seguirá concibiéndose como un ideal de descolonización y liberación. Urge que las políticas públicas inserten prácticas culturales, resistencias cotidianas, luchas sociales de los pueblos excluidos. De o ser así, un horizonte utópico se avizora para los sueños de libertad.

***************************************************

Para leer otras publicaciones del autor aquí:

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?