Sábado, 24 de febrero de 2024. Última actualización: Hoy

IN MEMORIAM DE MI GRAN PADRE BOLIVARENSE

El viernes 29 enero, 2016 a las 9:44 am

CREPITACIONES 2016

Hace un mes, el pasado 28 de diciembre de 2015, falleció en Popayán (Cauca), mi gran padre José Antonio Dorado, patriarca bolivarense. Durante sus funerales, el 30 de diciembre del mismo mes, en el Templo del Perpetuo Socorro a las 3 de la tarde, leí la siguiente SEMBLANZA, que hoy tengo el gusto de compartir con ustedes, amables lectores:

Con 89 años bien vividos, con toda la fuerza, intensidad y experiencia que nos da nuestra gran maestra la vida, ha fallecido y entregado su alma al Señor nuestro gran padre, JOSÉ ANTONIO DORADO, natural de Bolívar (Cauca), “nuestro pueblo del alma/ un pequeño reino mágico y encantado/ escondido entre bellas y magníficas montañas/ como inmensos castillos de esmeraldas”/. Hoy al recordarlo y evocarlo, se me ocurren tres impresiones o imágenes, por las cuales nunca lo olvidaremos y lo llevaremos siempre marcado con tinta indeleble en nuestra vida y en nuestro corazón.

La primera impresión evocadora que se me ocurre al observar compungido su féretro y que viene ahora como flotando entre las penumbras del tiempo, es la de contemplar, descansando en la paz del Señor, a un GRAN PATRIARCA, respetado y querido tanto por nosotros los integrantes de la gran familia Dorado Medina, compuesta por 11 hijos, 6 hombres y 5 mujeres, más 21 nietos, 11 biznietos, yernos, nuera y demás integrantes, conformando un gran legado familiar para la posteridad, como por la gran comunidad bolivarense que hoy ya no tiene a uno de sus emblemáticos e importantes personajes, quien se destacó sobretodo en el maravilloso y fundamental campo de la música, como director de la Banda Municipal de Músicos “Nuestra Señora de Lourdes” por 40 años fructíferos. En este punto importante de la vida de mi señor padre, hago mención al RECONOCIMIENTO EN VIDA que le hicieron tanto la anterior administración municipal de Bolívar (Cauca) al otorgarle una placa recordatoria, como al grupo de estudio que lidera nuestro paisano y familiar Freddy Zúñiga, quien en buen momento, en un sobrio acto y en vida, reconoció su aporte a la CULTURA BOLIVARENSE (O BOLSIVERDE), junto a los personajes egregios que se han destacado en nuestro pueblo.

La segunda impresión fue la de ser un TRABAJADOR INFATIGABLE en la vida, sin desmayos, sin pereza, con perdón de ustedes “con toda la verraquera del caso”, pues se le midió a muchas labores imaginables, con responsabilidad y sentido de sus obligaciones familiares, especialmente en el campo de la educación cuando nos ayudó y colaboró para defendernos en la vida y seguir adelante como profesionales, gracias a él, HACIENDO BRILLAR CON TODA SU INTENSIDAD EL APELLIDO DORADO, con luz propia en todas partes. De esta manera, fue sastre, distribuidor del periódico “El Siglo” (cuando era niño nos mandaba a vender este periódico por las largas y empinadas calles del pueblo y cuando me cansaba, lo leía de pe a pa en los andenes y así me hice consumado lector de periódicos y lógicamente periodista), delegado de la Registraduría Municipal, inspector Municipal de Recursos Naturales, profesor de Música y director emérito de la Banda Municipal de Músicos “Nuestra Señora de Lourdes” por 40 años.

José Antonio Dorado

José Antonio Dorado Q.E.P.D.

La tercera impresión fue la de ser un auténtico GLADIADOR DE LA VIDA en unión con Dios y los médicos especialistas de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario “San José”, quienes ayudados por la alta tecnología, hicieron lo necesario para conservarle su vida, desde el pasado 3 de diciembre de 2015 hasta el lunes 28 del mismo mes, a las 6 y 20 de la tarde, cuando entregó su alma al Señor. Gracias a ellos y al Hospital por colaborarnos en ese sentido.

Nuestro gran padre defendió su vida con ayuda de Dios, como un gran héroe y guerrero, hasta el último segundo, cuando Él lo llamó a su gran reino para acompañar a nuestra santa madre Amelia Medina de Dorado, asesinada por las Farc el 8 de diciembre de 2000, quien lo estuvo esperando por espacio de 15 años de soledad, la cual también soportó nuestro padre con estoicismo y fortaleza.

Mi padre cumplió su misión en la tierra con lujo de detalles como hombre y como buen caminante, como somos todos en esta tierra, recordando y haciendo suyos los versos del gran poeta español Antonio Machado cuando afirmó: “Caminante, son tus huellas el camino y nada más/ caminante, no hay camino, se hace camino al andar/ al andar se hace el camino y al volver la vista atrás/ se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar/ Caminante, no hay camino, sino estelas en la mar”/.

A ustedes, gracias por acompañarnos en estos momentos de tristeza y abatimiento. Sus voces de aliento y solidaridad nos hicieron más fuertes. Los integrantes de la familia Dorado Medina, les agradecemos sus gestos y palabras para seguir adelante en el camino de la vida. Dios les pague, muchas.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?