ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 14 de noviembre de 2019. Última actualización: Hoy

Impuestos para las iglesias

El viernes 21 octubre, 2016 a las 4:10 pm
Luis Fernando Orozco Gutierrez

Luis Fernando Orozco Gutiérrez

Con el anuncio hecho por el Gobierno Nacional de realizar una reforma tributaria de carácter estructural, bien vale la pena la de cubrir algunos impuestos con los que deben pagar todo tipo de iglesias.

Estas iglesias con su voto negativo por la Paz, tendrán que pagar impuestos para ayudarle al pueblo colombiano a sostener esta inútil e incomprensible confrontación.

Desconocieron estas instituciones los 52 años de guerra y confrontación con el resultado por todos conocidos: 260.000 muertos, 8.000.000 desplazados, secuestros, minas antipersonas, severos daños económicos y ambientales y todo lo que constituye esta vana e inútil confrontación.

El sentimiento del pueblo que votó por la Paz, continuará infranqueable no obstante este torpe e inexplicable tropezón, causado principalmente por las actuaciones contra la Paz de estas iglesias, pues lo de Uribe Vélez es otro cuento, este ciudadano no es enemigo de la Paz, sino del presidente Santos, por lo tanto de la Paz, pues todo lo que hacía el presiente Santos, era para buscar con denuedo la anhelada paz para los colombianos.

Durante muchos años e inexplicablemente estas iglesias no pagaban las obligaciones que debían realizar, sustrayendo al pueblo de estos emolumentos indispensables para su vida y en las circunstancias presentes para contribuir a mantener la guerra. Una gran oportunidad para que en la reforma que en breve se iniciara, ya no habrá que subirles el IVA a los colombianos del 16% al 19%, las iglesias con sus pagos así lo evitarán y por fin hacen algo positivo en estos “templos “de negocios en que se han convertidos estas siniestras instituciones, arropadas bajo el manto de la espiritualidad, engañando a estas poblaciones ignorantes e incautas.

El pueblo colombiano, ya no tendrá que soportar la ignominia de ver a pastores y curas, enriquecerse con las contribuciones del pueblo, no solo en sus acreencias personales sino en la construcción inoficiosa de grandes templos, disque para rendirle tributo a la Divinidad. Construcciones convertidas en fríos e inertes monumentos al despilfarro.

Para creer en Dios solo se necesita el convencimiento pleno, la palabra emotiva y una convicción excelsa, la persona humana es santuario de espiritualidad y vida, lo demás sobra, con una sola invocación es suficiente, no se requiere asistir a estos templos de negocios nefastos, escurridores de las precarias economías de sus feligreses, que deben obligatoriamente cancelar el 10 % de sus estipendios para contribuir a resistir la insoportable vanidad de los pastores, curas y para estos templos indignos de una verdadera fe.

En Colombia existen casi 1.000 de este tipo de congregaciones; en el solo municipio de Miranda, Cauca, con 40.000 habitantes hay 18 iglesias cristianas.

Miremos las distintas manifestaciones sobre el contenido de los propósitos de poner a pagar impuestos a estas Iglesias.

“En los temas religiosos se discutió cuáles son los bienes que tienen las iglesias y qué tratamiento deben recibir las donaciones. Algunas iglesias han adquirido muchos bienes en los últimos años y se discutió cómo deben tributar esos activos ligados al tema predial. Las propiedades de la iglesia deben ser sujetos del predial, exceptuando las áreas destinadas al culto. Pero ahí es donde viene todo tipo de interpretaciones. A la luz de la Iglesia Católica, el área del culto son el atrio y la sala cural, mientras que en el caso de algunas iglesias cristianas involucra todo el edificio, incluyendo parqueaderos y demás. Hoy encontramos iglesias con áreas comerciales, centros de convenciones, parqueaderos, cafeterías, etc.”

Un decreto expedido por el Ministerio de Hacienda a finales del año pasado tiene prendidas las alarmas entre las iglesias y los cultos religiosos del país publicó El Espectador el pasado fin de semana, mencionando además, cómo la medida decretada por la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), cobija con el impuesto del 6 los ingresos que sean derivados de su actividad religiosa.

La verdad es que estas Instituciones religiosas deben pagar impuestos, la norma no debe tener privilegios, con ellas. Si realizan actividades que reciben dineros o las donaciones que realizan los feligreses, son sujetas de impuestos, no obstante que el donante haya pagado impuestos esto no invalida que en la actividad que realice con esos dineros deben ser producto de impuestos, es lo mismo de decir que porque uno paga una cosa que compra el vendedor no debe pagar impuestos porque sería doble tributación.

Iglesias a contribuir a sostener la guerra que quieren que continúe. Sus impuestos serán de gran ayuda para seguir matando colombianos en esta absurda e inexplicable guerra.

Deja Una Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *