Sábado, 19 de septiembre de 2020. Última actualización: Hoy

IMPRESIONES DE UN QUILICHAGUEÑO 2008

El domingo 27 abril, 2008 a las 11:15 am


IMPRESIÒN A: UNA TRAGEDIA PARA NUNCA OLVIDAR

Santander de Quilichao, nuestra amable Ciudad de los Samanes, se ha convertido desde febrero del presente año en el epicentro noticioso nacional e internacional por motivo del triste suceso de la muerte de los niños Walter Steven Franco y Andrés Felipe Correa, por culpa de la mordedura de un gato infectado con rabia, en las instalaciones del Colegio Instituto Técnico, en horas de la tarde del pasado 15 de febrero del 2008, cuyos casos se complicaron y fallecieron a finales de marzo y comienzos de abril, respectivamente.

Ahora bien, ya transcurridos algunos días del lamentable suceso que golpeó el alma de sus familiares y de todos los quilichagueños, viene el juicio de responsabilidades conjuntas, porque visto el caso en su dimensión general, en él concurrieron muchas causas para analizar en su justa dimensión, comenzando por la simple “pilatuna” como la definió la señora Rectora de la Institución y las primeras reacciones dentro de la misma, una vez conocida la situación, pasando por la actuación y los deberes de los padres de familia y concluyendo con lo que hicieron o dejaron de hacer los estamentos de salud, causa que a mi juicio considero como decisiva y fundamental, porque ellos y ellas eran los que debían emitir un juicio exacto de lo que en verdad sucedió, habida cuenta que tienen la experiencia y el conocimiento necesario.

Con respecto a la última causa, ya se anuncian las respectivas demandas por parte de los familiares, demandas que son muy justas, pues ellos consideran que las autoridades de salud no actuaron como lo debían hacer, ante una situación tan apremiante y urgente. Esperemos los resultados de las correspondientes investigaciones.

Ojalá que situaciones como la descrita no se repitan más, pero si ello llegare a suceder, sería bueno que todos estemos preparados y prevenidos, por el bien de los quilichagueños en general.

IMPRESIÓN B: EL ESPACIO PÚBLICO, TEMA VITAL.

El centro urbano de Santander de Quilichao, tanto en los días de mercado o galería, como en los normales, se congestiona mucho y se torna muy peligroso, por la invasión a los andenes de muchas personas, quienes en su afán por trabajar y ganarse el sustento diario, con justa razón, tienen que hacerlo, obligando a los transeúntes a bajarse a las calles y carreras, con peligro de un posible accidente de parte de cualquier conductor imprudente, al cual no le importa la vida de los demás.

Algo tiene que hacerse y rápido, antes de lamentar los accidentes de tránsito por ese motivo, que es competencia de la administración municipal.

CREPITACIONES 2008

LECCIONES DE UNA “PILATUNA”

Según el Diccionario de la RAE (Real Academia Española), la palabra pilatuna es un colombianismo que significa “acción indecorosa”. Ahora bien, si nos ponemos a citar ejemplos de acciones indecorosas, es decir aquellas que ofenden la honestidad, el honor, el respeto y la estimación dada a las personas o seres de la naturaleza, la lista sería muy larga y para mostrar la verdad de lo expuesto sobre el tema, citemos a guisa de ejemplos: los escándalos de los congresistas sorprendidos infraganti en contubernios con los paras (vale decir con las manos en la masa), las eternas promesas incumplidas por los políticos de siempre, los famosos elefantes blancos, la famosa mirada Correa; a propósito del presidente ecuatoriano, cuando todo el mundo sabe de sus nexos con la guerrilla, menos él mismo, mostrándose rabioso contra Uribe y Colombia y no enfrentando la verdad tal como es, en fin, este espacio sería insuficiente para mostrar tantas pilatunas de todos los calibres habidos y por haber.

Siguiendo con la palabra en mención, expresada por la señora Rectora de la Institución Instituto Técnico, el viernes 4 de abril del presente año, en horas de la tarde, durante las exequias del niño Andrès Felipe Correa, mordido por el gato que ya sabemos, en verdad se faltó al respeto y la estimación hacia el felino, según las primeras declaraciones de los estudiantes que estuvieron en la escena del hecho y dentro de este contexto, me atrevo a opinar personalmente que todos en general tenemos la culpa, al no enseñar y practicar los valores básicos que propendan por el cuidado, el respeto y la estimación hacia los demás seres humanos y también hacia los seres de la naturaleza, llámense animales, plantas, los recursos hídricos, hoy en peligro, etc., etc. Cuando digo todos en general, me refiero a padres de familia, educadores, sociedad en general, las instituciones de salud, los medios de comunicación, y en un contexto más amplio, las políticas educativas estatales que cercenaron cátedras tan vitales como el civismo, la urbanidad y hasta la misma religión, a la cual poca atención se le coloca en los currículos respectivos.

Llegó la hora de reivindicar la amistad con la naturaleza, tal como lo afirmó la señora Rectora en la mencionada ceremonia luctuosa, de practicar la tolerancia con todos los seres humanos, de respetar a la naturaleza, de cuidarla y amarla, de estimarnos entre todos, pues todos somos ciudadanos del mismo planeta, en fin, llegó la hora de analizar las lecciones de vida que hay detrás de lo que sucedió ese nefasto 15 de febrero, y de enseñar ese legado de vida que nos dejaron Walter y Andrés Felipe, para que los convirtamos en un símbolo de esperanza y confraternidad, que convierta a Santander de Quilichao en la ciudad ecológica por excelencia, donde no solo se protejan y se cuiden sus hermosos samanes que nos identifican a nivel nacional e internacional, sino que también se cuiden y se protejan todas las formas de vida, con la participación decisiva de cada uno de nosotros, los quilichagueños de bien.

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
    También te puede interesar
    Deja Una Respuesta