ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Domingo, 24 de octubre de 2021. Última actualización: Hoy

IGNORANCIA Y CRISIS

El domingo 7 abril, 2019 a las 9:04 pm

(Foto: RVQ)

IGNORANCIA Y CRISIS

IGNORANCIA Y CRISIS

   Lo cierto es que la mayoría de nosotros desconocemos a fondo nuestra historia; sus causas, teorías, propósitos y fundamentos, los procesos y transformaciones políticas y sociales que han modelado nuestro presente país; complejos acontecimientos ocurridos para bien o para mal, escondidos, tal vez, tras mil máscaras de tejemanejes y manipulaciones, mentiras y prejuicios que todos impulsamos, consciente o inconscientemente, bajo el aval de nuestras preferencias más inmediatas. Así, de la manera más inmadura y falta de objetividad, tomamos partido en uno u otro lado de las barricadas en que este país se ha polarizado en los actuales momentos. Y entonces, olímpicamente, sin más ni más, sin mediar ninguna toma seria de conciencia, tan sólo por falsos sometimientos, sentimentalismos o contagio o herencia familiar, o de amistades, por el «estrato» social que nos rodea, por simple gusto de colores y banderas, y lo que más pesa, por los beneficios y conveniencias económicas personales, optamos por uno de los dos polos que hoy dividen a esta nación.

   En estas circunstancias queremos fundar supuestamente el mejor reino nacional; cosa por demás imposible, porque los unos estigmatizamos a los otros, y se cae en la odiosa trampa de los señalamientos, los insultos y demás, y así no hay ningún clima de convivencia civilizada que garantice el entendimiento y la paz que todos quisiéramos construir.

   Somos un país inmaduro; no hemos alcanzado la mayoría de edad. Juzgamos y lanzamos precipitadamente anatemas aquí y allá; el fragor de nuestras preferencias serviles nos adoctrina en modismos ideológicos y políticos con los cuales defendemos a capa y espada lo que muchas veces no entendemos de nuestro pedacito de territorio nacional.

   Es lo que se ve y redunda en la actual crisis puesta en evidencia hoy por la minga indígena. Desde nuestra casa lanzamos cómodamente insultos aquí y allá, y este grave problema amenaza con dilatarse más y más, cosa que nos está perjudicando de manera ostensible y grave.

   Y así, se nos dice y se nos ha convencido que vivimos en una democracia respetable, con templos, maravillas e instituciones que velarían, supuestamente, por mejorar este ya viejo rincón de «la mama grande».

   Somos ingenuos; un pueblo que nunca se ha comprendido a sí mismo… Y por lo tanto, todo cuanto digamos y profesemos en la precipitud de nuestro estado actual, no es más que una arlequinesca y fraudulenta maroma en la cuerda peligrosa y floja de los días.

                    **RVQ**

**************************************

Otras publicaciones de este autor: CLICK AQUÍ

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?