Domingo, 13 de junio de 2021. Última actualización: Hoy

El sábado 24 marzo, 2012 a las 3:04 pm

HOYO NEGRO EN LAS ARCAS DEL ESTADO



Por Leopoldo de Quevedo y Monroy

Colombiano


En el titular de El Espectador, se relata el sin número de demandas que la ciudadanía y empresas tienen a la Fiscalía al borde de la quiebra económica. No solo fue quebrantada su columna vertebral con la salida de Vivian Morales, sino que al sumar todas cifras, 13 billones, – dice el diario del sacrificado Director Cano – la cifra alcanzaría como para el funcionamiento de la Fiscalía en tres años.


Y en meses pasados la noticia era sobre las billonarias demandas contra las fuerzas armadas. Y lo de la DNE. Y del DAS e Incoder. Y de lo que ha dejado de pagar el Estado al agonizante ISS y lo que no ha desembolsado el Fosiga a las EPS y lo que han pagado las EPS a sus asesores, como ocurrió en SaludCoop. Y lo que MinHacienda deberá pagar por pensiones astronómicas a Congresistas, Magistrados, FonColpuertos y… otros.


La plata, que sudor a sudor ha trabajado el ciudadano y paga en impuestos, se está manejando sin pudor para pagar favores y ni la Contraloría pasada ni las Procuradurías pasadas, el Defensor del Pueblo -¿existe?- ni los personeros, ni los noticieros, abrieron la boca para decir un muuh. Se quedaron callados ante la desestabilización económica que se venía encima.


Vino el 4 por mil, vino el IVA, vienen cada año los reajustes de impuestos y la flexibilización laboral, los descuentos de las nóminas para EPS y pensiones y el pueblo termina pagando la ceguera de la que habló Saramago, el valiente. El país ciego está por caer ahora al negro hoyo de la hecatombre que nos dejó el pasado.


¿Qué le está pasando a Colombia con la gente que el gobierno nombra en entidades que manejan grandes presupuestos como la Dian, las CAR, Invías, la Agencia de Hidrocarburos, Colombia Humanitaria y embajadas? Casos se han presentado que solo cuando levantan vuelo y se devuelven a casa, se descubren los faltantes, los gastos injustificados, las nóminas paralelas, los pagos desproporcionados a asesores.


Se ha hecho célebre la frase de que a alguien lo nombran en un puesto oficial para que haga plata. El control posterior por parte de la Contraloría es casi inocuo o inútil porque después de cada administración aparecen las obras inconclusas, con las fotos y los contratos leoninos. Durante la duración de los funcionarios no hay veedurías, fiscalías ni testigos y la gran prensa recula. Todo viene a hacerse público cuando los dineros ya han tomado las de Villadiego.


Anteriormente el legislador, sabio en ese entonces, consciente de la proclividad de la naturaleza humana al deslizadero suave de la coima, había ordenado a los veedores oficiales en las contralorías el control anterior, luego medió un poco y lo cambió por el coincidente que revisaba en el momento de hacer el contrato o el convenio. Pero después de que esa máquina odiosa funcionaba, la sacaron de circulación y se inventaron el control posterior. Para cuando todo se convierta en mero delito y la plata se haya esfumado por entre el humo. Para eso hay sagacidad y pupitrazo rápido. Eso es lo que conviene a estos santos congresistas y padres de la plata.  


Ellos saben que cuando hay hueco fiscal y el Minhacienda habla de insostenibilidad en las finanzas estatales, la fórmula mágica será buscar cómo sacar de salarios, de fondos de pensiones, del Fosiga, de Colombia humanitaria. Y de oír los consejos de la Banca internacional, de la riqueza de Ecopetrol y de la confianza en los inversionistas en playas y minerales en los páramos y ríos.


20-03-12 – 5:15 p.m.

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?