Martes, 19 de octubre de 2021. Última actualización: Hoy

Día de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas, asesinaron líder de desplazados en Chocó

El miércoles 9 abril, 2014 a las 2:15 pm
Cacarica

Fotografía tomada de http://colectivosurcacarica.wordpress.com/

El líder de la comunidad de Cacarica Jesús Adán Quinto fue atacado por dos sicarios en Turbo (Antioquia) en donde permanecen desde enero pasado como consecuencia de un desplazamiento masivo cerca de 45 familias.

En diciembre de 2013 la Defensoría tramitó ante la UNP una petición de Jesús Adán Quinto para la ampliación de las medidas de protección y realizó una visita humanitaria en compañía de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para verificar la situación de las familias.

Urabá, abril 9/2014.- El Defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora Gómez, condenó de manera enérgica el asesinato del líder de la población desplazada de la comunidad de Cacarica (Chocó) Jesús Adán Quinto, a quien dos sicarios le quitaron la vida esta mañana en el municipio de Turbo (Antioquia).

«Es lamentable lo ocurrido con el líder de Cararica. Él contaba con medidas de la Unidad Nacional de Protección (UNP) porque así lo había planteado la Defensoría del Pueblo al Gobierno, pero según la información preliminar, en la mañana no se hicieron presentes sus escoltas y al salir de su casa fue ultimado», afirmó el Defensor del Pueblo.

El pasado mes de enero el Defensor Otálora Gómez les solicitó a las autoridades nacionales y departamentales tomar medidas urgentes para asistencia y atención a 45 familias afrocolombianas de la comunidad La Honda del Consejo Comunitario de Cacarica que se desplazaron a los municipios de Turbo (Antioquia) y Riosucio (Chocó), por la presencia de hombres armados del frente 57 de las Farc en una zona de influencia de ‘Los Urabeños’.

La situación de vulnerabilidad de la comunidad de La Honda no es nueva ya que el 21 de noviembre de 1997 fue víctima de un primer desplazamiento masivo en el marco del gran éxodo de cerca de 15.000 personas por las incursiones de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá a la zona del Bajo Atrato chocoano. La comunidad logró retornar en el año 2000, sobre la base de los acuerdos firmados por el Gobierno Nacional en 1999 en el coliseo de Turbo (Antioquia).

Las acciones de las Farc en el Bajo Atrato buscan el control de los corredores estratégicos (frontera con Panamá) para el desarrollo de economías ilícitas asociadas a la comercialización de la coca y la regulación de la explotación ilegal de maderas, mientras que los grupos armados post desmovilización de las AUC intentan mantener el control armado sobre las zonas de producción ganadera y donde se concentran proyectos marítimos y fluviales como de explotación de recursos minerales.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?