Domingo, 16 de junio de 2019. Última actualización: Hoy

HONORIS CAUSA A UN BACÁN

El jueves 11 abril, 2019 a las 11:07 am
HONORIS CAUSA A UN BACÁN / Fotografía: https://www.dinero.com
Edison Ospina Norato

Edison Ospina Norato

Chucho y Salomón, diferentes en sus maneras de ser, pero como maestros excelentes, y como son muchos profesores, también coincidieron en ser permisivos, cómplices y hasta encubridores, por allá en 1977 o 78 en una asignatura llamada tal vez: Teoría Económica aplicada al caso colombiano.

Jesús Antonio Bejarano Ávila y Salomón Kalmanovitz Krauter, asintieron al respaldar un pedido nuestro, quienes tomábamos la materia, para una salida de campo dizque a ver la técnica de los cultivos cafetaleros en Cundinamarca.

La Facultad y vicerrectorías respectivas dieron el visto bueno y nos fuimos un sábado a las 6 a.m. hacia “Las Palmeras” en Villeta, centro vacacional con todo lo lúdico; piscinas, discotecas, pernoctada…, y un salón para eventos que bien podían ser académicos, como observar la migración de los campesinos de las regiones del Sumapaz y del Tequendama hacia la zona de colonización antioqueña.


Jesús Antonio Bejarano Ávila y Salomón Kalmanovitz Krauter

Acudí muy puntual a la cita que se acordó frente a la entrada de la Facultad en el edificio de Ciencias Económicas; no me fue difícil ya que salía de una fiesta en el barrio El Recuerdo, aledaño a la Nacional, empero el bus de la U ya estaba lleno y no quedaba sino un solo puesto para mí aledaño a la puerta de entrada porque fui el último en arribar, así faltasen diez minutos para las seis.

Chucho había firmado la solicitud, pero no asistió; Salomón firmó y asistió y fue mi compañero de viaje.

Confundido, conforme, no sabía qué plática entablar con el adusto profesor. Ya íbamos en Fontibón y no me atrevía a ofrecerle de la media botella de aguardiente que me pasaban de los asientos posteriores, y yo no bebía creyendo una supuesta solidaridad con el maestro. Haciendo un gran esfuerzo traté de hablar de Teoría Económica; la respuesta era como un inaudible ronquido.

Casi que desesperado o desengañado balbuceé algo de “salsa” o porros y cumbias. Salomón giró hacia mí, me miró como entre considerado y sorprendido y espetó con su inconfundible acento barranquillero: –Al fin hablas de algo interesante. –¿Qué sabes de Rock?

Empezamos con Elvis, seguimos con The Beatles, The Doors, los Rolling Stones, The Beach Boys…, con ardides, Salomón se dio mañas para llegar al gran Charlie García, de quien fue y, creo, sigue siendo fanático, tanto que en una de sus obras más reconocidas: Economía y Nación – Una breve historia de Colombia, de siglo XXI editores, 1985, página 513 lo cita como compositor de Alicia en el país.

Lo importante que ha sido Kalmanovitz Krauter en estadios más amplios de la Teoría Económica Colombiana bastante se ha destacado. El título de Doctor Honoris Causa que le ha otorgado la Universidad del Norte de la ciudad de Barranquilla, es un justo merecimiento a un colombiano que, aunque judío y caribe es más raizal que cualquier mestizo mimetizado de blanco y encomendero.

Uninorte se porta gallarda, pero es bueno decir que ésta también gana prestigio social y académico al ser la oferente, pero también demandante en el título otorgado a Salomón, como le decimos quienes tenemos que ver con la Academia, claro, coloquialmente.

Deja Una Respuesta