ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Titulares de hoy:    

Carolina Gómez: el talento hecho belleza     ~    

Fragmento de la novela “Entre samanes”: Quilichao de los 70     ~    

En GdO trabajamos para superar las expectativas de los clientes     ~    

Departamento del Valle del Cauca, listo para vacunar     ~    

Inició fase de vacunación con adultos mayores de 80 años en Cali     ~    

¿Qué hacer con los residuos en vacunación?     ~    

En circulación Edición Impresa # 432 de Proclama Cauca y Valle     ~    

Llamado de auxilio de habitantes Vda/Santa Bárbara y aledañas     ~    

Guachené: Pacto ciudadano por la educación     ~    

Polémica por Pacto por defensa de la Vida, la Paz y el Territorio     ~    

Hospital Universitario San José recibió donación de equipos biomédicos     ~    

Se distribuirán las otras 50 mil vacunas     ~    

Descuento del 60% por pago de comparendos en Popayán     ~    

Habilitan canal de comunicación para solucionar dudas sobre vacunación     ~    

Desapariciones y desplazamientos, el pan de cada día en Buenaventura     ~    

Cinco proyectos de Unicauca son financiados por el Sistema General de Regalías     ~    

Falsos positivos, ¿Quién dio la orden?     ~    

Formulan cargos a exalcalde de Quilichao por prevaricato por omisión     ~    

Continúa búsqueda de solución al problema de alumbrado público en Quilichao     ~    

COVID-19 interrumpió Las Voces del Secuestro     ~    

Viernes, 26 de febrero de 2021. Última actualización: Hoy

Historia de una fotografía

El domingo 14 febrero, 2021 a las 9:01 am
Historia de una fotografía en Plan de Zúñiga, Caldono

Historia de una fotografía.

Tres día después de que en Cartagena de Indias Juan Manuel Santos y Rodrigo Londoño Echeverri ‘Timochenko’ firmaran el acuerdo de paz entre el gobierno y las Farc-EP, la guerrilla más antigua del continente; estaba tomando una fotografía que días atrás hubiera sido imposible e incluso rayaría con la inverosimilitud: soldados del Ejército Nacional con pala y pico en mano y cascos amarillos junto a varios campesinos e indígenas listos para iniciar a trabajar en una carretera rural que llenaba de esperanza a esa población.

Inverosímil o imposible porque esa población era Plan de Zúñiga, Caldono, que desde finales de los 90’s fue considerada zona roja. Según me contó ese mismo día el comandante del Ejército de la zona (no recuerdo su apellido), salir a hacer ronda en la vereda debía ser un asunto bien preparado o de lo contrario sería casi un suicidio.

Pero esa vez no. El país, y sobre todo estas regiones, estos departamentos, se encontraban en el sosiego que generó la firma del acuerdo. Una sensación de esperanza que se hacía sentir, a veces sin decirlo, especialmente en las zonas rurales de los territorios. Y en Plan de Zúñiga, ese 29 de septiembre de 2016, los soldados andaban desarmados abriendo vías.

La firma del acuerdo permitió recorrer los territorios, si bien no totalmente desprevenidos, pero si más livianos de temores. La explosión de iniciativas basadas en el turismo comunitario (en el Cauca existen más de 30 rutas turísticas comunitarias desarrolladas), hablaban de una población que inició a ver esas puertas abiertas.

Pero nos dieron un portazo. La violencia volvió a ser la narrativa predominante; los asesinatos selectivos, masacres y confrontaciones, parte del devenir diario. En poblaciones como Argelia, Páez, Corinto, Jambaló, entre otros, no solo intimidan y matan, sino también volvieron a extorsionar a los agricultores, pequeños comerciantes, docentes.

Por eso, desde estas regiones oír al consejero presidencial para la Estabilización y la Consolidación, Emilio Archila, es como escuchar una negra función de Stand Comedy: una historia que se basa sobre algunos hechos reales, pero que al ponerla en paralelo con lo que se vive, es llegar a la conclusión de incongruencia, y solo produce risa.

A Archila le tocó la consejería más incómoda del gobierno de Iván Duque, porque es la que debe hacer lo que no quieren hacer: implementar el acuerdo de paz. Se han adelantado acciones, no hay que ser injustos; pero no cabe ninguna duda en que pudieron hacer mucho más.

La sustitución de cultivos de uso ilícito del gobierno Duque es un fiasco; la seguridad es una materia perdida, hasta el punto de que no es una exageración si el gobierno de Duque sea recordado como el del resurgimiento de las masacres y asesinatos de líderes sociales. Se le han puesto mantos de dudas a la búsqueda la verdad, y sobre todo, la estigmatización, arma principal de este grupo de derecha, volvió a marcar la línea de la polarización.

En ese punto el Cauca y otros departamentos desde hace dos años han tenido un gobierno que oye pero no escucha, y no escuchará al menos en esta materia. Eso quedó claro en las declaraciones de Emilio Archila sobre la carta de Juan Manuel Santos a Iván Duque: activan el espejo retrovisor para decir que están haciendo más, y mientras tanto, la reforma rural no tiene ni cimiento; la satanización hace tambalear la participación política; las masacres hicieron olvidar el fin del conflicto; las drogas diezman poblaciones enteras; y la justicia, verdad y reparación avanza a gatas mientras se defiende del gobierno.

Por esto, la fotografía de Plan de Zúñiga es una añoranza y un argumento que permite entender por qué a departamentos como el Cauca el acuerdo de paz y la paz, en todo su sentido profundo, es la ruta concreta que se debe seguir.

Borde: Hace algunos días fue el día internacional del periodista. Ojalá las próximas fechas conmemorativas de esta bella labor, más que esperar presentes, se aprovechen para una autocrítica, autoanálisis, muy necesario para lograr cada vez un mejor periodismo.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?