ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Viernes, 7 de agosto de 2020. Última actualización: Hoy

Hay que construir país, no destruirlo

El viernes 6 diciembre, 2019 a las 9:03 am
Hay que construir país, no destruirlo
Miguel Cortés Kotal, presidente del Grupo Bolívar.

“Como colombianos debemos construir país no destruir país”

Palabras de Miguel Cortés Kotal, presidente del Grupo Bolívar, durante la entrega de los Premios Simón Bolívar, Centro Cultural Julio Mario Santo Domingo, 28 de noviembre del año 2019.

Para el Grupo Bolívar es motivo de satisfacción compartir hoy con ustedes, en su edición número 44, la entrega del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar, y hacer un merecido reconocimiento a la calidad y el compromiso de ustedes los periodistas y los medios de comunicación con el país.

Cada año, durante esta ceremonia, nos alegramos al ver los trabajos ganadores y constatar la seriedad y el profesionalismo con los que se ejerce el periodismo en Colombia, en medio de desafíos, pero también de oportunidades. Esto refuerza nuestro compromiso con el premio y con su intención de ser un aporte a un oficio esencial para la democracia.

En este momento por el que atraviesa Colombia, queremos alzar una voz de cohesión, de construcción y de respeto para lo que está sucediendo en nuestro país.

Las marchas, paros, manifestaciones son un hecho en Colombia al igual que en otros países como Chile, Bolivia, Hong Kong, Paris, entre otros. ¿Lo que no sabemos explicar con claridad y absoluta certeza en Colombia y en Chile, es él porque del paro y porque ahora?. A diferencia de Chile, en Colombia siempre hemos tenido paros y siempre hemos sabido el porqué de los paros. Sí, en Colombia está dentro de la constitución poder ejercer el derecho de protesta a través de un paro, pero para los ciudadanos es importante saber la o las razones del paro.

Los paros y manifestaciones actuales no son como consecuencia de algo que hizo o dejó de hacer esta presidencia. este congreso o este sistema judicial. Por ende, tenemos la obligación de no culpar a los actuales gobernantes sino de pensar que hemos hecho o dejado de hacer en los últimos 40 o 50 años para que hoy este pasando lo que está pasando. El conflicto armado que tuvimos por más de 50 años llevo a nuestros gobernantes a tomar medidas para defender a los ciudadanos y al país. Parte de la inversión durante esta defensa de la democracia no se invirtió en los más necesitados, ni en vías, ni la salud, ni la educación. Se invierto en salvar al país. Acordémonos que a finales de los 90 habíamos sido declarados un país fallido o “failed state”.

Algunos pensantes coinciden en que la razón de las protestas es debido al cumulo de descontento generalizado por años de corrupción, años de promesas rotas, años de frustración, años de trabajo donde no mejoran las condiciones básicas de muchos de nuestros ciudadanos. Otros dicen que son vientos de ciertos partidos que no quieren dejar que el actual gobierno gobierne y mejore al país porque si le va bien al presidente Iván Duque, entonces no habría espacio para la política extrema. Los políticos extremistas nos están dividiendo, nos están llevando a ser las personas que no somos. Nosotros no somos violencia, indiferencia, ni ingratitud. Nosotros somos alegría, posibilidad, cohesión.

Me duele y entristece profundamente las 2 muertes, los policías y ciudadanos heridos, los comercios, viviendas y transmilenio vandalizados, la perdida de seguridad, etc. que hemos vivido en esto días.

Todos, no solo nuestros gobernantes, debemos reflexionar y contribuir al dialogo, a la cohesión, a la construcción de un mejor sistema de salud, de educación, mejores condiciones de vida para los más necesitados. También debemos ayudarles y exigirles desde el respeto y la transparencia a nuestros gobernantes que cumplan con sus promesas.

Sentarnos a criticar es muy fácil. Sin embargo, creo que es hora que la crítica sea constructiva no destructiva.

Hay un dicho que dice: Es mejor una mala negociación que una buena pelea. En una buena pelea nadie gana, es un pierde-pierde. También es mejor un acuerdo de paz con algunos temas pendientes por resolver que una guerra sin fin. Por ende, también es mucho mejor un diálogo constructivo para mejorar el país que queremos, un dialogo con los diferentes actores de la sociedad versus la violencia dirigida por algunos pocos. La violencia, la guerra, las peleas destruyen. La paz y los diálogos construyen.

Como colombianos debemos construir país no destruir país.

Unámonos. Seamos protagonistas de la creación de una Colombia compasiva e incluyente. Una Colombia para todos donde nuestras diferencias nos hacen mejor.

Mañana es el día de Acción de Gracias en los Estados Unidos. Día de agradecimiento por la ayuda que se dieron unos a otros en momentos de hambre y violencia. Hoy doy las gracias a todos aquellos héroes que están trabajando para construir una mejor Colombia vía el diálogo, vía acciones pacíficas, vía la cohesión.

Miguel Cortés Kotal, presidente del Grupo Bolívar.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta