ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 18 de mayo de 2024. Última actualización: Hoy

Grijalba administra recursos públicos, con miras a la Cámara

El jueves 22 diciembre, 2016 a las 9:47 am
Alfonso J. Luna Geller

Por Alfonso J. Luna Geller

Es un hecho muy evidente que el exalcalde Luis Eduardo Grijalba Muñoz quiere llegar a la Cámara de Representantes, al parecer por el Partido de la U. Está bien, todo el mundo tiene derecho a aspirar. Lo que no es tolerable es que para lograrlo utilice al actual alcalde, Álvaro Mendoza Bermúdez, al intocable equipo burocrático que le dejó montado y los recursos públicos, para hacer proselitismo electorero, aprovechándose de que no existen controles disciplinarios en la región, o por lo menos, ni se notan, ni se sienten, a pesar de todo.

Aunque Álvaro Mendoza Bermúdez está culminando su primer año de gobierno sólo puede exigírsele que cumpla con la normatividad legal que rige a la administración pública porque no fue elegido con un discurso de cambio, ni para hacer nada nuevo; supongo que era su obligación, por asuntos de la financiación de su campaña, y otros compromisos de grupo, permanecer sometido a los designios de su antecesor, cuidarle la espalda y la hueste que le dejó instalada, inclusive, por encima de los propios deseos de servicio que han caracterizado a Mendoza y de los que dábamos fe.

Álvaro Hernando tomó las riendas de la administración para guardar silencio sobre el cuatrienio 2012-2015, pues hizo parte del mismo, y trabajar con todo en lo que comienza a hacerse axiomático: asuntos de politiquería y falta de transparencia en la gestión. Dicho y hecho. Si bien es cierto que logró crear un clima inicial de confianza en la ciudad, también lo es que, igual que hace cinco años, transcurrido el primer año seguimos padeciendo el mismo discurso sin obras nuevas: el ya “famoso” hospital que sin haber puesto la primera piedra ha sido inaugurado varias veces y se ha tragado miles de millones de pesos, igual que el terminal de transportes, o el frigorífico, el relleno sanitario, las galerías, la ocupación indiscriminada de los espacios públicos, los continuos daños en los semáforos de la ciudad, la inutilidad de las cámaras de ‘seguridad’, la creciente inseguridad pública, del aumento del consumo de sustancias psicoactivas y del microtráfico, la explotación minera ilegal… en fin, una ciudad que continúa al garete. Eso no importa, mucha gente apoya esto porque también se ha perdido el espíritu cívico, y así, el crecimiento desaforado y sin planificación es lo que conviene al caos en que deben maniobrar.

eduardo-grijalba-continua-inaugurando-obras-en-santander-de-quilichao

En estas circunstancias, sigue reinando el antecesor de Mendoza Bermúdez, por eso, la administración municipal comienza, otra vez, ante la cercanía de las próximas elecciones de congresistas, a usufructuar como bandera política las obras prioritarias para la comunidad, publicitándolas como propias y desconociendo que son producto de los requerimientos repetitivos de los ciudadanos y de la obligación de ejecutar los recursos públicos de acuerdo con la normatividad legal.

En Santander de Quilichao se olvidó que el deber público está encaminado a lograr la satisfacción de las necesidades colectivas de la población, sin que implique un premio para quien cumple con su función, con su obligación como alcalde, y menos, permitiendo que un particular, así haya sido alcalde en el pasado, sea quien inaugure obras como si fueran generosos favores o gratuitas concesiones personales. Siguen engañando a la gente, aprovechándose de la inocencia colectiva.

Por lo que vemos, aquí no hay transparencia institucional; la gestión que está soportada con dineros públicos se está utilizando para favorecer intereses particulares, igual que entre el 2012 y el 2015; hoy vemos que las obras no se hacen en ejercicio del cumplimiento de su deber legal sino que las utilizan para posicionar partidos políticos, con funcionarios públicos a bordo patrocinando estas irregularidades.

eduardo-grijalba-continua-inaugurando-obras-en-santander-de-quilichao-pantallazo-facebook-alcaldia-1

La misma administración municipal promociona actos de inauguración de obras que constituyen un acto de beneficio particular y político que desdibuja el interés público que debe regir en las actuaciones administrativas, lo cual debería desaparecer del ejercicio gubernamental en cualquier ciudad que se respete y que cuente con una ciudadanía responsable de sus deberes cívicos.

Repito, las pocas obras que se adelantan en Quilichao, que son el producto del clamor y necesidad de la comunidad, se van convirtiendo en el cumplimiento de compromisos electorales previos de particulares.

A propósito, es válido recordar el artículo 209 de la Constitución Política: La función administrativa está al servicio de los intereses generales y se desarrolla con fundamento en los principios de igualdad, moralidad, eficacia, economía, celeridad, imparcialidad y publicidad, mediante la descentralización, la delegación y la desconcentración de funciones… Aquí, al servicio de un exalcalde que quiere llegar al Congreso.

Bueno, comenzaron las fiestas de fin de año, y sé que, para muchos, defender lo público es aguar la fiesta de algunos particulares que abusan, pero a ello estamos obligados.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?