Lunes, 27 de septiembre de 2021. Última actualización: Hoy

¡Gracias!, maestro Germán Castro Caycedo

El miércoles 21 julio, 2021 a las 12:18 pm
¡Gracias!, maestro Germán Castro Caycedo
Imagen: El Tiempo.

¡Gracias!, maestro Germán Castro Caycedo.

POR ESCRITOR JAVIER ENRIQUE DORADO MEDINA

Para comenzar esta columna de opinión, les quiero comentar y contar dos sucesos importantes en mi vida de caminante, escritor y Licenciado de Español y Literatura, sobre la manera cómo descubrí y conocí al Maestro Germán Castro Caycedo, quien falleció el pasado jueves 15 de julio / 2021, a los 81 años de edad, causando su muerte mucha tristeza y desamparo nacional.

Desde que inicié mis labores como profesor en el año de 1970, cuando empecé mis labores académicas como docente – director en la vereda San Rafael de Santander de Quilichao, Cauca, cuando ganaba un sueldo de $ 1140, 00, el cual en esos tiempos eran una fortuna pues alcanzaba para todo, y entonces me sirvió para dos lujos increíbles: viajar cada mes a Cali a la Librería Nacional y comprar MIS PROPIOS LIBROS DE LITERATURA (primer suceso), habida cuenta que desde niño en mi pueblo natal, en mi bello Bolívar, Cauca, mi pueblo del alma, me gustaba leer mucho, como un auténtico ratón de biblioteca y me tocaba pedir libros prestados a dos amigos y vecinos de infancia, Gonzalo Velasco (“Chalo”) y Gustavo Adolfo López Bermeo, mis dos mecenas del alma, quienes tenían mejores comodidades económicas y los podían comprar más fácilmente.

Fue así como en el año de 1976, cuando tenía 24 años de edad, y era joven y bello, descubrí el mundo maravilloso y fascinante de las CRÓNICAS DE GERMÁN CASTRO CAYCEDO (segundo suceso), al comprar y leer de una con pasión infinita el primer libro titulado “COLOMBIA AMARGA”, un conjunto de textos reales y periodísticos de la verdadera Colombia por dentro, sin adornos literarios ni maquillajes ni nada por el estilo, referidos a la variedad cultural del país. Desde allí, confieso serenamente que quedé fascinado y extasiado por el estilo directo y sencillo del autor y comencé a seguirlo con devoción, en un periplo literario, prometiendo no dejarlo nunca, convirtiéndose así en mi MAESTRO DE LAS CRÓNICAS Y DEL PERIODISMO COLOMBIANO, escribiendo más de 20 libros muy conocidos y de los cuales en esta columna haré algunos esbozos de unos pocos.

De esta manera, en el año de 1978, leí con sumo agrado: “PERDIDO EN EL AMAZONAS”, primer libro de crónicas de no ficción publicado en Colombia, que trata del viaje que hizo el autor a Leticia, donde conoció la historia de un marino de la Armada Nacional, Julián Gil Torres, quien desapareció en la selva, luego de hacer contacto con una tribu desconocida en La Pedrera, sin saber su suerte. En el año de 1982 publicó: “MI ALMA SE LA DEJO AL DIABLO”, relato de no ficción sobre un hombre, Benjamín Cubillos, que murió abandonado en el corazón de la selva amazónica colombiana, quien antes de morir hace un testamento y lo remata con esa frase fatalista.

No podemos olvidar: “EL KARINA” (1985), historia real del buque que transportaba armas para el M-19, con testimonios de sus valientes pasajeros; “EL HUECO” (1988), sobre la problemática de los inmigrantes colombianos a los Estados Unidos en busca del sueño americano.

Al escribir esta columna lo hago in memoriam y homenaje a mi gran MAESTRO DEL PERIODISMO GERMÁN CASTRO CAYCEDO, quien nos enseñó con sus libros EL VALOR DE LA POLIFACÉTICA REALIDAD COLOMBIANA, al mismo tiempo que el rescate de la crónica, como un género literario y periodístico fundamental: ¡GRACIAS MAESTRO!

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?