ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Domingo, 28 de noviembre de 2021. Última actualización: Hoy

Gobierno cultura y sátiras

El lunes 8 noviembre, 2021 a las 11:00 am
Imagen cortesía de: www.delitosfinancieros.org

Gobierno cultura y sátiras

Elkin Quintero

Donde hay poca justicia es un peligro tener razón. Francisco de Quevedo

En vista de la situación de la región, urge recordar la importancia de una adecuada y verificable rendición pública de cuentas en lo que respecta al tema político, económico, social, cultural y deportivo. En este sentido, nuestras capitales son el ejemplo preferido para mostrar en qué consisten las malas instituciones, los malos gobiernos y su ausentismo, las dádivas sopena de curules y legislaturas, las coimas en favor de pequeños círculos de poder, los chascarrillos en los organismos de control y vigilancia.

En el caso del retraso secular de la región en relación con otras metrópolis y regiones tiene amplias brechas y diversas aristas para analizar. Lo paradójico es que lo socialmente conveniente radica en ganar el favor del pueblo en épocas electorales y creer ciegamente que al firmar acuerdos, actas, compromisos se puede pretender ser recto y puro. Sin embargo, lo social es vulgarmente efectivo desde el punto de partida de la excusa y la indiferencia.

Hoy ante el fracaso de la gobernanza, muchos pretenden urdir un análisis de forma más general y así definir que las instituciones necesitan urgente las restricciones formales para endilgar las leyes y retrasar el acto administrativo que obligue reparar semáforos para evitar el caos vehicular, la alta accidentalidad y la inoperancia del tránsito y la movilidad.

Asimismo, buscar chivos expiatorios para dilatar el arreglo y puesta en funcionamiento de las estaciones del transporte público, desconociendo que los más afectados son los que incidieron en los comicios electorales. También, se han visto convenientemente afectadas las avenidas, calles y parques, quienes son hoy propiedad del caos y la barbarie de extraños y conocidos. Por último, el abandono de colegios donde mueren los sueños de cambio, olvidando que hace poco eran las insignias en los discursos de las plazas públicas.

Sin pretender ser osado, pretendo advertir que el gobierno debe ser más informal para convivir con las costumbres que perviven en los territorios y así no atropellar los derechos de unos, desconociendo verdades que ya se dominan y controlan. No obstante, las diversas triquiñuelas creadas por el hombre y su interés parecen que buscan que todo siga estructurándose en otros colores políticos y sus interacciones sociales y económicas cambien de patrón, creyendo que tan nefasta jugada sea su salvaguarda.

Pese a su absurda forma de gobierno, todas las instancias jurídicas y mecanismos legales solo ayudan a que cada uno cumpla con sus obligaciones desconociendo el código moral de la democracia. No quiero inferir que sea una venganza en caso de incumplimiento o revocatoria.

Desde la perspectiva anterior, el desempeño de un territorio, también el económico, depende de la calidad del conjunto de sus instituciones, del grado en que éstas alcancen a elaborar atractivamente lo que socialmente debe ser conveniente. Es decir, la validez y amplitud de dimensiones cubiertas para medir el buen gobierno deberán estar sujetas a una participación y responsabilidad que permita sopesar derechos políticos, civiles y humanos.

Solo así, nacerá una estabilidad política y la ausencia de violencia permitirá el desarrollo y posicionamiento en la región, lo que redunda en una verdadera efectividad gubernamental, porque se es capaz de evaluar la competencia de la burocracia y la eficiencia del servicio estatal, sin desconocer la eficacia regulatoria de los procesos administrativos. De lo contrario, no habrá control sobre la corrupción y el desvío del poder público hacia la ganancia privada y el grado de captura del Estado por intereses particulares se hará tan evidente que todos en la calle lo creerán.

Así, el gobierno a cargo de organizaciones políticas integradas por personas cuyo futuro vital y laboral dependan de su gestión, lleva a contemplar la administración como el botín que otorga la ocupación del poder y permite, además, sentar las bases para la ulterior escalada social a través de puertas giratorias, entre los sectores público y privado, previamente engrasadas por amigos y mecenas.

********************************************************

Lee otros artículos del autor aquí:

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?