Jueves, 17 de junio de 2021. Última actualización: Hoy

GENERACIÓN DE ACERO, NO DE CRISTAL

El sábado 8 mayo, 2021 a las 1:40 pm
GENERACIÓN DE ACERO, NO DE CRISTAL

GENERACIÓN DE ACERO, NO DE CRISTAL

GENERACIÓN DE ACERO, NO DE CRISTAL

La gente joven necesita modelos, no críticos.

John Wooden

El concepto de juventud corresponde a una construcción social, histórica, cultural que a través de las diversas épocas adquirió significados y restricciones diversas. Por lo tanto, observar más allá de sus maneras de hablar y comportarse implica entender qué los define, conocer sus perspectivas para dimensionarlos y resignificar sus problemáticas y retos. En este orden de ideas, urge que la sociedad los proteja y evitar así, que la realidad los arrope con angustias y soledades. El caos actual debe obligarnos a redefinir el concepto de juventud y convivencia.

Hoy, es válido reconocer que la acción política y simbólica de nuestros jóvenes va más allá de una simple reacción frente a las realidades naturales, sociales, culturales, históricas y políticas que han sometido nuestra energía y creatividad. Se trata, de una nueva estructuración de la percepción de la realidad, realidad que estuvo por siglos cubierta por incapacidad y el miedo.

Desde el 28 de abril, los jóvenes como en épocas de la independencia, sin temor a la opresión y al descredito nacional se propusieron construir un nuevo imaginario social y destruir con la fuerza de los sueños las utopías de un estado y una sociedad que les ha fallado, y sería irrespetuoso gritar que son una generación de cristal, porque han demostrado ser una GENERACIÓN DE ACERO.

No se rinden ni se doblegan ante el furor de la metralla ni se atemorizan por el fuego arrasador del odio. Son valientes e impetuosos y pese al fragor de la batalla, al ardor del gas y al maltrato de Estado, siguen resistiendo en nuestro nombre. Están firmes en la calle luchando por lo que sus padres vendieron, regalaron o se negaron a reconocer. Los que lo hacen son dignos de monumentos, novelas, poemas, canciones que canten y recuerden que ellos están dando la vida por una Colombia mejor. Pero, los que destruyen merecen nuestra indiferencia y olvido.

En este orden de ideas, la sociedad debe replantear su posición sobre la condición de las actuales juventudes, ellas NO son la muestra banal de estar en la vida; al contrario, demuestran otras potencialidades, ambiciones, lenguajes, requerimientos, singularidades éticas y estéticas producto de una sensibilidad social, de una experiencia histórica caótica y de recuerdos del engaño al que sometieron a varias generaciones. Por lo tanto, el caos que vivimos es el efecto de su expresión legítima, es el grito de la observación diferente de la actualidad y el resultado de su pensamiento crítico y beligerante.

En síntesis, tenemos un maravilloso mosaico de interpretaciones, de visiones panorámicas sobre nuestra realidad social y fruto del empuje y fortaleza de la juventud se develarán crudas verdades, volverán las ganas de seguir soñando con un país justo, se ignorarán las utopías del poder y se cobrarán los pendientes y frustraciones de nuestros padres.

La situación de nuestro país, evidencia que debemos dejar de verlos como objetos de tratamiento o intervención, y asumirlos ya actores y participantes del cambio social y político de una nación que olvidó su pasado. Ellos resisten, actúan sobre las situaciones que afectan y restringen su bienestar y desarrollo. No obstante, se debe evitar la barbarie, porque los que destruyen empañan las acciones de quien marcha y resiste.

Gracias jóvenes por resistir y comprender los mecanismos fundamentales de las trasformaciones sociales y por despertar a un pueblo adormecido. Pero, ojo con los que crean caos y anarquía.

Quiero terminar preguntando, ¿cómo abordar los pendientes sociales de una generación que se rindió? ¿cómo entender los nuevos sueños de una generación que está firme y no tiembla ante la mano del opresor? Asimismo, ¿cómo aceptar que unos luchen para construir y otros corran para destruir?

Ojalá, cuando finalice la oscura noche, su impetu y fuerza trascienda a las urnas de votación.

**********************************************************

Lee otros artículos del autor: aquí

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?